Publicidad Ai
Publicidad Ai

Al compás de Huelva

Sí al nuevo Palacio, AVE y Puente

La nostalgia nos adentra hacia cuando para ir a Punta Umbría teníamos que ir vía Cartaya por la N-431, que llegó el puente del Odiel por el lugar menos indicado

Publicado: 14/03/2024 ·
19:03
· Actualizado: 14/03/2024 · 19:03
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Casa Colón. -
Autor

J. S. Canales

Periodista onubense con más de medio siglo de carrera profesional y una gran dedicación a su tierra, autor de varios libros y reconocido con el Premio de Periodismo Ciudad de Huelva en 2008

Al compás de Huelva

Plasma la historia reciente de Huelva y toma el pulso de la actualidad onubense, además de ser un altavoz de las necesidades de la capital y la provincia

VISITAR BLOG

Sí, al hilo de tantos y tantos esperanzadores amaneceres en esta Huelva de la que no podemos olvidar nuestro indolente carácter -y sálvese quien pueda- me encuentro con la noticia de que el recoleto Palacio de Congresos surgido en eso que hemos venido a llamar el legado británico, se ha quedado pequeño, no ahora mismo, sino ante las perspectivas de esa etapa que se nos avecina a impulsos del hidrógeno verde (¿) que, en alguna medida y según impulsos de nuestra memoria y del amor a Huelva, nos retrotrae a los años 60 cuando aquello del milagroso Polo de Promoción Industrial primero y de Desarrollo posteriormente. Sí, aquello, en definitiva, fue un particular milagro que nos hizo pasar algunos-bastantes años por aquello de la contaminación, unido a los ancestrales mosquitos que hoy ya casi son historia…

Sí, pero la nostalgia nos adentra hacia cuando para ir a Punta Umbría teníamos que ir vía Cartaya por la N-431, que llegó el puente del Odiel por el lugar menos indicado por obra y gracia de alguna mente-mano negra que hizo prevalecer el relativo valor de las Marismas del Odiel en lugar de hacerlo por la Ronda Norte, por aquello de las líneas rectas que nunca quiso ver. A la larga el puente se ha quedado obsoleto y ya se habla de “uno nuevo”, sí, pero ¿por dónde? La incógnita tiene tal alcance que esas mentes intransigentes que nos gobiernan  pueden llevarnos a otro error y, ante esa expectativa surge lo del nuevo Palacio de Congresos que estoy seguro influirá más de una vez en el sueño onubensista hasta la médula de doña Pilar, que de sacar papeles de los cajones se merece algo más que un notable.

Bueno, pero, para cerrar el triángulo qué me dicen del AVE, algo maldito después de la reciente oleada de bofetadas y malos alientos emanados desde Madrid y ante lo que desde Sevilla consideran algo así como un agravio más hacia esta Huelva a la que no dejan comunicarse directamente por la costa con Cádiz, a la que nos niegan algo del agua de esa presa -¿hubo algún acuerdo secreto para llegar a esta incertidumbre?- que naturalmente pasa y/o recoge agua del Guadiana que compartimos. Sí, otra putada que no tiene otro nombre, como seguir con la mierda de las balsas a pocos metros de nuestras viviendas para mantener una factoría que me parece algo obsoleta y que sigue mangoneando para no dar una solución ya urgente a esta indeseable hipoteca que sabe Dios -si es que se llega a ello- cuando la habremos pagado con la no menos injusta carga de prejuicios que nos sigue ocasionado casi durante medio siglo después…

Sí, lo del AVE me recuerda lo de las exposiciones iberoamericana y Universal de 1929 y 1992, en las que Huelva participó con un pabelloncito y en la última con una visita de toda la plana gubernamental y países representados, en La Rábida, donde curiosamente, y a lo mejor por casualidad, se gestó todo lo relacionado con el Descubrimiento que otros -sí, los de siempre- aprovecharon para facturar a nuestra costa y esfuerzo y, por lo que hemos y vivimos, no dejar que levantemos cabeza. Sí, nada de generosidad con Huelva, ni siquiera para compensarnos, por ejemplo, con la hipoteca minera implantada desde los ingleses en la Cuenca Minera, o la exclusión para el turismo de una amplia franja del litoral en aras de la defensa nacional, algo muy respetable pero que frena ese futuro turístico que no terminamos deentabilizar más allá de la temporalidad.

Sí, a Huelva, aparte de un desprecio total desde La Moncloa y me atrevo a decir que en cierta medida desde San Telmo, seguimos con un ferrocarril de vía estrecha hasta Zafra, cuando en aquellos años 60-70 un visionario que no fue capaz de sacar adelante a Mazagón como Centro de Interés Turístico Nacional, nos puso casi en un entonces tren Talgo -hoy AVE- que acortaría el tiempo entre Huelva y Madrid vía Extremadura. ¡Ay! Mi recordado tren a Zafra pasando por la Sierra y haciéndonos recordar -leo en un libro y lo he tratado aquí en otra ocasión- que entre Huelva y Badajoz hubo, más o menos, dos intentonas de unir a Huelva con Extremadura, pero aquello, que iba muy viento en popa, topó con la ll República y se fue todo al garete, aunque -por pensar que no pase- me decían muchos extremeños con los que coincido cada verano en La Antilla que qué lástima que Badajoz no tenga una autopista con el Puerto de Huelva como una salida natural más que lógica y, por supuesto, afrontar el reto de ese AVE que nos niegan con Sevilla, esta vez sí con Extremadura y vía Madrid, algo más que lógico. Me quedo corto y, punto. Otro día, más.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN