Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Sábado 02/07/2022  

Andalucía

Griñán supera su reprobación en un Pleno marcado por la polémica

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Los diputados PP, a excepción de Arenas, mostraron carteles contra las ausencias de Chaves y Zarrías.
  • El PP volvió a hacer uso de los carteles para protestar por las ausencias de Chaves y tres consejeros
  • Coves, que incluso llamó al orden a Sanz, fue tachada por los populares de sectaria y partidista

El vicepresidente segundo y consejero de Economía y Hacienda, José Antonio Griñán, superó ayer la reprobación que había solicitado el PP en un pleno marcado por la polémica, en el que Griñán defendió las subastas financieras de la Junta hasta en seis ocasiones diferentes (una interpelación y cinco preguntas de control, además de la votación para que dejara el cargo) a lo largo de la sesión de ayer, que los populares aprovecharon para manifestar su rechazo a las ausencias del presidente de la Junta y de varios consejeros del Gobierno andaluz, con carteles en mano y protagonizando varios altercados con la presidenta de la Cámara, Fuensanta Coves, a la que acusaron de partidismo y sectarismo.

 

Tanto PP como IU habían solicitado a la Presidencia de la Cámara que la Junta de Portavoces se reuniera antes de que comenzara el Pleno (el miércoles) para modificar el orden del día, no sólo por la ausencia del presidente andaluz, que entendían acompañara al Rey en un acto oficial, sino ante la ausencia de hasta tres consejeros de la sesión de control (Gaspar Zarrías y Martín Soler estaban en Almería, y Micaela Navarro en Madrid). Frente a esto, Coves decidió mantener el orden del día ya aprobado con las modificaciones por las ausencias y convocar otra reunión que abordara la petición de los grupos de la oposición. De hecho, ayer por la tarde la Mesa admitía la petición de PP e IU y anunciaba la convocatoria de otra Junta de Portavoces en un plazo de 48 horas.

 

Sin embargo, la no convocatoria de la Junta provocó que hasta en dos ocasiones el diputado popular Jorge Ramos pidiera la palabra para invocar una cuestión de orden y expresar su disconformidad. En ambas ocasiones, la Presidencia no accedió a darles la palabra, llegando incluso Fuensanta Coves a llamar al orden a Antonio Sanz por sus interrupciones y a espetar a la vicepresidenta de la Mesa, la popular María José Pelayo, a que no interviniese para defender a la petición del PP.

 

La polémica, que siguió a lo largo de toda la sesión con ruedas de prensa incluídas en las que Ramos y Sanz tacharon la actitud de Coves de partidista y sectaria, culminaba con la protesta visual de los diputados populares a través de carteles en los que se podía leer ‘Chaves, plantón no es democracia’ y ‘Zarrías, plantó no es democracia’. El vicepresidente primero también fue objeto de críticas tras su presencia, ya por la tarde, en la votación de la reprobación a Griñán, al que acusaban de coger un “avión privado” desde Almería (donde estaba en un acto oficial con el consejero de Agricultura y Pesca) para llegar a tiempo al Parlamento, cuando no hay línea comercial entre esa ciudad y Sevilla.

 

Con el trasfondo de las ausencias de Manuel Chaves y de los tres consejeros, el vicepresidente económico de la Junta afrontaba desde las diez de la mañana una larga sesión de interpelaciones, preguntas y reprobaciones a cuenta de las subastas financieras llevadas a cabo por la Junta desde el año 2004 con los excedentes de tesorería de la Administración andaluza entre los bancos y cajas de ahorro que operan en Andalucía.

 

Los diferentes diputados populares que tomaron la palabra acusaron al vicepresidente de falta de ética por llevar cuatro años “guardando el dinero en los bancos”; de ejercer de especulador y proteger a las entidades financieras en lugar de bajar los impuestos; de ejercer de rentista mientras no se paga a proveedores y se deniegan ayudas por falta de presupuesto; y de ser moroso con los Ayuntamientos cuando tienen remanentes de tesorería.

 

El vicepresidente se defiende

 

Griñán se defendió una y otra vez afirmando que este tipo de subastas públicas las realizan todas las administraciones “y algunas con mayores obligaciones de pago” que Andalucía; que responden a una eficiente gestión de los excedentes de tesorería; y que todas las que se han hecho han cumplido los criterios de publicidad, transparencia y libre concurrencia, con las respectivas publicaciones en el BOJA.

 

El vicepresidente segundo pidió a los populares que no confundieran “la gestión presupuestaria que se apoya en ingresos y gastos, con la de tesorería, que se basa en cobros y pagos”, aclaración con la que respondió a las acusaciones del PP de que haya tenido un excedente de liquidez de hasta 6.000 millones de euros mientras tenía pendientes de pago a proveedores más de 5.000 millones o dejaba de invertir en beneficio de los andaluces.

 

Defendió que estas subastas “han permitido reducir la deuda por habitante, tener un remanente que ha reducido los tiempos de pago a proveedores y cerrar los presupuestos sin déficit público”, además de permitir que en época de crisis se pueda acudir al endeudamiento.

 

Consideró que con estas subastas se beneficia más a las entidades financieras andaluces, algo que el PP respondió pidiéndole que llevase el dinero al Banco de España “para que sea él el que vele por la liquidez de los bancos y que la Junta vele por los de los andaluces”, a lo que el consejero de Economía y Hacienda contestó que “es menos rentable” el Banco de España y hace más difícil que acudan las entidades andaluzas a las subastas.

 

Finalmente, Griñán se salvó de la reprobación gracias a la presencia de casi todo el grupo socialista (sólo faltaba Micaela Navarro, aún en Madrid) y a la abstención de IU, que mostró su desacuerdo con el “circo de la política” que se había montado con las subastas y admitió que “esta no es nuestra guerra”.

 

Alonso justifica su nuevo vehículo

 

El consejero de Turismo, Comercio y Deporte, Luciano Alonso, explicó ayer que la adquisición de su nuevo coche oficial se debe a que el "vehículo provisional que utilizaba el departamento tenía ocho años de antigüedad y contaba con más de 300.000 kilómetros", a la vez que instó al presidente del PP-A, Javier Arenas, a que atendiendo a su condición de vicesecretario de Política Autonómica y Local del PP exija a dirigentes populares, como Ruiz Gallardón o Rita Barberá, a rescindir los contratos de alquiler de sus vehículos oficiales, que presentan un coste de 148.000 euros al año en el caso del alcalde de Madrid y 220.000 euros en lo referido a la alcaldesa de Valencia.

 

En una pregunta oral realizada en el Pleno del Parlamento andaluz, Alonso explicó que la renovación del vehículo oficial se ha producido por "antigüedad y exceso de kilometraje", así como que el modelo elegido se produce atendiendo al Plan Andaluz por el Clima, que se aprueba por Acuerdo de Consejo de Gobierno de 5 de junio de 2007, y que establece que se incluirán vehículo híbridos en todas las gamas disponibles en el catálogo de bienes homologados, de modo que, "al menos el 50 por ciento de ellos sea de estas características".

 

De esta forma, señaló que en cumplimiento de este acuerdo, eligieron el modelo hídrico homologado que "presentaba menor consumo energético y que emitía menos CO2". "El Acuerdo Marco de Homologación de Vehículos sólo recoge un modelo híbrido, y la Consejería de Turismo ha escogido ese modelo, el más económico, y por ciento, sin extras".

 

Asimismo, se refirió a una propuesta de gobierno incluida en el programa económico presentado por el líder del PP, Mariano Rajoy, en la que se apunta que priorizará la utilización de vehículos híbridos en el sector público y en el transporte público.

 

"Lo que es una propuesta de futuro para Rajoy, es un despilfarro para Arenas", ironizó Alonso, que realizó un recorrido por el coste que tienen los contratos de alquiler de vehículos firmado por diferentes dirigentes del PP en otras comunidades autónomas, como son los casos de Ruiz Gallardón o Rita Barberá, además del caso del consejero de Medio Ambiente del PP en Canarias, que se gasta 395.000 euros en alquilar dos vehículos híbridos de gama alta".

 

Frente a estas explicaciones, el diputado del PP-A Jaime Raynaud criticó el comportamiento del consejero y lamento que no haya aprendido de su compañera de partido en Extremadura, que puso su cargo a disposición tras la adquisición de un vehículo de gama alta.

 

Además, el diputado del PP-A advirtió de que no es "normal ni lógico" que la Junta de Andalucía se esté endeudando de cara al Presupuesto de 2009, y el consejero de Turismo, Comercio y Deporte destine más de 66.000 euros a un vehículo oficial, a la vez que lamentó que el consejero haya llegado a decir que le han felicitado por el vehículo que ha adquirido.

 

"No creo que los más de 600.000 parados, los jóvenes que no pueden adquirir una vivienda o los padres de familia que no llegan a fin de mes le hayan felicitado por este gasto", ironizó el diputado del PP-A.

TE RECOMENDAMOS