Actualizado: 23:50 CET
Jueves, 24/10/2019

Almería

Regantes urgen medidas ante posible suspensión del trasvase Negratín

Afecta a 24.000 hectáreas de regadío en las comarcas de Levante y Almanzora

  • Embalse

La Federación de Regantes de Almería (Feral) ha exigido medidas urgentes ante la posible suspensión del trasvase Negratín-Almanzora que afecta a 24.000 hectáreas de regadío en las comarcas de Levante y Almanzora.

En un comunicado, los regantes han trasladado que "viven con angustia" los datos que maneja la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y por los que prevé cerrar en agosto el trasvase ante la bajada del volumen embalsado en la cuenca cediente.

Según las perspectivas de la CHG, atendiendo a los niveles de agua que hay embalsados en la cuenca cediente, el suministro podría dejar de producirse en dos meses.

Este hecho y la falta de alternativas "supondría un auténtico desastre no solo para el arbolado sino para la plantación de hortalizas", ha advertido el portavoz de Feral, José Antonio Fernández, quien ha remarcado que, si no hay agua, no se podrían plantar las hortalizas "ni lógicamente producirlas".

"El problema sería muy grave y afectaría a ese ámbito y también a los árboles frutales como a los cítricos. Nos enfrentamos a un gran problema como es el de perder la cosecha y también incluso poder perderse los árboles por la falta de agua", ha advertido.

Ante esta situación de emergencia, el presidente de la Comunidad de Regantes y Aguas de Almanzora, Javier Serrano, ha hecho un llamamiento a los regantes para que empiecen con sus previsiones de plantaciones, que se pongan en contacto con sus comunidades de regantes para hacer los cálculos al tiempo que ha mostrado su "indignación" porque la desaladora del Bajo Almanzora lleva siete "años sin que nadie haya hecho nada tras las inundaciones que la inutilizaron"


Serrano ha asegurado que los regantes "estamos hartos de excusas y de problemas legales ajenos a nosotros que somos los verdaderos perjudicados ante esta situación". "La obra para su arreglo ni está adjudicada, ni sabemos fecha para que se haga", ha apuntillado para advertir de que "los daños son muy grandes".

Desde Feral han recordado que, además, desde septiembre de 2018 la desaladora de Carboneras que suministraba a la zona el agua sobrante de Níjar "también está en peligro".

"Acuamed dice ahora que se necesita una concesión para poder cogerla. Llevamos cinco años así, pagando ese agua sobrante, y ahora se nos dice que se necesita una concesión. En un caso como el nuestro, que tenemos una justificación clara, no entendemos esa postura", han lamentado.

Por su parte, el presidente de la Junta Central de Usuarios del Almanzora, Fernando Rubio, ha criticado la "falta de alternativas" y ha apuntado que se podrían realizar "sondeos de urgencia y una batería de pozos en lugares estratégicos de manera que se pueda reponer posteriormente el acuífero y poder salir así de esta situación de emergencia hasta que pudiera retomarse el trasvase tras las lluvias que esperemos lleguen en otoño".

"Nos encontramos en una situación de emergencia en el Levante y el Almanzora ante la suspensión del trasvase. Hay que recordar que existen una serie de condicionantes para que el trasvase Negratín-Almanzora pueda realizarse, como por ejemplo, que si la regulación general baja del 30 por ciento no se transfiere agua y que si el Negratín, situado en la provincia de Granada, tiene embalsados menos de 210 hectómetros cúbicos tampoco se recibiría en la provincia de Almería sus aguas", ha afirmado.

REUNIÓN DE URGENCIA DE LA MESA DEL AGUA

Ante estas nuevas noticias, la Mesa del Agua de Almería tiene previsto reunirse la próxima semana para analizar con detalle estos hechos y valorar las posibles medidas a realizar ante esta grave situación.

El trasvase Negratín-Almanzora es vital para el sector agroalimentario de la comarca del Almanzora porque de él depende el riego de más de 24.000 hectáreas. Su paralización ya supuso en el verano del año 2017 que se perdiera casi el 50 por ciento de la producción agrícola de la comarca del Almanzora, donde no se pudo sembrar toda la superficie de producción.

Hay que recordar que si el trasvase desde el Negratín se suspendiera se sumaría a otras pérdidas como la de los 15 hectómetros para regadío que nunca llegaron a suministrarse de la desaladora de Cuevas del Almanzora, inutilizada tras las inundaciones del año 2012.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Almería intenta batir el récord Guinnes con 7.000 litros gazpacho
chevron_right
Piden ocho años al acusado de abusar de dos menores