Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Viernes 09/12/2022  

A curarse en salud

Viva la madre que te parió

Dedicado a mi madre Lina Rosado, cuya alegría y amor sigue alumbrando día a día mi vida y así seguirá siempre

Publicado: 23/04/2022 ·
19:33
· Actualizado: 23/04/2022 · 19:33
  • Amor de madre.
Autor

Fernando Arévalo Rosado

Médico. Colaborador en Viva Barbate, Radio Barbate, Portal de Cádiz, SER deportivos, Onda Conil y Canal Sur (Salud al día)

A curarse en salud

Fernando Arévalo Rosado ofrece consejos y actualidad de salud sin jerga médica

VISITAR BLOG

No puedo dejar pasar por alto la fecha que se acerca, el maravilloso y especial día de la madre. En España se celebra el primer domingo de mayo porque simboliza la llegada de la primavera y el despertar de las flores como representación femenina. El origen de esta celebración se debe a los egipcios donde, a la diosa Isis conocida como "La Gran Madre", se le rendía culto y homenaje. En la antigua Grecia era la diosa Rea, madre de los dioses del Olimpo y en el imperio romano se rendía culto a la diosa Cibeles, considerada la diosa Madre. Posteriormente el catolicismo en Europa transformó estas celebraciones y las trasladó a la virgen María como madre de Jesús de Nazaret, declarándose el día 8 de diciembre de 1954 por el papa Pio IX, el primer día de la madre en honor a la Inmaculada Concepción. Tras proclamar Estados Unidos el día de la madre como el segundo domingo de mayo, en España se acordó realizar dos distinciones. Por un lado, la Inmaculada Concepción y por otra, el día de la madre. Es a partir del año 1965 cuando el día de la madre se traslada al primer domingo de mayo como lo conocemos actualmente.

Pocas cosas hay como el amor de una madre. Quizás comparable solo al de un padre, pero a nosotros nos faltó el embarazo, ser el primer sustento de un hijo en el vientre y fuera de él durante sus primeros meses de vida y parir con dolor para crear algo tan grande y tan maravilloso como es una vida. Desde el mismo momento del nacimiento vivimos la primera gran demostración de amor. A partir de ahí una madre solo vive para sus hijos, siempre por ellos, siempre pensando en ellos, sin pedir, sin esperar nada a cambio, solo verlos feliz significa su mayor alegría. Las madres vinieron a sufrir, a perdonar y a servir al egoísmo desmedido o educado, según la enseñanza de sus hijos, a cambio solo de la satisfacción del deber cumplido. Solo por la alegría desmedida que supone verlos feliz y disfrutar de una vida con ellos y con la familia. Soy de la idea que deberíamos llevar primero el apellido de la madre por dos razones, la primera que somos seguro hijos de nuestra madre, la segunda que tanta entrega incondicional merece tal reconocimiento. Recuerdo que un compañero llegaba al trabajo y me decía: "vengo enfadado porque he discutido un poco con mi madre y no llevaba razón". Me acordé por supuesto de la mía, en un instante pasaron por mi mente tantos momentos felices que me ha brindado y empezaron a brillar y a humedecerse mis ojos. Le contesté: "daría todo por volver a ver a mi madre, aunque fuese enfadada y sin razón, para pedirle perdón y quedarme mirándola con una sonrisa, escuchando como me riñe sin parar". Inmediatamente siguió mi consejo y volvió a la casa de su madre abrazándola y sintiéndose mucho mejor. Para mi ahora, no es tarde en agradecimientos porque a cada paso de mi vida sigue presente, una madre estoy convencido que jamás te abandona porque allá donde esté solo pedirá felicidad y amor para los suyos, no creo que por el hecho de no estar visible cambie esa entrega infinita. Por eso hoy digo sin equivocarme: "Viva la madre que te parió".

"Que te puedo dar que no me sufras, que te puedo dar que no te hundas, que no vea en tus ojos, reflejos de cristal,  que me mata tu angustia,  que me puede tu mal...." (Víctor Manuel, autor de la canción "La Madre")

Dedicado a mi madre Lina Rosado, cuya alegría y amor sigue alumbrando día a día mi vida y así seguirá siempre.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN