Actualizado: 09:28 CET
Sábado, 31/10/2020

sociedad

Identifican por la ropa, pendiente del ADN, el cadáver de Cabo Prioriño

La familia de Carlos Eduardo Juárez, el joven que desapareció en A Coruña el pasado 5 de septiembre, está pendiente de las pruebas de ADN

  • Coche de la Policía Nacional.

La familia de Carlos Eduardo Juárez, el joven que desapareció en A Coruña el pasado 5 de septiembre, está pendiente de las pruebas de ADN tras ratificarse que las ropas del cuerpo localizado en Cabo Prioriño se corresponden con las que su allegado llevaba ese día.

Así lo han indicado fuentes próximas al caso consultadas por Europa Press, que han precisado que, hasta el momento, se ha confirmado que las ropas pertenecen a este joven, de 22 años, pero que se está pendiente de la ratificación oficial de la identidad del cuerpo a través de las pruebas de ADN.

La embarcación 'Salvamar Betelgeuse', de Salvamento Marítimo, rescató, sobre las 14,00 horas del martes, el cadáver de un hombre que flotaba a unas dos millas al oeste del Cabo Prioriño, en la entrada de la Ría de Ferrol, en las inmediaciones del puerto exterior de Caneliñas.

El avistamiento del cuerpo sin vida se produjo minutos antes, sobre las 13,20 horas, por integrantes de la tripulación del pesquero 'Primero Victoria', que comunicaron que habían localizado en esta zona un cadáver que vestía ropa negra y zapatillas blancas.

De inmediato se activó por parte de Salvamento Marítimo un dispositivo para recuperar este cuerpo sin vida, trasladando a la zona a la 'Salvamar Betelgeuse' que participaba en las tareas de búsqueda de un pescador desaparecido en la zona de costa de Covas, también en Ferrol.

Del caso, tras el traslado del cuerpo a la ciudad herculina, se hizo cargo el Cuerpo Nacional de Policía porque, según fuentes consultadas, se consideraba que correspondía con el denunciado en A Coruña.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Muere tras chocar el turismo que conducía con una retroexcavadora en Santa Comba
chevron_right
Desmantelada una imprenta clandestina en Salamanca que falsificaba billetes