Actualizado: 12:22 CET
Lunes, 06/04/2020

sociedad

Acuchillada por su marido y pide que retiren la orden de alejamiento

Le justifica porque este "tuvo una locura esporádica" provocada por un ictus

  • 016.

Una mujer que fue acuchillada por su esposo en su domicilio de Casas Ibáñez (Albacete) ha pedido este lunes a los jueces, en el transcurso del juicio contra el marido, que retiren la orden de alejamiento del presunto agresor porque este "tuvo una locura esporádica" provocada por un ictus que el hombre había sufrido hacía pocos meses, según ha argumentado la víctima.

La Sección Segunda de la Audiencia ha iniciado este lunes el juicio contra R.P.D., de 82 años, quien abordó a su mujer con un cuchillo de grandes dimensiones en plena noche el 17 de septiembre de 2018 y, según la víctima, le dijo: "Vengo a matarte y luego me mato yo".

La mujer ha declarado que nunca ha tenido un problema con su marido: "Nuestra relación era muy buena, hemos estado siempre bien, en mayo de ese año tuvo un ictus, el cuarto que tenía, y no estaba recuperado, estaba taciturno".


La víctima también ha dicho que confiaba "plenamente" en su esposo y que lo que pasó debió de ser "una locura esporádica".

Ante los magistrados, la víctima ha contado que esa noche oyó a su marido levantarse al lavabo y "al volver llevaba un cuchillo".

Al preguntarle qué hacía le dijo que iba a matarla y que luego se mataría él; ha relatado, incluso, que intentó asfixiarla con una almohada cuando se le cayó el cuchillo.

"Tuve miedo pero pienso que él no quiso hacer eso; él no tenía la cara de mi marido", ha sostenido la víctima.

La mujer, con varios cortes en los antebrazos y en las piernas, pudo huir y acudir al centro de salud de Casas Ibáñez, desde donde se dio aviso a la Guardia Civil.

Esta mañana, ante los magistrados de la Audiencia, ha solicitado que "quiten la orden de alejamiento porque él, si está tratado, se comportará".

El acusado ha admitido los hechos pero ha dicho que no sabe qué le ocurrió: "Se me fue la cabeza, éramos un matrimonio normal, nunca le había levantado la mano, ni habíamos tenido una discusión".

R.P.D. ha dicho no recordar bien la secuencia de hechos, aunque sí que le dio en la cabeza con el cuchillo pero "no con el corte".

Tras huir su mujer, el hombre se hizo cortes en sus muñecas, si bien ha relatado que cuando llegó la Guardia Civil estaba durmiendo "como un tonto".

La vista se reanudará este miércoles con las declaraciones de los médicos forenses antes de que las partes hagan sus alegatos de conclusiones.

Provisionalmente, la Fiscalía Provincial ha solicitado 11 años y tres meses de prisión para el acusado por intento de asesinato, mientras que la defensa pide que el delito se rebaje a tentativa de homicidio. 

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Un motorista y dos peatones mueren en las carreteras el fin de semana
chevron_right
Con el Satisfyer Pro 2 los orgasmos múltiples ya no son un mito