Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Jueves 24/06/2021

Sevilla

El exnovio de la menor desaparecida en Sevilla confiesa que la mató

El exnovio de Rocío Caíz Pozo, la menor desaparecida en Martín de la Jara (Sevilla), ha confesado el crimen e indicado donde está el cadáver de la joven

Publicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad Ai
Cargando el reproductor....
  • La descuartizó y esparció los restos por varias zonas del municipio
  • El exnovio la mató el mismo día en el que Rocío, madre de un bebé de cuatro meses, desapareció

El exnovio de Rocío Caíz Pozo, la joven de 17 años desaparecida desde el pasado 3 de junio en Martín de la Jara (Sevilla), ha confesado a la Guardia Civil que la mató el mismo día que desapareció y la descuartizó, lanzando sus restos a varias zonas del municipio de Estepa.

Según han informado a Efe fuentes de la investigación, el joven se ha presentado la tarde de este jueves en el cuartel de la Guardia Civil de Estepa, y ha declarado que mató a la joven el mismo día que desapareció, para posteriormente deshacerse del cuerpo.

Acompañado de un abogado, el asesino confeso se ha presentado en el cuartel de la Guardia Civil de Estepa para pedir ver al responsable del mismo, 24 horas después de ser interrogado en las mismas instalaciones, pero esta vez en calidad de testigo.


Ante los agentes, el joven de 23 años y nacionalidad rumana, ha confesado que mató a Rocío la misma noche en la que ella presuntamente había dormido en su casa, con un cuchillo que lanzó a un contenedor y que no ha podido ser localizado.

Además, ha concretado que descuartizó el cuerpo y lanzó bolsas con sus restos por varios lugares del extrarradio del pueblo, para luego irse a su casa a dormir.

Por la mañana, la madre de Rocío la llamó porque no la localizaba y le dijo que había pasado allí la noche, pero que al despertar se había marchado y no sabía dónde estaba.

Ana, una hermana de la fallecida, recibió un mensaje enviado presuntamente por Rocío en el que le decía que se había marchado a la provincia de Badajoz con un joven que había conocido meses antes, y pedía que su exnovio se hiciese cargo del hijo de ambos.

La familia de Rocío nunca creyó que ese mensaje lo enviase la joven, y sospechaba de que le habían robado la contraseña de su perfil de Facebook, ya que su móvil estaba apagado, pero la ventana de mensajes privados de la citada red social estaba activa.

En uno de los presuntos mensajes, Rocío decía a su hermana que le había robado de madrugada 300 euros a su exnovio, extremo que este “confirmó” a la madre de la joven.

Aunque su familia afirma que había sufrido agresiones por parte del exnovio en varios ocasiones, Rocío nunca presentó denuncia por violencia de género, y sus datos no están reflejados en el registro VIOGEN, que recoge las informaciones de las mujeres que denuncian hechos similares en servicios sociales de ayuntamientos o cualquier fuerza y cuerpo de seguridad del Estado.

Su familia aseguró este lunes que en alguna ocasión había sufrido heridas como la rotura de la nariz de la que no dio una explicación convincente.

La menor había conocido a su exnovio cuando ella tenía 11 años y él 16, y se quedó embarazada a los 16 años, para romper la relación con él con el niño recién nacido, hace cuatro meses.

El pasado jueves, decidió ir a casa del exnovio a buscar un carrito para el bebé desde su pueblo, Martín de la Jara, a 28 kilómetros de Estepa, en un taxi pagado por la expareja cuyo conductor fue la única persona que la vio con vida.

La Guardia Civil mantiene acordonada la casa del asesino confeso, y pasadas las doce y media de la noche ha acudido a la casa de su madre, para igualmente establecer un dispositivo de vigilancia en la puerta.

Mientras tanto, en compañía del exnovio de Rocío sigue registrando varias zonas de la localidad donde, según su testimonio, habría arrojado sus restos.

Antes de la jornada de hoy protagonizó varias entrevistas en las que defendía su inocencia, aunque los investigadores ejercieron sobre él una "presión pasiva", vigilado sin que lo supiera y esperando que cometiese un error, hasta que este jueves ha acudido a la Guardia Civil a confesar el crimen.

La joven Rocío Caíz es la víctima número 18 de violencia de género del 2021 y su hijo, de 4 meses, el séptimo huérfano por el mismo motivo en lo que va de año, según fuentes del Ministerio de Igualdad.

COMENTARIOS