Actualizado: 17:24 CET
Domingo, 16/02/2020

Sevilla

Acusado de matar a su mujer: "Le daba heroína al niño para no llorar"

El hombre, para el que piden 33 años de cárcel, asegura que, si hubiera querido matarla, "lo habría hecho hace mucho tiempo, porque maltrataba a mis hijos"

  • Audiencia de Sevilla.

El hombre acusado de matar a su exmujer, herir de gravedad a una prima de la víctima y robar una bicicleta a un niño para huir del lugar, hechos por los que la Fiscalía de Sevilla pide 33 años de cárcel, ha afirmado que la mujer hacía "cosas horribles" a sus hijos y que él no quería acabar con su vida.

Un jurado popular enjuicia desde este martes a F. R. T. por unos hechos que el acusado ha reconocido, excepto el robo, y que ocurrieron el 24 de junio de 2017 en el barrio de Palmete, en Sevilla capital.

La fiscal pide 15 años por homicidio y 14 por asesinato en grado de tentativa, en ambos casos con la agravante de género porque "las atacó por el simple hecho de ser mujeres", así como tres por robo con violencia y uno por quebrantamiento de medida cautelar, mientras que la familia de la exesposa solicita 46 años en total por, entre otros delitos, asesinato y tentativa de homicidio.


La defensa reclama entre 26 y 28 años al entender que los hechos son constitutivos de un homicidio, una tentativa de homicidio y un hurto, con la atenuante de confesión inmediata.

El encausado ha explicado que su relación con la víctima se terminó porque ella "llevaba veinte años metida en las drogas" y lo "engañaba con tíos enganchados, moros, negros y rumanos" que "pegaban" a sus hijos.

"Yo muero por mis hijos y a uno le echaba caballo para que no llorara. Pero si hubiese querido matarla, la habría matado hace mucho tiempo porque maltrató a mis hijos", ha agregado.

El día de los hechos, según su relato, una sobrina de la víctima le contó que la mujer "estaba tomando droga con un tío y con la prima" y él, pese a tener una orden de alejamiento, se acercó al domicilio y estuvo esperando "dos horas" que pasó "llorando como un niño chico".

Preguntado por el cuchillo que portaba, F. R. T. ha recordado que se ha "pegado muchos años en la cárcel", por lo que "siempre" va "así".

"Y si tengo una pistola, también la llevo", ha añadido el procesado, quien ha proseguido su narración indicando que una vecina avisó a la prima de que él estaba allí, por lo que ella "chilló" y él se puso "muy nervioso".

"Le di una puñalada, pero si la hubiese querido matar, lo habría matado", ha señalado el acusado, quien ha afirmado que "no habría pasado nada" si la prima no lo hubiese visto.

"Yo quería coger al tío, pero iba asfixiado y él se me fue. Entonces la cogí a ella en un garaje. Perdí el control y no sabía lo que hacía. Ella me decía que la perdonase. No sé si le di una, dos, veinte o treinta puñaladas. No pensaba matarla, pero fue así y ya está", ha detallado el hombre, cuyo hijo de 6 años presenció la escena.

En cuanto al presunto robo, F. R. T. ha contado que el niño lo vio "a 150 metros" y "soltó la bici y se metió en su casa", a lo que ha añadido que ahora está "con Dios" y que no va a mentir en este punto porque le "dan igual veinte, treinta o cuarenta años de cárcel".

Tras matar a su expareja, el encausado entró en un chino, se lavó y "directamente" acudió a una comisaría a confesar los hechos. 

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Se aplaza tres meses el desahucio de una familia en San Juan
chevron_right
Villalobos defiende a diputaciones como garantía de servicios públicos