Actualizado: 22:36 CET
Viernes, 19/07/2019

Sevilla

El 62% de los sevillanos tratados en Proyecto Hombre son por cocaína

Este porcentaje casi duplica la media nacional, que se sitúa en el 35%. La principal adicción sigue siendo el alcohol, que se detecta a edades tempranas

Cargando el reproductor....

La cocaína y el alcohol son las sustancias principales de consumo por las que la población de Sevilla con problemas de adicciones se somete a tratamiento en los centros de Proyecto Hombre en la provincia, por delante de otras como el policonsumo y el cannabis, según se recogen en los datos del Informe 2018 del Observatorio Proyecto Hombre sobre el perfil de personas con problemas de adicciones en tratamiento.

El informe ha sido presentado este miércoles en la Fundación Valentín de Madariaga por los responsables de esta entidad, Francisco Herrera, el presidente de Proyecto Hombre Sevilla; y Mª Ángeles Fernández, directora general. Al mismo también han acudido el presidente del Patronato de Proyecto Hombre Sevilla, Antonio Fragero Guerra; el delegado de Bienestar Social, Empleo y Planes Integrales de Transformación Social del Ayuntamiento, Juan Manuel Flores Cordero; y el jefe de Servicio de Salud del Ayuntamiento, Fernando Martínez Cañavate.

En concreto, el 61,7% de los sevillanos en tratamiento por adicciones en Proyecto Hombre fueron por la cocaína, frente al 34,9% de la media nacional. Este porcentaje superior se debe a que el alcohol representa un índice inferior como droga principal que motiva el tratamiento, aunque el casi el 90% de la población atendida por cualquier sustancia manifiestan consumos regulares y/o problemáticos de alcohol. Es por ello por lo que el alcohol se configura como el "mayor problema" de salud pública en el ámbito de las adicciones en España, según ha informado la organización en un comunicado.

Para el presidente de Proyecto Hombre Sevilla, "esto se debe a la normalización de su consumo en la sociedad actual", de manera que se ha convertido en la sustancia cuyo consumo problemático se detecta a edades más tempranas (15-16 años). Además, es la que presenta demanda de tratamiento a edades más avanzadas, a partir de los 40 años, y, por tanto, con más tiempo de consumo (29,6 años). En total, 832 personas fueron atendidas por Proyecto Hombre en el año 2018 a través de sus diversos programas, con una asistencia diaria media de 352.

VARÓN DE 28 AÑOS

En cuanto al perfil de la persona con adicción, el informe revela una mayoría de sexo masculino (88% son hombres y 12% mujeres) y una media de edad de 38 años (el 53,6 % tienen entre 29 y 39 años). La edad de inicio del consumo de cocaína se sitúa en los 20 años y el periodo de latencia desde que comienza el consumo problemático hasta que comienzan el tratamiento es de 16 años.


Asimismo, presentan un patrón de empleo usual, con un 66% con trabajo durante los tres años anteriores a su inicio de tratamiento, de los que sólo el 41% lo mantienen al inicio del tratamiento. En cuanto a nivel de estudios, el 21,9% no presentaba estudios, el 30,2% estudios básicos y sólo un 9% tiene estudios universitarios. En general, el perfil de persona consumidora de cocaína que acude a Proyecto Hombre cuenta con una mayor estructuración personal, con apoyo socio-familiar y mantienen en alguna medida responsabilidades laborales y familiares. Por ello, se trabaja en programas asociados al tratamiento de esta droga que adaptan a las necesidades y a la realidad de las personas.

El informe constata además una elevada "comorbilidad" de la adición con otros problemas psicológicos y emocionales, dado que más de la mitad de la población atendida toma medicación psiquiátrica, hasta un 67,2% ha sufrido ansiedad severa, un 54,7% depresión severa y casi un 40% ha tenido ideación suicida.

En este aspecto de salud mental se observan diferencias entre géneros: las mujeres presentan porcentualmente mayor incidencia de problemas emocionales y psicológicos (70,9% mujeres; 47,8% hombres). Sin embargo, siguen llegando a tratamiento por problema de drogas muchas menos mujeres que hombres: 12% a 88% en Sevilla, frente a 15% a 85% a nivel nacional.

AUMENTO DE ADOLESCENTES

Otros de los aspectos destacados que revela el informe es el aumento de adolescentes que demandan tratamiento en Proyecto Hombre, cada vez mayor. Este incremento se debe fundamentalmente a los cambios de comportamiento en los jóvenes, con un aumento de conductas disruptivas y aumento de la violencia en el ambiente familiar.

Por edad, en Proyecto Hombre se atienden a jóvenes de 14 a 21 años (superan el 22% del total), si bien los menores de 14 años que presentan conductas adictivas se tratan a través de terapia familiar, no directamente con ellos. En cuanto al género, sigue siendo muy superior el número de varones, pero con menos diferencia que en los adultos, situándose en el 74% de hombres frente a un 26% mujeres.

Por patrón de consumo destaca el consumo de cannabis (68% hombres, 90,5% mujeres), y cocaína, (14,5% hombres, 4,7% mujeres), si bien en alcohol están equiparados en ambos sexos en torno al 5%. El 13% de adicciones sin sustancias las presentan mayoritariamente varones (redes sociales, tics, juegos online).

Por último, el informe desvela una mayor dificultad de la mujer para acceder a los programas de rehabilitación y tratamiento de adicciones, con una diferencia significativa con respecto a los hombres: del 12 % en programas de adultos, al 26% en Proyecto Joven.

Para el presidente de Proyecto Hombre Sevilla, "el problema de las drogas y los trastornos adictivos en general lejos de disminuir parece que se multiplican". "Adquieren características específicas por lo que demandan respuestas adecuadas, y de ahí la necesidad de establecer estrategias preventivas en nuestra sociedad", ha indicado.

RETOS DE PROYECTO HOMBRE

Así, Proyecto Hombre Sevilla se marca como principales retos para el futuro seguir ampliando los programas de prevención para adolescentes y sus familias, con especial atención a conductas disruptivas sin sustancias; incrementar los itinerarios específicos para personas con Patología Dual, tanto en régimen ambulatorio como residencial; facilitar el acceso de la mujer a sus diversos programas y desarrollar una intervención preventiva en el ámbito laboral que ayuden a las empresas a detectar situaciones de riesgo, diseñar estrategias y ofertar canales de prevención.

Para llevar a cabo todo ello, la entidad demanda poder contar con una financiación "estable y más diversificada", que le permita poder poner en marcha nuevos programas y nuevas intervenciones más eficaces. En la actualidad, la financiación de Proyecto Hombre está distribuida en 27% autonómica, 19% estatal, 7% local, 12% entidades privadas y 35% familiares y socios colaboradores.

El equipo de Proyecto Hombre Sevilla está compuesto por un equipo humano de 43 profesionales, y una red de 96 voluntarios, entre los que destacan las personas mayores de 46 años, que representan casi el 90% de ellos.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Cabrera, Flores, Castaño y Macías repiten al frente de sus distritos
chevron_right
Nueve años de cárcel por grabar a personas en el baño de su casa