Actualizado: 17:13 CET
Sábado, 26/05/2018

Editorial Sevilla

O cotorras o murciélagos

Espadas, con su inhibición, puede pasar a la historia como el alcalde que permitió la extinción del nóctulo gigante del parque de María Luisa

  • Cotorra Kramer contra murciélago nóctulo mayor.

Un informe elaborado tras 14 años de observaciones por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Universidad Pablo de Olavide y el Centro de Investigación Biomédica ratifica con más datos lo que ya se sabía: la cotorra de Kramer, un ave exótica e invasora introducida en nuestra ciudad por desaprensivos, está a punto de acabar con una especie autóctona sevillana, una auténtica joya de nuestro patrimonio natural: el murciélago o nóctulo gigante, uno de cuyos últimos refugios es el parque de María Luisa. En el periodo estudiado, se ha pasado de 13 nidos de cotorras a 311, mientras que los de nóctulo gigante han pasado de 75 a 14, debido a que las aves exóticas, más agresivas y de mayor tamaño, los matan para ocupar los huecos de los árboles.

Cuando el hombre altera la Naturaleza está obligado a restaurarla. Los expertos, ante el fracaso de todas las medidas blandas ensayadas en otras urbes, abogan por que tiradores especializados acaben con carabinas con las cotorras invasoras. El gobierno, timorato, se resiste a actuar por miedo a quienes, paradójicamente,  sí son partidarios de cortar árboles para la ampliación del tranvía. Se pueden plantar nuevos árboles, pero no sembrar murciélagos. Espadas, con su inhibición, puede pasar a la historia como el alcalde que permitió la extinción de una especie autóctona de Sevilla: el nóctulo gigante del parque de María Luisa.

COMENTARIOS

Andaluca Informacin