Actualizado: 16:07 CET
Sábado, 15/12/2018

Sevilla

“Sevilla en dos centenarios cervantinos (1916-2016)”

El acto cervantino tuvo una participación plena en el Ateneo, con la presencia física de representantes del Ateneo

  • Retrato de Cervantes

Rafael Raya Rasero ha publicado “Sevilla en dos centenarios cervantinos, 1916-2016”, editado por Clulipucar (Club del Libro Puerta Carmona), y que supone la más ambiciosa y trascendente aportación sevillana civil a la conmemoración del IV Centenario del nacimiento de Cervantes. Ya con esta afirmación decidimos que se trata de un libro básico, sin duda irrepetible, que sienta las bases para los investigadores del futuro V Centenario cervantino. La obra de Rafael Raya Rasero incluye en facsímiles todos los documentos imaginables de los que se conocía su existencia, pero se ignoraba su contenido total. Si en 1916 Luis Montoto Rautenstrauch legó una obra cumbre que editó el Ateneo sobre Cervantes, en 2016 ha sido un particular, el citado Rafael Raya Rasero, quien con su propio peculio ha rendido homenaje a Cervantes en una Sevilla insensible e incapaz de valorar lo que supone Cervantes para nuestra cultura, como ya lo demostró en 1910 con su monumento… El libro es una recopilación de documentos facsimilares para conmemorar el IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes.

El acto cervantino tuvo una participación plena en el Ateneo, con la presencia física de representantes del Ateneo, José María Cabezas Méndez y Gerardo Pérez Calero; del Ayuntamiento de Sevilla, Carmen Castreño Lucas; y de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras, Rogelio Reyes Cano. Y naturalmente, con Rafael Raya Rasero, autor de la obra presentada.

La obra se abre con un prólogo de Rogelio Reyes Cano, el profesor siempre atento al aliento de la cultura sevillana y que no pierde puntada en ofrecer a los sevillanos su impresionante enjundia sobre lo que debe saberse.

Luego el autor incluye una “Crónica de lo ocurrido en Sevilla durante la conmemoración de dos centenarios de la muerte de Miguel de Cervantes, 1916-2016”.  En esta primera aportación conocemos las vicisitudes vividas y sufridas por Rafael Raya Rasero para hacer realidad este libro. Nada nuevo bajo el sol, de acuerdo con el devenir histórico que provoca la idiosincrasia sevillana nacida con la Reconquista…

A lo largo de una treintena de páginas, el autor nos explica minuciosamente todas las gestiones realizadas y sus resultados. Un testimonio ejemplar que prueba lo que cuesta en Sevilla hacer algo por Sevilla… Este texto lo consideramos básico.

Sigue la Primera parte, que recoge la conmemoración del IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes n 2016, y comienza por explicar la ciudad de este año. El capítulo II incluye las actividades realizadas en Sevilla para conmemorar en el año 2016 el IV Centenario de la muerte del insigne escritor.
En la tercera parte, se expresan las actividades realizadas por las instituciones y empresas sevillanas para la conmemoración en 2016.

En la segunda parte del libro, se refleja la ciudad de Sevilla en 1916. El resumen que expone el autor aporta una valiosa síntesis de la vida de la urbe en todos sus aspectos básicos. El capítulo termina con la crónica de las actividades desplegadas por el Ateneo para conmemorar el III Centenario de la muerte de Cervantes. En esta parte de la crónica, se incluye todas las aportaciones del Ateneo y de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras. Todo ello detallado y con la aportación de ilustraciones.

Especial atención presta Rafael Raya Rasero a la recuperación del retrato de Cervantes pintado por Gonzalo Bilbao en 1916, que estaba en lugar desconocido y fue felizmente encontrado y expuesto al público.

La obra finaliza con una aportación básica sobre los azulejos que se colocaron en Sevilla en 1916, de los que se ofrecen todos los detalles técnicos y documentales posibles, así como su número inicial y actual estado de conservación.

Rafael Raya Rasero, como dice la contraportada del libro, ha logrado convertirse en cronista oficioso del IV Centenario cervantino hispalense, algo que no se entendería sin tener en cuenta su gran amor por su ciudad-novia: Sevilla.

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
El cine de García Maroto
chevron_right
Alertan de un nuevo robo en una farmacia de Torreblanca