Actualizado: 13:35 CET
Domingo, 08/12/2019

Provincia de Cádiz

Lleno en el litoral y el interior durante la Semana Santa

Cádiz se encuentra dentro de las diez provincias españolas más solicitadas dentro del ámbito del turismo rural

  • Las procesiones, un atractivo en muchas ciudades de la provincia

Con más de ochenta mil plazas de alojamiento turístico regladas, de las que unas treinta mil son de plaza de camping, el sector turístico de la provincia de Cádiz espera hacer una buena caja durante las vacaciones de Semana Santa. Al menos así lo indican las previsiones de ocupación hotelera que ha realizado la  Federación de Hostelería de la Provincia de Cádiz (Horeca). Y es que esta previsión apunta a que del Jueves Santo al Domingo de Resurrección la ocupación hotelera llegue al 85,66 por, lo que supondría cinco puntos más que el pasado año, cuando se alcanzó el 80,91% de ocupación. Del Domingo de Ramos al Miércoles Santos la previsión apunta a un 67,90 %de ocupación, que de cumplirse superarían la ocupación real que hubo el año pasado para la primera mitad de la Semana Santa, que fue de un 65,73%.

El buen tiempo y el hecho de que la Semana Santa caiga este año en la  segunda quincena de abril son dos elementos claves que han propiciado este aumento de la demanda hotelera en la provincia, que siempre ha sido referente como destino turístico en estas mini vacaciones. Así, el portal especializado en turismo rural Tuscasasrurales.com sitúa a Cádiz dentro de las diez provincias españolas más solicitadas por el turista.

En 2018 la Semana Santa se celebró en los últimos días de marzo y las condiciones meteorológicas no fueron las idóneas, con una borrasca que entró a través del Océano Atlántico y que dejó días de lluvia en la provincia.

Aún así, las pernoctaciones en los establecimientos hoteleros gaditanos alcanzaron las cifras de 162.329 en la pasada Semana Santa supusieron en 14,3%  del total de Andalucía. Sólo fue superada por Málaga.

Pero para este año se prevé que en el inicio de la Semana Santa imperen los cielos poco nubosos o despejados, aunque la inestabilidad podría llegar el Jueves Santo, con precipitaciones en localidades del interior, aunque el sol volverá a lucir previsiblemente a partir del Viernes Santo.

Las playas son uno de los mejores reclamos turísticos que tiene la provincia gaditana, pero el auge del turismo rural hace que los establecimientos del interior también tengan buenas perspectivas para los próximos días. Y un buen ejemplo se tiene en la red de hoteles de Tugasa, con establecimientos en el interior de la provincia.


Los datos son provisionales porque con la previsión de buen tiempo cada vez hay más reservas, pero a fecha del pasado viernes 12 de abril la ocupación de la red Tugasa del 12 al 17 de abril es del 60%. Y de Jueves Santo a Domingo del 95%. Los hoteles que más ocupación registran son Convento San Francisco de Vejer, Las Truchas en El Bosque, El Almendral en Setenil, Arco de la Villa en Zahara de la Sierra, y Sierra y Cal de Olvera.

En la pasada Semana Santa, el grado de ocupación en los establecimientos hoteleros rurales de Cádiz  fue superior al 61% durante el puente.

En cuanto al informe de Horeca para este año, Chipiona, con un 90,30 %de  es el municipio de la provincia  gaditana que tendrá una mayor ocupación en Semana Santa, seguido de Conil (90,26 %), Chiclana (88,68) y San Fernando (88,61).

En cuanto a las grandes ciudades, Cádiz y Jerez se sitúan en una previsión muy similar, con el 87,35 y 87,27 por ciento, respectivamente, seguidos de Sanlúcar (85,45), La Línea (84,09) y Algeciras (74,37).

Para los primeros días de la Semana Santa, del 15 al 17 de abril (Lunes, Martes y Miércoles Santo), la previsión de Horeca se sitúa en el 67,90 por ciento de ocupación, dos puntos más que la Semana Santa de 2018, cuando en esos días se alcanzó el 65,73% de ocupación.

Antonio de María Ceballos, presidente de Horeca, asegura que serán buenas cifras, aunque advierte que no se deben tomar como un anticipo de lo que ocurrirá en verano, época dorada para el turismo de la provincia. “Hace treinta o treinta y cinco años la Semana Santa sí era sintomático de lo que iba a ocurrir en verano, pero ya no es así. En aquellos años las reservas se hacían con mucha antelación pero ahora, con el aumento de la oferta de plazas y las nuevas tecnologías son muchos los que esperan hasta los últimos días.

Para este verano, las previsiones de Horeca son que la ocupación en verano suba entre un punto y medio y dos, siguiendo la dinámica que se inició en 2013, aunque con cifras todavía por debajo de antes del inicio de la crisis económica de 2008.

 

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
La mediación del Sercla evitó 27 huelgas en la provincia en 2018
chevron_right
“El PSOE de Pedro Sánchez ya ha elegido a sus compañeros de viaje”