Actualizado: 23:10 CET
Domingo, 20/09/2020

Mundo

Francia considera el último golpe a ETA como el mayor desde 2004

La última operación contra ETA en Francia, que hasta el momento se ha saldado con la detención de tres presuntos etarras y el hallazgo de doce zulos, representa el golpe más contundente a la logística de la banda armada desde 2004.

  • Un fotógrafo toma una imagen de un zulo de explosivos localizado ayer en Cabrerolle, sur de Francia.
La última operación contra ETA en Francia, que hasta el momento se ha saldado con la detención de tres presuntos etarras y el hallazgo de doce zulos, representa el golpe más contundente a la logística de la banda armada desde 2004.

“No ha habido hallazgos similares desde 2004”, dijo el fiscal jefe de París, Jean-Claude Marin, en un encuentro con la prensa en el que precisó que esta operación es el resultado de tres investigaciones preliminares totalmente diferentes.

La primera, dijo, es la que ha permitido el arresto de los tres presuntos terroristas Alberto Machaín, Andoni Sarasola y Aitzol Etxaburu, la segunda es la relativa al hallazgo del primer zulo en la localidad de Ferrières, y la tercera, la relativa a los otros once escondites descubiertos entre el pasado miércoles y ayer.

Según Marin, el gran interrogante ahora es saber si existe una “conexión” entre los tres detenidos y los zulos encontrados, algo que trata de averiguar la Policía Científica. Se sabe que hay “ciertos puntos comunes” pero de momento no se puede hablar de vínculos directos, subrayó el fiscal, quien no descartó que los zulos encontrados pertenezcan a otros grupos de la organización.

Sobre la primera investigación, la que ha permitido el arresto de los tres presuntos terroristas, Marin explicó que las pesquisas se pusieron en marcha el pasado 9 de junio, cuando se tuvo constancia de la existencia de ese “pequeño grupo” de tres hombres sospechosos de pertenecer al aparato de logística de ETA.

Desde entonces, se les siguió la pista en tres lugares distintos de Francia en los que alquilaron una vivienda con identidades falsas, el último de ellos la estación de esquí de Villarembert, en Le Corbier, donde fueron detenidos el pasado día 19.

Según el fiscal, el material incautado en todos los zulos muestra la envergadura del operativo.

En total, la Policía Judicial se ha incautado 600 kilos de nitrato amónico, 244 detonadores, 180 kilos de cloratina, 22 kilos de pentrita, 12 litros de nitrometano, 15 bombas-lapa, 18 armas de mano, un fusil, unos 500 metros de cordón detonante y otros materiales específicos para la confección de explosivos, así como más de un centenar de matrículas de vehículos vírgenes.

La banda está débil

El fiscal jefe de París, Jean-Claude Marin, consideró ayer que no cabe duda de que la banda terrorista ETA pasa por una etapa de cierto “debilitamiento” pero al mismo tiempo alertó de que “su estructura se regenera cada vez” que recibe un golpe policial.

La organización se encuentra en una etapa de cierta debilidad porque varios de sus máximos responsables fueron detenidos últimamente, dijo Marin en rueda de prensa en la que hizo balance de la última operación contra la banda armada.

El fiscal recordó que incluso los medios de comunicación llegaron a preguntarse “si no había más que números uno y dos en ETA” porque los últimos arrestos eran todos de dirigentes al más alto nivel.

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
Nuevo fallecimiento por el virus en la Comunidad de Madrid
chevron_right
El Congreso rechaza la comparecencia por la supuesta ?persecución? al PP