Actualizado: 20:23 CET
Martes, 22/10/2019

Málaga

Una denuncia para mejorar la vida de los caballos de carruaje

La Asociación CYD de Málaga ha criticado que los animales viven en unas cuadras que son un “basurero”

Entrada a las instalaciones de Málaga en las que descansan los caballos.

1

2

Uno de los puntos de abastecimiento de agua.

3

4

5

Almacenamiento de la comida.

6

Acceso desde la calle.

7

8

9

10

Zona abierta colindante sin vallar.

11
  • Solución: una inversión por parte del Ayuntamiento para mejorar el sistema eléctrico, el saneamiento y más espacio de ocio y descanso

Un “basurero”, así es como describen desde la Asociación CYD Santa María los establos, construidos en suelo municipal, donde descansan los caballos de los carruajes de Málaga. Por ello, desde la organización han informado que tomarán las medidas correspondientes para “denunciar” las condiciones en las que viven los animales.

“una yegua que no tenía ni siquiera construida la cuadra, con lo cual el cochero no podía dejarla libre en su cuadra, así que el pobre animal estaba atado a un metro de la pared y no podía ni siquiera tumbarse”

“Animales que están trabajando 14 horas y los llevan a una cuadra en la que a veces no se pueden ni tumbar, porque no hay espacio suficiente”, ha criticado Virginia Solera, una de las fundadoras de CYD Santa María. Así, ha añadido que en las caballerizas “a lo mejor están llena de pinchos o de clavos o tubos, una serie de cosas con las que te puedes hacer más heridas de las que ya a lo mejor tienes”.

Así, ha puesto de ejemplo, que había “una yegua que no tenía ni siquiera construida la cuadra, con lo cual el cochero no podía dejarla libre en su cuadra, así que el pobre animal estaba atado a un metro de la pared y no podía ni siquiera tumbarse”.

De esta forma, ha hecho hincapié en que, tanto en Marbella como en Málaga, las dos localidades en las que está centrada la lucha de esta asociación, las cuadras que hay “no están adecuadas para los caballos, pero es que tampoco lo están para personas". Los cocheros a veces van con sus familias a su trabajo, pues son instalaciones que no están adecuadas a nada, ni al ser humano, ni animal”, ha dicho Solera.

La cofundadora ha enumerado los problemas. “El sistema eléctrico nadie lo chequea, por eso se  ven cortocircuitos y cosas quemadas”, ha reivindicado, alertando de que “en cualquier momento pueden generar un incendio”.

Cero saneamiento”, ha continuado, “los animales están generando una serie de orines, básicamente pis y estiércol, que en el caso de Marbella se va directamente  a un riachuelo y en el caso de Málaga van por la ciudad hasta que se pierden de vista, es que es de coña”, ha asegurado.


Por otro lado, la cofundadora ha subrayado que los establos “tienen una especie de sobre techo donde a veces los cocheros ponen el heno, un sobre techo que en cualquier momento se le cae encima a los caballos”.

Centrándose en las instalaciones de Málaga, situados a pocos metros de la conocida como ‘Fuente de Colores’, Solera ha reconocido que la primera vez que fue a visitarlas “flipó”. “Estoy acostumbrada a tratar con animales, por lo que estoy acostumbrada a los insectos y a la caca, y lo que pensé es que iba a pillar algo chungo y me iba a morir”, ha lamentado, haciendo referencia a las condiciones en las que están los caballos.

“Lo que a mí me alucina es que está en pleno Teatinos, es decir, está al lado de pisos, colegios, cafeterías, centros médicos, farmacias, es surrealista”, ha manifestado Solera.

La solución

Solera ha recordado el proyecto de cambio de ubicación de los establos que quería llevar a cabo el Ayuntamiento de Málaga, un traslado que nunca se produjo y que desde la asociación rechazaron por varios motivos: “Estaba al lado de un río que estaba infectado de mosquitos tigre, estaba a menos metros de lo que marca la ley de un colegio y de vía férrea, e incumplía muchas de las normas de la Oficina Comarcal Agraria, que es el que regula las cuadras donde tiene que vivir los caballos”.

“Si incumple (el Ayuntamiento) esa norma, crea un precedente y cualquier persona que quiera tener sus caballos al lado de un colegio lo va a poder hacer en Málaga”, ha indicado para explicar uno de los motivos de su rechazo al cambio de ubicación.

Además, ha agregado, las nuevas instalaciones, al situarse más lejos, “añadían muchos más kilómetros a un animal que ya de por sí recorre muchos kilómetros durante el día, porque tenían que pasar por un polígono industrial, donde hay tráfico y podría a ver más accidentes”.

Por ello, para CYD Santa María la solución pasa por “invertir 100.000, 150.000 o 200.000 en rehabilitar esas cuadras y en hacerlas adecuadas a los caballos y a los humanos, que es mucho menos que los dos millones que quería invertir el Ayuntamiento en la construcción de unas nuevas”, ha dicho, lamentando que “no entendemos por qué no se hace”. “Está teniendo una actitud tercermundista un ayuntamiento como es el de Málaga”, ha criticado.

Se necesitan solo unas “pocas mejorías”, ha reconocido, “mejorar el tema del saneamiento; un espacio de esparcimiento, es decir, que los animales no estén solo enjaulados en un sitio cuando terminan su jornada, sino que los cocheros puedan dejarlos por horas o por turnos en un espacio de recreo; un sistema de electricidad adecuado, que evite el riesgo de que se prendan fuego a todos los animales y llegue a cualquier persona que esté allí”, ha enumerado Solera.

Por último, ha comunicado que están valorando “cuál es la fórmula más adecuada para atajar este tema, sabemos que es una denuncia de la situación, pero tenemos que determinar qué instituciones en el ámbito de la ley pueden tener responsabilidad”, concluyendo que, una vez tengan el documento preparado, pedirán “el apoyo de todo ciudadano de Málaga y extranjero, que un momento determinado pueda sumarse a esta denuncia”.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
La llegada de migrantes a Málaga en pateras se reduce en un 48%
chevron_right
CSIF pide más agentes en la nueva oficina de la Policía Local