HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 17:28 CET
Sábado, 21/07/2018

La Tribuna de Nertis

El futuro catalán

El resultado de estas elecciones determinará si Cataluña sigue por la senda del independentismo, o si por el contrario cambia el rumbo

Ya estamos en plena campaña electoral y, a decir de muchos, estas elecciones tienen más importancia de la que en principio nos creemos y le damos, ya que habrá de decidirse en ellas si se cambia la trayectoria política y social en ese territorio. El resultado de estas elecciones determinará si Cataluña sigue por la senda del independentismo, o si por el contrario cambia el rumbo, al menos durante cuatro años, y  se inicia una tendencia al constitucionalismo. A priori la cuestión no está clara.

Y son unas elecciones que se van a desarrollar en un escenario inaudito. Tal es así que si a uno se lo hubieran dicho hace un año no hubiera podido creérselo de ninguna de las maneras. Nadie podría creerse que confluyeran a la vez en estas elecciones catalanas -necesariamente convocadas por el Estado Central- una serie de acontecimientos que la tornan en esperpéntica: un Presidente (cabeza de cartel de uno de los principales partidos que concurren a estas elecciones) fugado y refugiado en un país europeo y que el próximo día 14 sabrá si se extradita a España o no; un Vicepresidente (también cabeza de cartel del partido político que hasta hace unos días era considerado como ganador de estas elecciones) en la cárcel investigado por rebelión y sedición; varios exconsejeros, hasta hace unas horas, en prisión; los líderes de las mayores asociaciones culturales catalanas,  Asociación Nacional Catalana y Omnium Cultural (Jordi Sánchez y Jordi Cuixart), en prisión; varios exconsejeros, también fugados y refugiados acompañando a su Presidente; la inédita aplicación del famoso artículo 155 (precepto establecido en la mayoría de las constituciones de los países europeos que nunca ha tenido aplicación); la Generalitat intervenida; la sociedad dividida y fraccionada…

Yo sinceramente creo que son circunstancias y acontecimientos realmente extraordinarios que, sin duda, alguna influencia han de tener en el desarrollo de estas elecciones, de las que nunca podremos decir que fueron “normales”.

Y la primera sorpresa que tenemos es que, con el barómetro preelectoral del CIS hecho público este mismo lunes, por primera vez una encuesta coloca al partido de Albert Rivera, Ciudadanos, como primera fuerza política en Cataluña, atribuyéndole en la mejor de las situaciones un máximo de 32 escaños, empatando así con Esquerra Republicana de Cataluña, de Oriol Junqueras. Esto determina y demuestra un claro empuje en esta formación política que, de confirmarse estos resultados previstos, pasaría a tener de 25 a 32 escaños. Un completo éxito que los analistas políticos atribuyen al mantenimiento de un planteamiento claro y posible en Cataluña de contemplar la oportunidad histórica de derrotar al separatismo en las urnas, plantando cara al nacionalismo. Veremos qué sucede con el resto de formaciones políticas y si se produce o no un cambio de tendencia.

COMENTARIOS