El tiempo en: Andalucía
Miércoles 25/11/2020

La Plazuela

Fin de curso

Parece que se ha podido ganar a las máquinas, no sin sufrimiento. Qué ganas de que volvamos a las clases, a hablar, debatir y aprender

Publicado: 17/06/2020 ·
09:58
· Actualizado: 17/06/2020 · 10:00
  • Días raros para estudiar.
Autor

Fran Cristófol

Doctor en Periodismo y docente e investigador. Malaguita por definición, con todo lo que eso significa

La Plazuela

La Plazuela es una 'casapuerta' donde asomarse a una visión llana del día a día de la ciudad

VISITAR BLOG

Qué cosa más rara de final de curso estamos viviendo. Si ya hemos tenido que adaptarnos a una situación extraña con el desarrollo de más de un trimestre a través de internet, ahora nos encontramos con esa parte final antes de las vacaciones en la que empiezan las prisas, las bullas, los lamentos, los “quepuedohacerparasubirnota”, los correos de los padres que no entienden como aquel trabajo que tan bien le salió a su chiquillo no tiene un 10, con lo que les costó a ellos… a sus vástagos, claro.

A estas alturas uno echa de menos esos cafés de media mañana -o media tarde-, esas escapadas al bar de enfrente del cole, esas horas en la sala de profesores y esos ratos de pasillo en los que los alumnos que salen a dar un recado se hacen los encontradizos con tal de perder un rato de clase un miércoles a las 12:45. Sí, se echa de menos el meneo del colegio, sobre todo porque a los que nos gusta estar al pie del cañón se nos hace muy raro poder entrar en un bar con 35 personas y no poder estar compartiendo en clase las horas con los alumnos.

Nos queda poco más de una semana para terminar: es tiempo de Séneca, de reuniones de departamento, claustros, videoconferencias, de preguntarnos qué nos tendrá preparado el equipo directivo para julio, qué formación nos espera, a dónde te vas de vacaciones, a ver si este verano me preparo mejor la programación, acuérdate de mirar estos materiales…

Ahora a esperar, porque sólo nos queda esperar. A ver qué genialidades se nos presentan, porque hemos pasado un confinamiento curioso con ocurrencias día sí día también sobre lo que nos íbamos a encontrar a la vuelta. Hoy que si máximo 15 alumnos, mañana que si asistencia alterna y clases presenciales y online, el día siguiente que si esto no era para tanto. Es complicado gestionar un país con 17 trasposiciones de la ley educativa y con sus cositas particulares, no vayan a parecerse a los vecinos.

En estos últimos días de curso es imprescindible recordar, además a los compañeros que se dejan las horas en secretaría aguantando llamadas de padres que guerrean con la web de las matriculaciones. Parece que se ha podido ganar a las máquinas, no sin sufrimiento. Qué ganas de que volvamos a las clases, a hablar, debatir y aprender.

COMENTARIOS