Actualizado: 19:35 CET
Jueves, 02/07/2020

Jerez

Se nos va una generación

Se nos va una generación, con gente como Carlota, Jesús Mantaras, Vallejo, Pepa, Soto, Ojeda, Acuña, Riquelme o Juan Enri

  • José Gutiérrez

Carlota Cánovas, alcaldesa perpetua de la Plaza de La Yerba; Joaquín Marín, el hombre que de la nada montó un gran negocio con el Mesón La Cueva y el Hotel La Cueva Park, y que ayudó todo lo que pudo, y algo más, al deporte del ciclismo, del que era un enamorado; Manolo Riquelme, arquitecto de enorme proyección, presidente, en dos ocasiones, del Xerez Club Deportivo, la segunda ocasión siendo el primero de la Sociedad Anónima Deportiva, y presidente, entre otros nombramientos, del Casino Jerezano; Jesús Mantaras, el faro que guiaba aquella Caja de Ahorros de Jerez que tanto y tanto hizo por la ciudad y su entorno y que guió con mano maestra el nacimiento de una clase media de la que carecía; Manolo Vallejo, empresario hostelero y de la alimentación, mentor de la Hermandad del Rosario de los Montañeses y xerecista de pro; jugadores que marcaron una época como el industrialista Eduardo Ojeda, uno de los héroes del ascenso del Jerez Industrial a Segunda División o Manolo Acuña, que también estuvo en ese equipo aunque era juvenil y que ha dejado para el recuerdo su nombre acuñado, nunca mejor escrito, en el Polideportivo del Polígono San Benito;  Juan Soto de la Calle, icono de esa hermandad de Los Judíos de San Mateo que hace  volver la vista a ese Jerez añejo, a ese Jerez eterno de los barrios céntricos, las casas de vecinos, las sillas de enea en las puertas y los niños corriendo y brincando por calles y plazoletas; Pepa, la de Casa Pepa, la mujer que nació en Espera y se bautizó en Jerez porque en su pueblo no había cura y creció entre soldados aviadores y se hizo fuerte en su Casa allá en Madre de Dios, santo y seña de los últimos cuarenta años de la gastronomía jerezana; Juan Enri, el de la pataita a compás, el que hacía el bombero, el artista de la vida, el seguidor del flamenco que fue uno de los fundadores de la Peña Los Cernícalos, la primera peña que nació en nuestra provincia; Pepe Gutiérrez Murillo, una vida en Tugasa y uno delos mejores presidentes que tuvo el Xerez CD y el primer concejal de Turismo y Fiesta de la nueva era democrática del Ayuntamiento en este país que se sigue llamando España. Se nos va una generación.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
El AMPA de Pío XII reclama reparar el techo de aulas de infantil
chevron_right
Madre Coraje entrega 7.000 kilos de productos de su Huerto Solidario