Actualizado: 14:56 CET
Viernes, 14/12/2018

Jerez

Las Torres se rebela por un nuevo ‘recorte’ de aparcamientos

Según avisa la asociación de vecinos, los residentes del barrio no descartan echarse a la calle e invadir con sus coches las aceras en señal de protesta

  • Cuatro plazas para minusválidos y supresión de otras ocho.
  • En los últimos meses en la Plaza Castañuelas se han ‘evaporado’ una docena de plazas
  • Esa zona está históricamente colapsada por su cercanía con el Hospital de Jerez y el hándicap del parking del centro del SAS

“Esto no se puede aguantar ya. Los vecinos nos están pidiendo soluciones”. Al tiempo que el presidente de la asociación de vecinos Bellos Horizontes, en Las Torres, Francisco Jiménez, detalla sobre el terreno los problemas que acusa la barriada y la pérdida progresiva de aparcamientos que vienen sufriendo desde que empezó el año, los residentes con los que se va encontrando le dan cuenta de otra incidencia o de los rodeos que tuvieron que dar la noche antes para poder estacionar su coche.

Los ánimos están muy caldeados y las últimas actuaciones que se han llevado a cabo desde el Área de Movilidad del Ayuntamiento no han hecho más que complicar las cosas y agravar aún más el histórico conflicto de los aparcamientos por la cercanía de este barrio con el Hospital de  Jerez.     

Hace poco más de una semana, la Plaza Castañuelas, situada frente a la pasarela del  centro hospitalario, que para usuarios y trabajadores del centro del SAS viene a ser como una especie de ‘zona VIP’ para dejar su coche si encuentran hueco, pues además de a coste cero está a pocos metros de las dependencias, amanecía con varios discos de prohibido estacionar que se llevaban de un plumazo el espacio de ocho aparcamientos en línea. Ocurría el jueves de la pasada semana, y los propios agentes tranquilizaban a los vecinos explicándoles que ese día no iban a multar y que ellos se limitaban a cumplir órdenes.

“Con la Policía no tenemos ninguna queja en ese sentido, ellos hacen su trabajo, pero lo que no entendemos es qué interés hay en quitar aparcamientos en una plaza cuando allí nunca ha habido problemas y si un día un coche no podía salir, con una o dos maniobras más salía, pero no estamos para perder más aparcamientos”, se queja. Lo peor de todo, como relata, es que a comienzos de año también en este mismo punto se colocaron otros dos discos señalizando cuatro plazas para minusválidos en esta misma plaza, a las que hay que sumar otras dos nuevas junto al colegio Sagrada Familia.

“Si ponen cuatro plazas para minusválidos es que alguien las ha pedido, pero... las cuatro continuadas en el mismo lado de una plaza castigada por la falta de aparcamientos”, apunta Jiménez. Ni él ni otros miembros del colectivo ocultan sus sospechas de que detrás de estas medidas pueda estar el propio Hospital con un parking privado que tratan de evitar usuarios y trabajadores.  En cualquier caso estos últimos acontecimientos, sumados al abandono que denuncian que acusa el barrio ha sido la gota que ha colmado el vaso para los residentes. “Están en pie de guerra y están dispuestos a salir a la calle para liarla si no se buscan soluciones”. Una manera de “liarla” sería aparcando en las aceras a diestro y siniestro, indica el representante vecinal, como así le han trasladado, y oponer resistencia “si viene la grúa”.

Caídas en ‘puntos negros’

En el colectivo tienen alternativas y así se las han hecho llegar al Ayuntamiento, pero aseguran que, salvando una actuación puntual que realizaron recientemente en la avenida deLa Soleá para señalizar aparcamientos, hacen caso omiso a sus escritos, mientras que la alcaldesa lleva más de un año sin ir por el barrio pese a su insistencia. La asociación ha propuesto que el Ayuntamiento abra dos calles que hay cerradas actualmente entre el hospital y el proyecto ruinoso del Palacio de Congresos, una opción que entienden que descongestionaría la zona.

Mientras se las ven y se las desean para aparcar, la “dejadez” que acusa su barrio llega a tales niveles con hundimientos y desniveles en zona de tránsito de peatones, en el entorno del centro de mayores, que hace una semana una señora mayor se cayó en la plaza Castañuelas y se rompió los tendones de un pie. Les consta que está planteándose denunciar al Ayuntamiento y no les extraña, porque se podía haber evitado. “Esto es demencial. Hace ocho meses le mandamos una carta al Ayuntamiento porque justo ahí había un agujero. Con las lluvias se ha hundido una parte y ahí es donde se ha caído”. Ahora una valla amarilla advierte de este punto negro, que continúa sin repararse. 

Un solo contenedor para 220 viviendas 

 La falta de contenedores de basura es otra de las muchas carencias que denuncian en la barriada de Las Torres. Llevan tiempo detectando que cada vez que uno de estos depósitos de basura se rompe u ocurre algún acto vandálico como un incendio, una práctica muy extendida en este y otros puntos de la ciudad, “el Ayuntamiento no los repone, o lo retira de un punto para llevárselo a otro. Y tenemos un contenedor para 220 viviendas como ocurre en la calle Bajete, a la altura de la Plaza Cabeceo. Al final desvisten un santo para vestir otro. Y encima en este punto como solo viene un conductor en el camión de la basura, coge el contenedor, lo vuelca y la basura que se cae al suelo no la recoge nadie”, critica el presidente de la asociación de vecinos, que ha trasladado fotos de la basura en el suelo al propio delegado de Medio Ambiente, José Antonio Díaz, sin obtener respuesta.

COMENTARIOS

chevron_left
El Xerez Toyota Nimauto busca los 400 socios
chevron_right
La resaca de los 'Huertos de Ocio'