Actualizado: 19:55 CET
Sábado, 22/02/2020

Jerez

Las plantillas de las concesionarias plantarán cara a los recortes

Ven inviable una rebaja en el coste de los servicios y los de Urbaser ya avisan de que hace dos años ya sufrieron un “bocado” de casi tres millones que les dejó sin 100 eventuales

  • La alcaldesa en la presentación de los nuevos camiones de Urbaser.

¿Más recortes todavía?Esta es la pregunta que en tono de reproche se hacen estos días los trabajadores de las empresas concesionarias de servicios públicos tan esenciales como la limpieza viaria, los autobuses en la zona rural o el alumbrado público. Tras conocerse la intención de la alcaldesa de rebajar los contratos a las concesionarias hasta un 20 por ciento para optimizar recursos, son muchos los que piensan que no salen de una (tras saldar la deuda con los fondos ICO) y se meten en otra. De antemano, ven inviable que la tijera del Gobierno local del PP llegue hasta el extremo que pretende plantear el Ayuntamiento.

De hecho, prácticamente la totalidad de los comités de empresas consultados por este periódico coinciden en que llevan meses y hasta años sufriendo los recortes que ahora la regidora popular quiere “oficializar” de cara al próximo año. Como consecuencia, no quieren ni imaginarse cómo será a partir de ahora si finalmente la renegociación se realiza en los términos que propone el Ayuntamiento y, todo parece indicar que la pelota va a estar en el tejado de los trabajadores, que no han tardado en organizarse para que esto no se quede aquí.


Al margen de la reunión que mantendrán los delegados sindicales de CCOO este lunes, una de las plantillas que más prisa se ha dado para ser recibidos por la alcaldesa ha sido la de Urbaser, el servicio de limpieza viaria y recogida de residuos. Será el jueves a las cinco de la tarde en una semana en la que también tienen previsto mantener un encuentro con la dirección de la empresa, cuyo día exacto está aún por concretar, para abordar este asunto.

“No vamos a dar ningún paso hacia adelante hasta que no escuchemos a las partes, pero también lo vamos a decir muy claro desde el principio. El primer bocado que se pegó a las concesionarias fue a la limpieza pública hace dos años y medio con casi tres millones menos del presupuesto. Se notó y se nota en las calles porque fueron a la calle 100 eventuales que trabajaban de fijos-discontinuos y que iban entrando cada tres meses”, apunta el presidente del comité de empresa, Juan Manuel Cazalla. Con estos antecedentes, en la plantilla de Urbaser lo tienen bastante claro: “Más bocado no se puede pegar porque una ciudad sin limpieza no vende y ahora estamos apurados pero con un gran esfuerzo lo llevamos para adelante. Si ahora se toca otra vez el presupuesto ya se toca a los fijos y eso no lo vamos a consentir porque lo que pasó hace dos años se nota en la limpieza y se nota en el personal”, añade.

SIN BAJAR LA GUARDIA
Ante esta situación,  reconoce que entre los trabajadores de la limpieza viaria hay preocupación y aunque deja claro que “apoyamos al resto de concesionarias”, también reivindica que la limpieza “ya se ha tocado y no sobra sino que falta”. No obstante, en lo que respecta a personal, asegura que, de cara al verano, las vacaciones se están cubriendo, así como las jubilaciones, pero no las bajas.


Una vez que los trabajadores atiendan a las explicaciones de la máxima autoridad local y de la empresa, aclara, el comité tiene previsto celebrar una asamblea informativa entre el viernes o el lunes próximo, en la que serán los trabajadores los que decidan si convocan o no medidas de presión en función de lo que se les traslade desde el Ayuntamiento y la dirección de la empresa.
Precisamente en lo que respecta a esta última, el pasado sábado en la presentación de los nuevos camiones de limpieza el delegado de Urbaser en Jerez, Miguel Ángel González, quitaba hierro al asunto y se mostraba prudente ante el anuncio realizado por la alcaldesa, del que reconoció estar al tanto pero no de forma oficial, aunque tampoco ocultó cierta preocupación por todo lo que conlleva tomar este tipo de decisiones. “No tenemos ni datos ni estudios de cómo se va a hacer”, aclaraba, tras reconocer que, hasta el momento, tampoco se ha sentado a hablar de esta medida con Pelayo.


De la misma forma, en el seno de Linesur, los trabajadores tampoco saben cómo se las van a ingeniar si efectivamente se produce un recorte en el coste del servicio “porque llevamos meses recortando a través de rutas alternativas para recortar kilómetros y gasto en gasoil”, explica Alejandro Gómez, del comité de Linesur, que asegura que de unos años a atrás la empresa ha reducido considerablemente sus gastos mensuales, con lo que no se explican cómo se puede seguir metiéndole la tijera al coste de este servicio sin que los usuarios o la plantilla lo sufran.
 

En la misma tónica, en UTE Jerez, la empresa concesionaria del servicio de mantenimiento y reparación del alumbrado público (que en septiembre sale en concesión), ya avisan que en lo que respecta a la plantilla, con 28 trabajadores, ya están “por debajo” de lo que necesitan para la demanda de una ciudad con las características demográficas de Jerez. “Nos faltarían cuatro personas más, así que por este sentido no nos preocupa en el tema de personal porque por ahí no nos pueden recortar más”, aclara Antonio Ortega, delegado sindical, que también alude a la necesidad de reunirse con la alcaldesa para conocer sus planes.


Mucho más claro parecen tenerlo las que fueran trabajadoras de Limasa hasta el mes de abril, cuando el servicio de limpieza en los colegios públicos y las dependencias municipales  fue adjudicado de forma provisional a la empresa Respuestas Auxiliares durante tres meses la espera de adjudicárselo de forma definitiva en julio. Nada más hacerse con esta concesión, el comité ya denunció que en los planes de la nueva empresa no entraba subrogar a las 48 trabajadoras temporales de la plantilla, que supera las 200. Ahora, tras confirmarse los planes del Gobierno local de renegociar una bajada del 20% en todos los contratos de los servicios municipales en el comité  de empresa lo ven claro. “Nos quedaremos sin las eventuales”, apuntan representantes sindicales, que ya vaticinan los perjuicios que esto supondrá en la limpieza de los colegios.

Casos especiales: Acasa y Urbanos

Mención especial merecen los casos de las concesionarias Urbanos Amarillos, responsable del servicio de autobuses urbanos en Jerez, y Acasa, encargada de prestar el servicio de ayuda a domicilio. En el primero, el “secuestro” del servicio por parte del Gobierno local aludiendo a los reiterados incumplimientos del contrato implicará que la negociación, en este sentido, sea bastante meticulosa al respecto con la empresa, que a fecha de hoy sigue sin pagar las últimas cuatro mensualidades a sus trabajadores.


En lo que respecta a Acasa, las conversaciones implican poner de acuerdo a muchos más actores que en el resto de concesionarias, ya que aunque la empresa ya ha comunicado su decisión de dejar el servicio y, de hecho, el contrato acaba este mismo mes, hay que tener muy en cuenta que la Junta costea una buena parte del servicio con cargo a la Ley de Dependencia. Esto, unido a que la Junta realiza los ingresos bimensuales a mes vencido y el Ayuntamiento no esté al día con su parte -lo estará a partir de este mes también por los fondos ICO- está provocando verdaderos problemas a las trabajadoras para cobrar. 

Cada concesionaria tiene su “historia” y detrás de ellas hay casi 2.000 personas con nombre y apellidos que temen que los recortes acaben pasándoles factura en el momento en el que las empresas externas se vean atosigadas por la tijera del Gobierno municipal para ahorrar, pero sin que el servicio se resienta, unos extremos que los sindicatos ven incompatibles.

El PP cree que se está intentando “tergiversar” la posición del Gobierno

Desde el PP de Jerez se ha salido en apoyo del Gobierno local a la hora de plantear esta renegociación con las concesionarias, ya que consideran que se están “tergiversando” las declaraciones de la alcaldesa “en las que hacía referencia a la necesidad de reorganizar los servicios públicos, una de las medidas que figuran en el Plan de Ajuste, que es de público conocimiento, que ha sido motivo de debate en el pleno, que se ha tratado con los trabajadores de las empresas y que, en ningún caso, va a suponer una merma en la calidad de los servicios”, defienden. En este sentido, desde el PP se afirma que Jerez va “para adelante gracias a la gestión responsable del Gobierno del PP. Una gestión austera y rigurosa”.

El PSOE coincide con las tesis expuestas por los sindicatos

El Grupo Municipal Socialista ha coincidido con los sindicatos a la hora de solicitar a la alcaldesa que concrete en qué va a consistir la reducción que pretende acometer en las concesionarias municipales que prestan servicios públicos y si estos recortes van a suponer despidos en las plantillas de las diferentes empresas y una merma en la calidad de los servicios que prestan a los ciudadanos. El Grupo Socialista advierte que la supuesta “reorganización” de estos servicios “debe basarse en los principios de eficacia y eficiencia en la gestión y no en plantear nuevos sacrificios entre la plantilla de trabajadores de las concesionarias, ya que estaríamos hablando de nuevos despidos encubiertos que afecta a una plantilla cercana a los 1.800 trabajadores”.

Además critican que “se atreva a plantear fórmulas imaginativas dejando en manos de las concesionarias toda la responsabilidad, cuando es el Gobierno municipal el que debe plantear una reorganización de los servicios, primando siempre la calidad de los mismos y la estabilidad del empleo”. Por otro lado, lamentan que “se olvide de sus compromisos electorales sobre la municipalización de algunos de los servicios públicos, como la ayuda a domicilio o la limpieza en los colegios”.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
El interés estará en el banco azulino aún con Vicente Moreno
chevron_right
Lebrero: “Ha sido un año de oportunidades perdidas”