Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Viernes 07/05/2021

Jaén

Un año desde el Estado de Alarma con rumbo a la esperanza

Al final del reportaje puede descargar el pdf completo de EXTRA JAÉN

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Un año desde el Estado de Alarma

EL VIERNES 13 DE MARZO DE 2020 algunos establecimientos hosteleros y comercios decidieron echar sus cierres en la ciudad de Jaén de forma voluntaria tratando de parar el incremento de contagios y solidarizándose con los enfermos infectados por el coronavirus SARS-CoV-2, que ya se nombraba con familiaridad como Covid-19. Ese día hubo 44 casos en la provincia de Jaén y en España se registraron 7.818 contagios. Difícilmente se imaginaban que aquel gesto solidario y comprometido, antes del anuncio, unas horas después del Estado de Alarma, se convertiría durante todo este año en una rutina, en una losa que ha desdibujado la vida de cada uno de los españoles. Ese mismo viernes se producía la primera víctima en la provincia de Jaén, un vecino de Andújar de 89 años. Era el tercero en Andalucía.

“Comparezco para dar cuenta del Consejo de Ministros extraordinario en el que hemos aprobado el ya anunciado Estado de Alarma y las medidas que este implica para hacer frente al coronavirus, al COVID-19”. Con estas palabras iniciaba el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, pasadas las 15’15 horas de ese viernes, 13 de marzo de 2020, su discurso en todas las televisiones del país anunciando la aplicación del artículo 116.2 de la Constitución: El Estado de Alarma. Era la segunda vez que se declaraba en la Democracia, después de que el sábado 4 de diciembre de 2010, a las 12’30 horas, el segundo Gobierno Zapatero lo hiciera por primera vez en todo el territorio nacional con motivo del cierre del espacio aéreo debido a la huelga de controladores.

Hasta ayer, en la provincia de Jaén se habían registrado 40.767 positivos por PDIA y 886 muertes. El número de hospitalizados ha ascendido a 3.901, de los que 345 tuvieron que pasar por la UCI. El de recuperados es ya de 33.172 en Jaén, según los últimos datos de la Junta de Andalucía. Mientras tanto, en la Comunidad el número de contagios ha alcanzado los 487.222, de los que 8.900 han perdido la vida. En España las cifras de ayer dejaban 3.183.704 contagiados en total y 72.258 fallecidos desde el inicio de la pandemia.

Según los datos del Ministerio de Sanidad, la provincia de Jaén registró su pico más alto de contagios por coronavirus el 23 de octubre de 2020, con 595 casos. El segundo dato más alto llegó tras la Navidad, el 19 de enero ya de este año, cuando los contagiados alcanzaron los 575 casos. Sin embargo, en Andalucía, la mayor incidencia tuvo lugar el 20 de enero con 8.500 casos. Ese mismo día también se alcanzaba la cifra récord hasta el momento en España con 41.576 contagios.

El domingo 15 de marzo las ciudades amanecieron desiertas en una imagen apocalíptica rumbo a una situación mundial inédita, a pesar de que no era la primera pandemia que asolaba el planeta. Y el tsunami del coronavirus arrasó todo lo cotidiano, mientras el aplauso diario a las ocho de la tarde en los balcones de todo el país servía como terapia en un gesto solidario a quienes luchaban día a día por salvar la vida de los contagiados. El presidente del Colegio de Enfermería de Jaén, José Francisco Lendínez Cobo, ofrece una instantánea como resumen de un año aciago para el colectivo de sanitarios: “Morir solo con la mano de una enfermera”. Esa experiencia, revela Lendínez, y el agotamiento psíquico y físico de los 4.500 enfermeros de la provincia ha provocado que cerca del 40 por ciento se encuentre actualmente bajo la medicación contra la ansiedad, el estrés y la depresión. “Ha sido un año catastrófico. Los primeros meses fueron los peores por la falta de materiales de protección y de test para detectar el virus”, recuerda Lendínez, cuyo colegio se vio obligado a contratar con unos laboratorios privados las pruebas PCR para su colectivo. “Somos la profesión con más contagios, alrededor de un 30 por ciento”, explica. De las 4.500 enfermeras de Jaén 1.485 se contagiaron (cuatro defunciones) y el primer sanitario fallecido en Andalucía fue Pedro Carrillo, un enfermero que trabajaba en el hospital Neurotraumatológico de Jaén. Además, la situación del colectivo se ha visto agravada por la falta también de recursos humanos, ya que Jaén tiene la ratio más baja de sanitarios de toda Europa. “Los contratos precarios y temporales, al principio de quince días, han provocado que muchas enfermeras se fueran a otras comunidades”, añade. “Un año después contamos con material suficiente de protección, pero a día de hoy aún no están vacunadas todas las enfermeras”, arguye Lendínez.

El presidente del Colegio de Médicos de Jaén, Gerardo Pérez, destaca la faceta humana y dramática que ha tenido el año. “El homenaje y mi recuerdo tiene que ser para quienes ya no están con nosotros, entre ellos muchos médicos, sanitarios y pacientes. Ese hecho es irremediable y es una atrocidad, porque detrás de cada número hay una terrible desgracia”, lamenta. Desde el punto de vista asistencial, Gerardo Pérez recuerda que la primera ola fue un golpe a la sanidad mundial y cogió a todo el mundo con el paso cambiado. “En los primeros meses hubo que armarse de paciencia y conocimiento. No sabíamos cómo tratar a los pacientes y no teníamos medios de protección. Tras esa primera fase, hemos aprendido y hay que quedarse con lo positivo, que es que ahora sabemos tratar los tiempos de la enfermedad”, añade, a la vez que recuerda que las autoridades sanitarias consiguieron dotar finalmente con material de protección a los sanitarios. Por último, el presidente del Colegio de Médicos habla del cansancio: “Un año después hace mella por las distintas olas y porque, además, tenemos que tratar no solo a pacientes de Covid-19, sino otras enfermedades, que siguen adelante”.

RESIDENCIAS

La mortalidad ha afectado sobre todo a las personas mayores y se ha cebado en las residencias de ancianos. Según el último dato del Ministerio de Sanidad, de los 3.183.704 de contagios en España en este año, se han producido 72.258 defunciones. De ellas, el último dato del Inserso recoge que 29.782 han sido en las residencias. Es decir, el 41’2 por ciento de las muertes por Covid-19 se ha producido allí. En Jaén, fue la segunda ola la que más mortalidad provocó en ellas, y junto con Granada, la provincia fue de las más afectadas de Andalucía y de España, con 121 personas mayores fallecidas entre el 1 de octubre y el 15 de diciembre de 2020, un 33 por ciento de total de esa segunda ola, según la plataforma de familiares afectados por Covid en las residencias de mayores de Jaén, que presentó el 18 de febrero ante la Fiscalía Provincial la primera demanda colectiva en Andalucía por la muertes registradas en centros sociosanitarios de la provincia jiennense.

Ahora la esperanza está puesta en la vacunación, pero los datos no son todo lo halagüeños que se esperaba a la altura de este año. En la provincia de Jaén se han administrado 95.366 dosis y se han completado con la segunda vacuna 30.335 personas, lo que supone apenas un cuatro por ciento de la población totalmente inmunizada. En Andalucía se han administrado 1.096.226 vacunas y se han completado 353.904, una cifra aún muy alejada para alcanzar el 70 por ciento de la población para el verano, que fue el porcentaje que señaló el gobierno al inicio de la campaña de vacunación a finales de diciembre. A nivel nacional se han distribuido 6.655.195 vacunas, de las que se han puesto 5.352.767 dosis y han completado la pauta 1.583.244 españoles. La llegada de nuevas vacunas, como ha sido el caso en los últimos días de la de Janssen, podría acelerar el proceso durante el mes de abril. Mientras tanto, el Gobierno de España ya ha publicado en el BOE las ayudas de 11.000 millones de euros a empresas y autónomos, de los que 7.000 millones se destinarán a ayudas directas, y la ampliación de la moratoria concursal hasta final de año para responder de manera anticipada a posibles problemas de solvencia debido al alargamiento de la crisis, en un ejercicio constante de retorno a lo pretérito.

ERTE

Dos meses después del inicio del Estado de Alarma 97.000 jienenses recibían alguna prestación relacionada con los sistemas de protección al desempleo, según los datos de la Subdelegación del Gobierno de España en Jaén. Hasta ese mes se habían registrado 106.839 expedientes (un 300% más que en mayo de 2019), de los que 62.404 pertenecían a trabajadores inmersos en un Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y de los que a esa fecha el 92% se habían resuelto favorablemente. El resto de documentación se correspondía con prestaciones por desempleo, subsidios del sistema especial agrario, renta agraria, renta activa de inserción y subsidios para mayores de 52 años.  El sistema de protección a través de los ERTE y la campaña de aceituna han servido para que la provincia de Jaén amortigüe su difícil situación laboral hasta final del año pasado. Así, en la última Encuesta de Población Activa, correspondiente al cuarto trimestre de 2020, la campaña oleícola incrementó el empleo en Jaén en 15.500 ocupados respecto al trimestre anterior. De este modo, la tasa de paro se situó en el 22’74 por ciento, tan solo dos puntos y medio más que la del año anterior. En este último periodo de 2020 del año el número de parados descendió en un 16,2 por ciento y se situó en 64.700 personas, lo que significaba una cifra de 9.800 parados más que en 2019. Sin embargo, el cese definitivo de la campaña de aceituna a finales de febrero dejó a la provincia con 4.544 parados más según los datos del Servicio de Empleo Público Estatal, un incremento relativo del 8’80 por ciento, muy por encima del registrado por el resto de provincias andaluzas, que se situó en un uno por ciento, salvo Córdoba, la segunda en subida pero con un 2’15 por ciento. El número total de parados en la provincia ascendió en febrero hasta los 56.194, 4.110 más que en 2019. Jaén volvió a liderar la temporalidad en la contratación con el 98,8%, nueve puntos porcentuales por encima de la media española y tres de la media andaluza.

El turismo también tuvo un comportamiento, dentro de la caída, menos acusado que en el resto de España. Así, según los datos del Sistema de Inteligencia Turística de la provincia de Jaén (SIT-Jaén), creado por la Cátedra de Turismo de Interior de la Universidad de Jaén, durante 2020, en la provincia de Jaén se registró una caída del 53,71% en el número de viajeros y del 49,73% en el número de pernoctaciones, muy por debajo del 77% de caída que sufrió de media el sector turístico en el país.

COMENTARIOS