Actualizado: 18:40 CET
Jueves, 27/02/2020
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Jaén

“Se apuesta por la Catedral de palabra”

El deán de la Catedral, Francisco Juan Martínez Rojas, critica el uso de la Catedral como “arma arrojadiza” y lamenta que en Jaén el “eterno problema es la política”, ejemplificándolo con la retirada de apoyo de Úbeda y Baeza al expediente a Patrimonio de la Humanidad

  • Francisco Juan Martínez Rojas.

El deán de la Catedral  de Jaén y Vicario General de la Diócesis, Francisco Juan Martínez Rojas, defiende el templo catedralicio como un “foco de cultura”, un monumento que encierra patrimonio, que representa a una gran congregación de fieles cristianos y que atrae al turismo, pero sobre el que “todo el mundo apuesta de palabra”.

Así lo confirmó durante los desayunos informativos de VIVA JAÉN en el Parador de la capital, refiriéndose a la falta de apoyo institucional detectado en los últimos años y recientemente con la retirada de apoyo de los ayuntamientos de Úbeda y Baeza a la inclusión de la Catedral de Jaén como extensión de la declaración de los conjuntos monumentales renacentistas de ambas ciudades como Patrimonio de la Humanidad. “Se perdió la oportunidad de incorporar la Catedral con la declaración de Úbeda y Baeza. Ahora y entonces la política es el eterno problema en Jaén. Si no hay un mismo color político no hay acuerdo. La idea de que el modo de hacer arquitectura en Úbeda y Baeza encuentra su máxima expresión en la Catedral de Jaén tenía una lógica”, reconoció Martínez Rojas.

El deán apuntó que dos de las cuatro objeciones aportadas por los expertos de ICOMOS para no incluir a la Catedral en el expediente sustentaban el 'no' que “previamente estaba dado”. Se refirió al sistema contra incendios y a la fidelidad del templo al proyecto del maestro de obra, Andrés de Vandelvira. “Desde el punto de vista de la normativa española la Catedral cumple con los requisitos porque a cada distancia hay un extintor. Es un dispositivo similar al de otras catedrales españolas. Cuando se cierra la Catedral no hay corriente eléctrica, excepto la de las cámaras de vigilancia. Esa apreciación del informe estaba fuera de lugar y sustentaba el no que previamente estaba dado y había que justificarlo”, dijo.

Por otra parte reconoce que “ninguna Catedral del mundo en la antigüedad se construía siguiendo con fidelidad el proyecto del primer maestro de obra” y lamenta que se haya descartado “de un plumazo” el influjo de Vandelvira en el resto del conjunto, limitándose únicamente a la zona sureste. “Hay 16 constantes arquitectónicas, demostradas por Antonio Ortega Suca en su tesis doctoral y  en las bases documentales aparece que cada vez que se contrata a un maestro mayor de obra se hace hincapié en que siga la traza de Andrés de Vandelvira”, dice.

ICOMOS justificó su 'no' a la inclusión porque no quedó demostrada la influencia de la Catedral de Jaén para otras de Latinoamérica. En este sentido, Martínez dijo que “no se ha demostrado desde el punto de vista documental, pero esa influencia existe”, reconociendo que no le han ofrecido el informe de ICOMOS para leerlo y que a veces “parece un convidado de piedra”, aún perteneciendo a la comisión de expertos. “Soy muy pesimista”, reconoce, de cara a la declaración de la Catedral, porque “la candidatura se ha convertido en arma arrojadiza y eso es muestra del cretinismo político”. El deán lamenta que “quien pierde es Jaén”.

Otro ejemplo de un apoyo “sólo de palabra” es que en 2015 se cumplen cuatro años sin invertir en la Catedral las partidas presupuestarias aprobadas, la última de alrededor de 100.000 euros. Todo ello cuando el estado de las cubiertas del templo es “preocupante” y aún falta por reparar el 60% de las mismas.  “Se debía haber hecho una segunda intervención a partir de agosto de  2015 pero no se ha comunicado y no sabemos nada”, lamenta el deán.

El otoño y el próximo invierno son malos para la Catedral, con tejas que se mueven con el viento y filtraciones y goteras por las lluvias. “Si no cobráramos la entrada, la Catedral no podría abrirse”, reconoció el deán, asegurando que parte de la taquilla se invierte en el mantenimiento del templo.

Antes no se cobraba porque no se intervenía como ahora en el templo. “Los ingresos en otros conceptos como lampadarios y colectas han bajado”, dijo. La entrada no se subirá y tampoco se ha retomado la posibilidad de que los jienenses entren gratis a la Catedral, por convenio con el Ayuntamiento. “Se descartó en su momento. La Catedral cumple la normativa de visitas de forma gratuita”, dice.

En cuanto al nivel de afluencia, reconoce que la empresa que gestiona las visitas esperaba 60.000 personas al año, y no se han superado las 42.000. “En Andalucía, la Catedral de Jaén fue la última en cobrar la entrada”, recordó.

El Cabildo no ha recibido propuestas de actuación en el templo semejante a la que realizó la Asociación Cultural Círculo Ánimas, con la retirada y limpieza de hierbas de la fachada principal.

El deán de la Catedral recuerda que el templo realiza “una función cultural que dentro de las posibilidades de la Iglesia es bastante para el panorama de Jaén”. En esta línea, reconoce que “la Catedral ha sido siempre un foco de Cultura”.

Ahora trabajan en la organización de la exposición sobre el artista jienense Sebastián Martínez Domédel (1615 – 1667), que se celebrará en noviembre; y en breve presentarán la restauración de la tabla de la puerta de la caja fuerte del Santo Rostro, que formará parte de la muestra.

Un deán de la Catedral y Vicario General que no se plantea ser obispo

Francisco Juan Martínez Rojas (Vilches, 1961) fue nombrado Vicario General y Moderador de la Curia en junio de 2014 y en el año 2012 fue reelegido como presidente del Cabildo Catedralicio para los próximos cinco años. Martínez Rojas es deán-presidente del Cabildo de la Catedral de Jaén desde 2007.

Fue galardonado con la Medalla de Andalucía, concedida por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía. Es eclesiástico de sólida formación intelectual. Es doctor en Historia de la Iglesia por la Pontificia Universidad Gregoriana, diplomado por la Escuela Vaticana de Diplomática y Archivística y diplomado por el Pontificio Instituto de Arqueología Cristiana de Roma.

Sus profundos conocimientos han servido para divulgar y proteger el rico legado histórico y monumental de la Iglesia en Andalucía, siendo muy activa su participación en la promoción de la Catedral de Jaén.

Esta trayectoria lo han señalado como futuro obispo de una Diócesis andaluza, no la de Jaén, pero él asegura que es una apreciación social por ser Vicario General. “Me podrían proponer a mi por mi responsabilidad como Vicario General, como a los vicarios anteriores”, dice modestamente.

Francisco Juan Martínez Rojas apunta que la persona que sustituya a Ramón del Hoyo López como obispo de la Diócesis de Jaén será un obispo “ya nombrado”, según la experiencia de los últimos años. “La Diócesis de Jaén es entre la quinta y la sexta más extensa de España y requiere un obispo con experiencia de Gobierno, un obispo trabajador”, apunta. Hasta mayo o junio de 2016 no se sabrá nada, pero quien llegue encontrará una Diócesis con “gente buena a la que hay que animar a trabajar”. Martínez dijo que en sus planes no entra convertirse en obispo y que no le gusta hacer programaciones de esa envergadura en su vida. “Vivo el día a día”, termina.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Las jornadas de seguridad abordan el papel de las fuerzas armadas
chevron_right
La primera fase de las termas de Jabalcuz, para el 30 de noviembre