Actualizado: 14:05 CET
Lunes, 09/12/2019

Granada

Lorca, 102 años de un viaje "hacia el bien de la literatura"

Un año después de ese viaje es el propio poeta el que certifica la radicalidad de su decisión motivada por esa experiencia vivida junto a sus compañeros

  • Lorca, 102 años de un viaje "hacia el bien de la literatura".

En otoño de 1916 cinco alumnos de la Universidad de Granada, entre ellos un Federico García Lorca de apenas 18 años y que entonces veía en la música su futuro, emprendieron un viaje de formación de 24 días por Madrid, Castilla y León y Galicia, una experiencia que cambió para siempre la vocación del poeta.

Un año después de ese viaje es el propio poeta el que certifica la radicalidad de su decisión motivada por esa experiencia vivida junto a sus compañeros, en la que Galicia tuvo un papel relevante.

En un texto titulado "Mística en que se trata de Dios", García Lorca fecha y firma de la siguiente manera: "Noche del 15 de octubre de 1917. Federico. 1 año que salí hacia el bien de la literatura".


Así queda recogido en el libro El gran viaje de estudios de García Lorca, narrado en 1916 por su compañero Luis Mariscal y que reúne también las cartas y escritos del entonces músico sobre el viaje, editado por Henrique Alvarellos (Editora Alvarellos).

Los cinco integrantes del viaje son cuatro alumnos andaluces y uno extremeño del primer curso de Teoría de la Literatura y de la Artes de la Universidad de Granada: el propio García Lorca y Luis Mariscal -que escribiría las crónicas que serían publicadas en forma de texto periodístico en veintitrés entregas del Noticiero Granadino- y que se reúnen íntegras por primera vez en el volumen de Alvarellos son los principales referentes.

Además, participaron Ricardo Gómez Ortega, Francisco López Rodríguez 'Paquito' -que narrará con profusión los tres días en Compostela- y Rafael Martínez Ibáñez, todos bajo la batuta del profesor Martín Domínguez Berrueta, que era un ferviente defensor de este tipo de actividades para fomentar el saber y que sostenía que "el arte es la vida".

Será la segunda excursión de este tipo a la que se sume Lorca, ya que previamente en junio de ese mismo año realizó otra por Baeza, Úbeda, Córdoba y Ronda, durante la que visitaron a Antonio Machado, entonces profesor de francés en Baeza en una velada en la que Lorca interpretó varias piezas al piano.

Especial relevancia tuvo en García Lorca su llegada a Galicia, de la que el jueves 25 de octubre se cumplen 102 años.

Una efeméride, por cierto, que celebrarán este año varias ciudades gallegas de las visitadas en 1916 con actividades especiales y que pretenden, junto con el impulso del editor Henrique Alvarellos, y de otras ciudades visitadas en sus posteriores cuatro visitas -tres en 1932- que sea el germen del Día de García Lorca en Galicia.

Su última visita fue en 1935, con motivo de la edición de sus Seis Poemas Galegos, a cargo del editor y alcalde compostelano Ánxel Casal, que acabó fusilado al igual que García Lorca apenas unos meses después, en agosto de 1936.

Estos poemas gallegos constituyen los únicos que García Lorca escribió en otro idioma, al margen del castellano, y revelan su fascinación por Galicia, de la que dejó referencias en toda su obra.

Además, según indica Quique Alvarellos en conversación con Efe, resulta "una barbaridad, pero es así", que estos seis poemas gallegos sean la obra en esta lengua más editada y difundida en gallego en el siglo XX, debido a su inclusión en múltiples ediciones de las obras completas del granadino.

Gracias a los textos de Luis Mariscal se sabe hoy que García Lorca y el grupo pararon en Ourense, donde comieron cerca del Puente Romano, y posteriormente se dirigieron a Redondela (Pontevedra), donde hicieron transbordo hasta la estación de Cornes, en Conxo, en Santiago de Compostela.

En la capital gallega pasaron tres días, uno más en A Coruña y otro y medio en Lugo, desde donde se fueron a León.

Otras paradas de la ruta fueron Madrid, donde visitaron el Museo del Prado, que hasta 1920 se llamó Museo Nacional de Pintura y Escultura, y también El Escorial.

Siguieron después a Ávila, donde García Lorca entre otros lugares amenizó la velada al piano, Medina del Campo, Salamanca, Zamora y Astorga, antes de llegar a Galicia y tras abandonarla se dirigieron a León, Sahagún, Venta de Baños, Burgos, Segovia y Madrid, de nuevo.

Fue Santiago la ciudad que dejó una mayor huella en el alma del poeta. Ya en 1918, en su primer y único libro en prosa, Impresiones y paisajes, el autor dejó escrito un texto de profunda denuncia social en el que evocaba la visita hecha en 1916 al hospicio de Bonaval, en Compostela.

Lorca describe así el ambiente infantil: "Todas las caras son dolorosamente tristes... se diría que tienen sentimientos de muerte cercana (...) Es horrible un hospicio con aires de deshabitado y con esta infancia raquítica y dolorosa. Pone el corazón un inmenso deseo de llorar y un ansia formidable de igualdad".

Antes del viaje iniciático de 1916 García Lorca ya es un admirador de Rosalía de Castro, a quien llega a dedicar la obra "Salutación elegíaca a Rosalía de Castro", pero también de otros autores, como el portugués Luis de Camões, así como de la obra de Eduardo Pondal y de los cancioneros tradicionales.

Sería tras los sucesivos viajes que hizo a Galicia, concentrados casi todos en 1932, invitado por el Comité de Cooperación Intelectual de la República a dar conferencias y con la compañía de teatro La Barraca, cuando entrase en contacto más asiduo con figuras destacadas de la cultura y la literatura gallegas.

Entre ellas, Carlos Maside, que le hizo un retrato, o Blanco Amor, además del músico Bal i Gay, a quien ya conocía de la Residencia de Estudiantes, una relación con Galicia que culminaría con sus seis poemas gallegos en diciembre de 1935.

Precisamente, con el impulso de la campaña para dedicar un día de García Lorca en Galicia, el editor Quique Alvarellos señala que a finales de este año o principios del próximo publicará una edición facsimilar de la obra, que tendrá como apéndice todas las fotos que se conservan del poeta en Galicia. 

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
El tren que une Sevilla con Málaga, Granada y Almería llegará a Osuna
chevron_right
La Audiencia anula un año de investigación de contratos de Alhambra