HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 14:20 CET
Miercoles, 23/10/2019

Expositor

La promesa de la cerveza

Publicado: 03/02/2019 ·
23:49
Actualizado: 03/02/2019 · 23:49

Mientras la nieve mata de frío al menos a 32 niños en un campo de refugiados, en Siria, y la presión del lobby judío en España impide visionar en un modesto...

Mientras la nieve mata de frío al menos a 32 niños en un campo de refugiados, en Siria, y la presión del lobby judío en España impide visionar en un modesto centro parroquial del barrio madrileño de Vallecas, San Carlos de Borromeo, el corto documental ‘Gaza’, premio Goya horas después, una mirada a los ojos de la barbarie donde unos niños palestinos juegan entre los escombros, a la Jaén emocional se le hace el corazón cebada fermentada al confirmar Heineken su intención de volver a fabricar El Alcázar en La Imora, a tutiplén, sin ceñirse al fugaz y rígido corsé navideño de una tirada especial, pensando en verde todo el año, verde oliva, verde rama:  “La nueva botella recupera el color verde original de 1928, el año de su fundación, y, por supuesto, el icónico Castillo de Santa Catalina, emblema de la marca desde su origen”. El anuncio, cuasi patriótico, avanzado por este diario y al que se sumó, entusiástico, vía redes sociales, a continuación, el alcalde Márquez -o simplemente, Cuqui-, constituye, de facto, la principal consecución de un mandato municipal que en menos de cuatro meses expira. ¿Qué más dará si la situación financiera consistorial no aguanta ni un asalto más, y que prolongar esta agonía hasta mayo solo pueda darse gracias a un nuevo balón de oxígeno de la Hacienda estatal, cuando la vida nos regala inesperadamente la oportunidad de morir asidos al botellín de cerveza que preside nuestro imaginario? También el tuyo, reconócelo. Ni Edusi ni Jaén Plaza ni tranvía ni niños muertos que puedan equipararse al chute de autoestima que supondrá la recuperación del popular biscúter en la cotidianeidad jaenera. Definitivamente, en ello es fácil ponerse de acuerdo en esta tierra, derechas e izquierdas, Jaén merece más. Mucha más cerveza. Es una promesa.

La fuerza de un destino esquivo y retorcido, transformado súbitamente en ventura, llevó a gobernar a un partido que no esperaba otra cosa tras el 2D que actos de contrición en la oposición. La lista de delegados se da a conocer mañana. 7, en total, por provincia. Del fraccionado PP jienense sonaron muy probables Agustín Moral para Agricultura y Trinidad Rus en Salud, ambos demoyistas sin envés, en tanto los nombres de bonillistas como Jesús Estrella, Mar Dávila, Juan Morillo y, sobre todo, Maribel Lozano, se intuyen decisivos en la ultimación del equipo pepero de la Junta en Jaén. La viceconsejera Lina respalda a su casi paisana Mar. José Antonio Miranda aún confía en Sevilla. ¿Del socio Cs? Raquel Morales, mando en plaza –Plaza de las Batallas-; Miguel Ángel Garrido –ex UPyD-, Economía y Justicia, y Antonio Sutil o el fichaje de un independiente, proveniente del ámbito universitario, para Educación y Deportes. También se barajó la candidatura de Marián Adán, uno de los dirigentes locales del PP que acompañó a Miguel Moreno en su travesía hacia Cs, convirtiéndose a renglón seguido de su incorporación en una especie de responsable de Implantación en la Jaén rural, allí donde ‘Jaén Adelante’ siempre alardeó de imbricación y tropa. Pero lo cierto es que la mayor parte de los descontentos del PP que se alinearon hace un par de años con Miguel Moreno, o continúan en el PP, o están en la actualidad mucho más cerca de Vox que de Cs. Sea como fuere, el núcleo duro del albertriverismo, Fran Hervias mayormente, mano derecha del líder, el baranda de la red de oficinas, se inclina últimamente más por poner oído a las opiniones de la candidata a la alcaldía de Jaén, María Cantos, en cuanto concierne a la expansión de la marca por estos confines. Las convulsiones internas, sin que se note demasiado, se suceden. No superar al PP en Andalucía escuece internamente. El último precedente, pacto reciente, de Marín con Susana hacía que cualquier elector de derechas fugado del PP viese en Vox una apuesta más segura con su voto para echar al PSOE de la Junta que entregándoselo a fondo perdido a Ciudadanos. El ‘Clan de la Manzanilla’, fundado en Sanlúcar de Barrameda, aprovechando los veraneos de los compadres Matías Alonso y Vicente Castillo, a la sazón gerifaltes de Cs, por los concuñados Juan Marín y Manuel Buzón, que ha dirigido la expansión de la formación liberal por Andalucía durante los últimos cuatro años, parece condenado a reinventarse o disolverse. Cuentan que Manuel Buzón, secretario de Organización en la región, segunda máxima autoridad territorial, por tanto, tiene los días contados en el cargo. Por lo pronto, la pasada semana, su homólogo en Jaén, Ray Prieto, aduciendo motivos profesionales, cedía el testigo a Sebastián Sola, cercano a María Cantos. Tanta supeditación naranja, de nuevo, a la capital, por más que se añoren los biscúter El Alcázar, molesta al resto de la desperdigada estructura territorial.                                                   

COMENTARIOS

Autor en Andalucia Información

Manuel Expósito

Profesional del periodismo desde hace más de 30 años. Director general de Gestión de Medios Jiennenses

Expositor

El blog Expositor se centra en la crónica política de la semana centrada en Jaén y su provincia

VISITAR BLOG
Publicado: 03/02/2019 ·
23:49
Actualizado: 03/02/2019 · 23:49
chevron_left
Inasequibles al desaliento
chevron_right
El crisol de la nueva España