Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Miércoles 23/06/2021

España

La ue mejora las garantías de los consumidores

Publicidad Ai Publicidad Ai
Fomentar la competitividad de las aerolíneas y mejorar el servicio que prestan a los consumidores es el principal argumento de la Unión Europea a la hora de restringir los usos de estas compañías cuando venden sus billetes.
Hasta ahora, muy pocas incluían en el precio que ofertaban todos los costes adicionales que se sumaban al final de la operación de compra de un billete.

Los estudios han demostrado que incluso se triplicaba el precio ofertado cuando se concluía la transacción por la
enorme cantidad de extras no advertidos que se incluían.


Desde ahora quedará prohibido extraer del precio anunciado las tasas aeroportuarias y los recargos por combustible. Es decir, que la Comisión Europea ha querido zanjar los abusos y mantener por norma el principio de que el precio publicitado debe ser el realmente pagado al final del proceso de reserva por parte del pasajero. Otra de las condiciones que contempla el nuevo reglamento europeo es que toda discriminación tarifaria entre los viajeros, en base a su lugar de residencia o nacionalidad, queda totalmente prohibida. Así, un billete para una determinada plaza de un determinado vuelo deberá costar lo mismo independientemente del Estado miembro desde el que se adquiera. Todas estas medidas, y algunas más incluidas en la nueva normativa, no sólo servirán para mejorar la competitividad. ¿Subirán los precios? A lo mejor en un principio, pero lo más importante es que se espera que a la larga el nuevo sistema sea más claro y, por tanto, comparar los precios de las compañías para un mismo vuelo será mucho más sencillo. De esta forma, quedará expuesta la calidad y el servicio que presta cada una en función del precio final. Hay que señalar que España fue de los primeros países que adoptó medidas semejantes con las aerolíneas. Tanto es así que desde hace tiempo está prohibido anunciar vuelos a un precio que no sea el final si no se hace referencia explícita a los cargos extra posteriores. Por desgracia, las aerolíneas han sabido adaptarse a las normas que pretenden garantizar un mejor servicio a los pasajeros. Se cobra por pagar con tarjeta de crédito y se incluye por defecto un seguro de viaje. Ahora saldrán nuevas tácticas para engañar a sus clientes y la ley quedará desfasada de nuevo.

COMENTARIOS