HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 18:09 CET
Viernes, 25/05/2018

En román paladino

Alguien cantó

Todos están cantando cuando han perdido el amor de la dirección del PP y arrepentidos de no haber hablado cuando debieron

Cantó Ricardo Costa, ex secretario general del Partido Popular de Valencia y ex diputado en las Cortes Valencianas,…-.”Es cierto que el PP se financió con dinero negro…”- . Granados, Consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid y secretario general del PP de la comunidad de Madrid,  también quiso cantar. “ha habido una campaña paralela de refuerzo a la campaña de Esperanza Aguirre a la Comunidad de Madrid”. Bárcenas cantó en su momento – entregó sus famosos y jugosos papeles para defenderse- pero ahora ya no canta por algún tipo de pacto oscuro con su antiguo partido. Correa, el jefe de Gürtel, dijo lo mismo:  “El PP nos dijo que si queríamos cobrar teníamos que facturar a empresarios”.

El Bel canto continuará a medida que sirva de protección para los ahora encausados. Empezó  la opereta el constructor David Marjaliza,  que tiene protección desde que recibió  mensajes del tipo "a ver cómo callamos a este hijo de puta que va a meternos a todos en la cárcel" y "habrá que mandarle un mensajito con su hijo, que es lo único que le importa". Todo muy educado y lejos de comportamientos mafiosos como puede verse.  Miedo da a dónde están llegando los aledaños de la política de la derecha en nuestro país. Les une a Bárcenas y a Granados el país helvético, ambos tienen decenas de millones de euros de comisiones en Suiza.

Matt Monro, conocido cantante inglés, cantante de los cantantes, según su hija y el Sinatra inglés, según sus forofos, se hizo famoso en España  con un tema: “Alguien cantó”.

“Quizás no supe hablar cuando debí / hay algo en tu mirar que nunca vi,…/ mas cuando quise hablar alguien cantó……/Cuando perdí tu amor, alguén cantó”.

Todos están cantando cuando han perdido el amor de la dirección del PP y arrepentidos de no haber hablado cuando debieron, cuando se produjeron los hechos,  y no fueron a la fiscalía o al juez porque ellos se estaban enriqueciendo también.  Naturalmente están colaborando ahora con la justicia,  con la esperanza de descargarse de toda o de una parte de sus presuntas penas.

No son casos aislados. Era un sistema de financiación ilegal, de mordidas institucionalmente establecidas, que no implica a todos los afiliados del PP pero sí a la totalidad de su cúpula dirigente –hayan cobrado o no-. Se llama responsabilidad política.

COMENTARIOS