Actualizado: 01:23 CET
Viernes, 30/10/2020

El Puerto

Restaurada la Fuente de las Galeras Reales que recupera su imagen original

Con una inversión de 27.751 euros, la Fuente de Las Galeras recupera su imagen, devolviendo a El Puerto y a los portuenses parte de sus raíces e historia

  • Fuente de Las Galeras Reales.

El alcalde de El Puerto, Germán Beardo, acompañado de los tenientes de alcalde de Medio Ambiente y Patrimonio Histórico, Millán Alegre y David Calleja respectivamente, ha inaugurado esta mañana la restauración de la Fuente de Las Galeras efectuada por APEMSA, que pone en valor este importante monumento del patrimonio histórico de la ciudad, cargado de historia.

Cabe destacar que la Fuente de Las Galeras Reales, emblema de Apemsa desde hace más de 30 años, se sitúa en la Plaza que lleva el mismo nombre y data del año 1735, dando abastecimiento a la ciudad hasta mitad del siglo XX. El alcalde de El Puerto ha agradecido a Apemsa la apuesta por el patrimonio histórico, dentro del compromiso del del equipo de Gobierno por recuperar nuestras señas de identidad. Germán Beardo también ha explicado que la Fuente de Las Galeras se convierte así en el epicentro del Paseo Fluvial de El Puerto de Santa María, que comenzará a mirar al Guadalete como una ciudad amable que pone en valor ambas márgenes del río.

A la inauguración también ha acudido el director gerente de la empresa municipal Aguas de El Puerto, Manuel Ferraz, el jefe del Departamento de Redes y Abastecimiento, José Manuel Gallardo, el arqueólogo José Manuel Lojo, el arquitecto Manuel Fernández Prada, director facultativo de la obra, y distintos representantes de Di2 Portuense S.L., que es la empresa que ha ejecutado la obra.

Con una inversión de 27.751 euros, la Fuente de Las Galeras recupera su imagen, devolviendo a El Puerto y a los portuenses parte de sus raíces e historia.

 Los trabajos de esta segunda fase de restauración han sido ejecutados, una vez se ha contado con las autorizaciones pertinentes por parte del ayuntamiento y la Junta de Andalucía, a por la empresa DI2 Portuense.

Cabe destacar que la segunda fase del proyecto ha consistido fundamentalmente en devolver la fuente a su estado original en piedra, retirando el mortero y la pintura de color blanco que lucía hasta el momento. 

Lo más significativo de dicha fuente es el remate en piedra a modo de cornisa donde se enmarca una especie de dosel pétreo cuyo motivo central, el escudo real, está flanqueado por dos leones rampantes envueltos por una decoración formada a base de roleos. Rematan dicha fuente cuatro jarrones esquineros y la corona real.

Precisamente, se ha repuesto uno de los pináculos superiores del escudo que había desaparecido y una pequeña cruz sobre la corona, que faltaba. Además, se han retirado los azulejos de color azul y blanco de las dos cúpulas superiores, que también era un añadido posterior y se ha revestido con ladrillo tosco, como originariamente. Otra mejora ha sido la retirada de la actual puerta de hierro del lateral derecho y su sustitución por una puerta de madera de iroko.

Una vez se ha retirado la pintura blanca exterior, han quedado al descubierto varias regolas sobre los sillares originales y que llegan hasta los grifos. Este desperfecto, con el que no se contaba, ha obligado a tener que reparar los sillares dañados. Además, se han encontrado restos de otros colores con los que estuvo pintada la fuente, como burdeos, tono del que hay constancia histórica, o restos de productos negro y ocre que se utilizaron como imprimación interior para proteger la piedra.

En mayo de 2019, Aguas del Puerto encargó al arqueólogo Don José Manuel Lojo Galán, en colaboración con el restaurador municipal, Don Juan José Delgado Aguilera, los pasos necesarios para la Restauración de la Fuente de Las Galeras Reales sita en la Plaza de las Galeras Reales en el Casco Histórico de El Puerto de Santa María. Su finalidad era poner en valor este importante monumento de El Puerto de Santa María.

De esta manera, el año pasado se acometió la primera fase de estos trabajos, que consistió en su limpieza con un producto fungicida y herbicida especial para eliminar vegetación y microorganismos y la limpieza de la suciedad acumulada con el paso de los años de forma manual y mecánica con agua a presión, cepillos y jabón neutro. También se pulieron y limpiaron los 6 grifos de cobre y se dio una imprimación con un consolidante hidrófugo para proteger al monumento de agentes externos, además de reponer losas y escalones que estaban deteriorados.

En esta segunda fase, se han contratado los servicios del arquitecto Manuel María Fernández-Prada Navarro que ha redactado el proyecto de restauración y se ha encargado de la Dirección de Obras. La obra ha supuesto tres meses de duro trabajo, la mayor parte manual. También se han hallado dos hornacinas en la parte interior de la fuente, donde posiblemente se alojaran imágenes de santos.

La Ciudad desde 1588 se abastecía de agua potable procedente de los manantiales de la Piedad, situados a 5 km de la población en plena Sierra de San Cristóbal. Debido al deterioro de las tuberías, en el siglo XVIII, bajo el reinado de Felipe V, se inició la denominada “Obra de la Fuente” conocida como la mayor obra pública realizada en El Puerto de Santa María hasta el momento, de la que la Fuente de las Galeras Reales es su máximo exponente.


Historia de la Fuente de Las Galeras Reales

La Muy Leal y Muy Noble Ciudad del Gran Puerto de Santa María, como ciudad costera, tenía históricamente escasez de agua y, con el aumento de la población en el siglo XVII, fue un tema acuciante conseguir un punto de abastecimiento de agua, que hasta entonces solo era a base de pozos. Se realizó una primera obra para traer el agua desde los Pozos de la Piedad, que data del siglo XVII, pero tras un siglo sin mantenimiento, estaba totalmente deteriorada, rota en varios puntos y muchos ramales cegados. La principal fuente "la fuente vieja" estaba en el denominado Olivar de la Victoria, lo que obligaba a los ciudadanos a recorrer un gran camino para abastecerse de agua.

Por esta razón, en el siglo XVIII el Duque de Medinaceli y el Capitán General de las Costas del Mar Océano, Don Tomás de Idiáquez, toman cartas en el asunto, principalmente con objeto de abastecer a las tropas y ciudadanos, pero, sobre todo, para suministrar agua potable a las galeras reales. Por esta razón, se decidió hacer un acueducto subterráneo desde los manantiales de la Piedad, en la zona de Sidueña, situados a 5 Km, en plena Sierra de San Cristóbal. El Puerto en el siglo XVIII tenía unos 2.000 vecinos. Para sufragar los costes de "la obra de la fuente”, se pidieron préstamos a particulares y a la Iglesia y se impuso un impuesto a los portuenses sobre el vino y la carne. Costó 1.824.425 reales -unos cinco millones y medio de euros- un gasto desproporcionado para la época.

Se instalaron 4 fuentes principales: la del campo de la Victoria, que ya existía y se remodeló; la principal de las Galeras, desde la que se abastecía a los barcos y vecinos, y dos situadas en la calle Larga. Quedó desabastecido el barrio alto por la imposibilidad de hacer subir el agua por gravedad a este punto.

Cuando se inauguró la fuente de las Galeras, los grifos manaban sin cesar y rebosaban, por lo que la zona estaba siempre enfangada y la gente que vivía cerca y los comerciantes protestaron a las autoridades.  Por esta razón se pusieron grifos que cortaban el agua

El agua era gratuita para los ciudadanos que se abastecían desde las fuentes públicas; pero no para los barcos, que obviamente debían abonar una cuota por las aguadas. Durante años, la Ciudad de Cádiz se abasteció de agua potable mediante buques cisterna que cargaban en la fuente de Las Galeras.

La fuente de las Galeras tenía 6 caños en la parte principal, que conserva y otros grifos en la parte posterior mirando al río para poder cargar directamente los barcos. Parece que durante esta restauración se ha descubierto una oquedad compatible donde pudieran estar alojados los grifos hacia el río.

Los ciudadanos más pudientes pudieron tener agua en sus casas, previo pago, y así se evitaban ir a las fuentes públicas a por ella. Los hospitales y monasterios también tuvieron este servicio. 

Había una fuente gemela a Las Galeras a pocos metros de la primera, dentro del  Vergel del Conde O'Reilly (el actual Parque Calderón), que fue derruida sin saber por orden de quien ni en qué fecha. Hay fotos antiguas que así lo atestiguan.
Fuente de algunos datos: Abastecimiento de agua en El Puerto de Santa María del siglo XVIII "La obra de fuente" de Jesús Manuel González Beltrán.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
El circo Las Vegas vuelve a El Puerto con todas las garantías de seguridad
chevron_right
Airbus ya negocia con sus empleados en España para reducir la plantilla