HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 18:16 CET
Miercoles, 16/10/2019

El jardín de Bomarzo

Fotograma de un instante

Publicado: 11/01/2019 ·
13:37
Actualizado: 11/01/2019 · 13:37

Vamos de estupidez en estupidez y, lo peor, es que se está instalando en la vida diaria y empezamos a tratarla, a valorarla, como algo natural

  • El jardín de Bomarzo.

Es probable que esta época en unos años sea estudiada en clases de psicología y comportamiento social por cómo fuimos capaces de juntar en tan corto espacio de tiempo y metros a tanto idiota que, en condiciones normales, serían secundarios en un ejército de anónimos y que ahora, en cambio, son personajes públicos. Vamos de estupidez en estupidez y, lo peor, es que se está instalando en la vida diaria y empezamos a tratarla, a valorarla, como algo natural y no como lo que es. Argumentamos la idiotez. Y eso es muy preocupante porque cuando uno no se da cuenta que lo que escucha es una estupidez, ¿en qué te va convirtiendo eso poco a poco? Hay, por tanto, que cuidarse mucho ante la imbecilidad predominante del momento, pensar las cosas y activar la alarma cuando aquello que escuchas es una sublime, sonora, soberbia tontería. Dos ejemplos en los extremos que vienen a ser como el fotograma de este instante.

En el extremo derecho, Vox, que es un partido político que ha logrado el respaldo, lícito, de casi 400 mil andaluces, se carga de golpe y plumazo el Día de Andalucía para conmemorar el dos de enero la culminación de la reconquista. Es una gran tontería, al extremo de casi lo insuperable... Porque las demás memeces propuestas inicialmente por este partido para la investidura del presidente de la Junta pueden ser más o menos discutibles, con algunas se puede estar de acuerdo, otras tienen una falta de sensibilidad brutal hacia colectivos desprotegidos, en su conjunto vienen a demostrar lo que representa un partido político como este; en definitiva, están dentro de su extremo código genético. Pero conmemorar la reconquista es una imbecilidad importante, entre otras razones porque en el mismo documento plantean una Ley para la protección de la cultura popular y las tradiciones andaluzas, como el flamenco o la artesanía, que son hoy lo que son gracias al mestizaje rico y poderoso que ha hecho de esta tierra lo que es. El embrujo, el quejío, las tradiciones o las muchas sombras de edificios históricos que a diario pisan el suelo andaluz de procedencia árabe no merecen tamaña estupidez. 

En el otro, extremo izquierdo, dice el líder único de Podemos Pablo Iglesias en una entrevista pública: "Los hombres feministas follan mejor". ¿Eh? Te detienes preocupado ante semejante afirmación porque el asunto es serio, no le restemos importancia. Uno pensando toda la vida que llegando al sublime momento del balanceo fogoso saca cierta nota y llega Pablo y te coloca en el furgón de cola porque uno feminista no es, tampoco machista, es sencillamente lo que viene entendiéndose como hombre normalito que hace lo que le dejan. Claro que, un segundo después, piensas que quizás las mujeres no estén del todo de acuerdo con Pablo, al menos parte de ellas; de hecho algunas, incluso, suspiran ante la imagen del camionero con el ancla tatuada y ese feminista no es. Lo realmente estúpido, muy estúpido, culminas, es otorgar nota al sublime acto en función de ideales políticos y, dicho sea de paso, Pablo, tú precisamente no tienes pinta de parecerte en nada a Rocco Siffredi, machote mío.

La Junta. El inicio de año arranca con el acuerdo previsto entre PP y Ciudadanos con el apoyo de investidura de Vox para desalojar al PSOE del gobierno tras 36 años. Durante estos días algunos soñaban que la excentricidades de VOX dieran al traste con el acuerdo y que esto abocara a la repetición de las elecciones, pero desde un principio estaba muy claro que las tres formaciones negociadoras sabían el final desde la misma noche del 2D y solo debían despejar el camino.

La noche del pasado jueves se produjo la llamada institucional del aún viceconsejero en funciones Jiménez Barrios al que ocupará su puesto desde esta semana, Juan Marín, para ofrecerle un relevo institucional acorde a la relación de amistad que han mantenido durante los años de acuerdo entre PSOE y Cs, algo de agradecer por cuanto una cosa no quita la otra. Postura diametralmente opuesta a la de la presidente Díaz, que desde que se reuniera a almorzar en San Telmo a finales de septiembre no ha vuelto a cruzar palabra, ni mirada, con el líder de Cs, ni tan siquiera por Navidad. Como tampoco ha habido palabra alguna de relevo entre el presidente del Parlamento saliente y la nueva, lo cual es de malos perdedores.

Como lo es el hecho de que el PSOE no haya querido ni plantearse la posibilidad de evitar que VOX participara en el nuevo gobierno no presentando candidata a la presidencia de la Junta, como de hecho hará finalmente, y absteniéndose ante la posible candidatura de Cs tal y como estos hicieran hace tres años para propiciar un gobierno en solitario entonces del PSOE. De este modo, al PP no le hubiera quedado otra opción que apoyar de presidente a Marín, VOX se hubiese quedado aislado y los votos del PSOE serían esenciales para sacar asuntos esta legislatura. Pero esa posibilidad no se ha planteado, ante lo cual resulta llamativo que ahora se escandalicen y censuren la participación de VOX habiendo tenido en su mano la manera evitarlo. Si el PSOE ha actuado así ha sido por puro tacticismo político y porque le interesa más el escenario actual que el otro, alentando el miedo a la derecha y usando medios afines para ello.

Al margen, Cs cogerá consejerías que le permitirán crecer en estructura. Por eso, el lucimiento de turismo, con extenso presupuesto, relaciones con los municipios, igualdad, educación y empleo más la vicepresidencia del gobierno en competencias como regeneración democrática le permitirá engordar su parte orgánica ante las inminentes muncipales. El PP logra la presidencia y hacienda, dos grandes áreas, y sobre todo su presidente, Juanma Moreno, salva un match ball en su contra y lo hace tras obtener el peor resultado de su formación en unas elecciones andaluzas. A su derecha sentará a Elías Bendodo, hombre fuerte del gobierno, presidente de la Diputación de Málaga que apoyó a Sáenz de Santamaría en su disputa con Casado y que, habilidoso como es, ha sabido reencontrar hueco toda vez que perdió su batalla en Málaga con un Paco de la Torre al que quiso sustituir y no pudo en la alcaldía. Duro empeño afrontar una institución creada, hecha, moldeada y alimentada durante casi tres décadas por un partido como el PSOE que ahora pasa a la oposición en la idea de hacerla sonora, estrepitosa y dura gracias a tener conocimiento, experiencia y todo un ejército infiltrado en el enemigo. Pero Susana Díaz tampoco lo va a tener fácil, en absoluto. En Madrid cuentan las horas con impaciencia para comenzar la batalla a muerte contra ella y es tal la animadversión que casi no se aguantan las ganas. Habrá que ver cuando eso pase cuántos son fieles y cómo se sostiene el poder que durante estos años ha ejercido de manera implacable una presidente a la que muchos, esta es la verdad, esperan para ajustarle cuentas. 

Tiempos difíciles para este año que arranca. Ente las idioteces de unos y los cambios de otros parece que, eso sí, vamos a estar muy entretenidos.

COMENTARIOS

Autor en Andalucia Información

Bomarzo

Bomarzo y sus míticos monstruos de la famosa ruta italiana de Viterbo en versión andaluza

El jardín de Bomarzo

Todos están invitados a visitar el jardín de Bomarzo. Ningún lugar mejor para saber lo que se cuece en la política andaluza

VISITAR BLOG
Publicado: 11/01/2019 ·
13:37
Actualizado: 11/01/2019 · 13:37
chevron_left
Mis queridos Reyes
chevron_right
La luna del lobo