HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 18:13 CET
Jueves, 19/04/2018

El Dedo

El artículo nº 2

La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado

España se constituye en un estado social y democrático de Derecho que propugna, como valores superiores de su ordenamiento jurídico, la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.
La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.

La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria. Ahora hace 39 años que los españoles nos dimos esta Constitución, los mismos años que tuvimos de dictadura y que todos debemos olvidar en aras de una mejor convivencia y en beneficio de las libertades que no pudimos desarrollar.

No obstante, hay quien se empeña en no cumplir el artículo número 2, en el que bien claramente se recoge que la Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la nación española, patria común e indivisible de todos los españoles.

Como quiera que algunos han tratado de quebrantar dicho artículo, se han encontrado con la Justicia que ha aplicado la ley desbaratando unos propósitos deleznables que llevaban a la fractura de España y sus consecuencias no se hicieron esperar, dando con los huesos de unos en la cárcel y los otros fuera del territorio nacional con una euro orden de detención y extradición.

Bélgica, el país al que estos prófugos de la justicia española se marcharon con nocturnidad y alevosía, no les acogió como ellos esperaban y además, se encuentran ahora con un problema añadido y es que el Tribunal Supremo ha anulado la euro orden, con lo cual no les queda otro camino que volver a España, donde serían detenidos y encarcelados en espera de juicio o errar por distintos países del mundo, lejos del pueblo catalán.

Ahora me pregunto si Puigdemont y los cuatro ex conseller escapados de la justicia española tendrán los bemoles suficientes para volver a España y enfrentarse a un problema que nunca debieron plantear. Antes del 21 de diciembre tendremos la respuesta.

Estos sinvergüenzas no tienen cabida en nuestra patria.

COMENTARIOS