Actualizado: 11:20 CET
Lunes, 11/11/2019

Editorial Sevilla

Turistas en la Universidad

La Hispalense no cierra sus puertas a los turistas y valora su interés, pero regulará sus visitas para que no interfieran en la labor académica

El rector de la  Hispalense no ha tenido más remedio que reaccionar ante la invasión turística de la antigua Fábrica de Tabacos, hasta el punto de que los visitantes se cuelan sin control alguno en aulas, despachos y cualquier estancia en su afán por  conocer y fotografiar un monumento que además de su propia importancia patrimonial tiene el atractivo de su vinculación al mito literario y musical de Carmen. Esa invasión, visible para cualquier sevillano que pase por la calle San Fernando, impide el normal desarrollo de las actividades docentes e investigadoras y necesita ser regulada, al modo de otras universidades extranjeras como la Jagelónica de Cracovia con su Collegium Maius, cuyo programa de visitas culturales y turísticas, de pago y con vigilante para las zonas más sensibles y gratuito para los espacios abiertos, nos parece un buen modelo para la sevillana.

A partir de ahora, las visitas turísticas individuales deberán atenerse a un itinerario marcado por la institución docente, y las de grupo, aparte de con autorización previa, deberán realizarse bajo la dirección de un guía turístico profesional en los días y horas establecidos y siempre supeditadas a la actividad universitaria. La Universidad Hispalense no cierra sus puertas a los turistas. Al contrario, valora su interés por conocer su valioso patrimonio, pero es lógico que vele por una “respetuosa convivencia” entre los visitantes y la labor académica. 

COMENTARIOS

chevron_left
Todos, menos Urbanismo
chevron_right
El mantra del PGOU