Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Miércoles 30/11/2022  

Deportes

El Atlético, contra la inquietud

La última derrota contra el Bayer Leverkusen avisó al Atlético de Madrid, ni tan favorito ni tan dominador de su grupo

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Atlético.

La última derrota contra el Bayer Leverkusen avisó al Atlético de Madrid, ni tan favorito ni tan dominador de su grupo como se esperaba con dos jornadas disputadas, antes de dirigirse hacia el estadio Jan Breydel para competir contra el Brujas, el líder impecable del grupo B, contra su goleador Ferran Jutglá y contra la inquietud constante en la que se mueve en los últimos cursos por la primera fase de la Liga de Campeones, exigido hasta la jornada final para lograr la clasificación.

En 2021-22 fue en Oporto, en Do Dragao, con la obligación de ganar al conjunto portugués, tal y como hizo; en 2020-21 fue en Salzburgo, cuando se impuso por 0-2; en 2019-20 en el Metropolitano contra el Lokomotiv Moscú, al que venció por 2-0; y en 2018-19, aunque entonces ya clasificado sólo se jugaba la primera posición de su cuarteto (fue segundo con un 0-0) en Brujas, a donde regresa en un partido con una apariencia también determinante, aunque nada más sea la tercera cita.

Quedará mucho aún -tres jornadas- más allá de la confrontación de este martes, pero la forma con la que se ha rebelado el Brujas contra los pronósticos en las primeras dos citas de la competición, con sendos triunfos ante el Bayer Leverkusen (1-0) y, sobre todo, el Oporto con un potente 0-4, y los seis puntos con los que lidera la clasificación por los tres del Atlético multiplican las obligaciones del grupo de Diego Simeone no sólo para ser primero.

En esas circunstancias, la derrota sería un peso difícil de sobrellevar para el segundo tramo del grupo, porque habría una diferencia tan sustancial -seis puntos a falta de nueve por jugar- que transformarían la primera posición -incluso la clasificación, dependiendo del resultado del duelo entre Bayer Leverkusen y Oporto en Portugal- en un asunto complejo cuyo margen para el error sería mínimo, con la presión y el vértigo que provoca siempre.

No así el empate -tres puntos de distancia con el duelo pendiente entre los dos la siguiente semana en el Metropolitano-, sin ser un buen resultado, y ni mucho menos la victoria, el único marcador válido en cualquier partido para la exigencia propia y ajena a la que está sometido ya el Atlético, entre el declive de sus números en sus últimos compromisos en la Liga de Campeones: sólo ha ganado nueve de sus últimos 26 duelos en esa competición, con seis empates y once derrotas, cuatro de ellas en sus ocho salidas más recientes en el torneo.

También tiene que comprobar cuál es la dimensión de una reacción en Sevilla. El pasado sábado, en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán, ganó 0-2, recuperó su fortaleza defensiva con la vuelta de Stefan Savic y José María Giménez a la línea de atrás, dispuso de una cantidad inusual de ocasiones e impuso su superioridad, pero contra un rival depresivo, con lo que queda la duda de si fue más cuestión de la mejoría propia o de los problemas ajenos. Brujas verificará la realidad.

Pendiente de Nahuel Molina, con un calambre que lo apartó del tramo final contra el Sevilla, dentro de la convocatoria de Simeone y previsiblemente en el once, y con el regreso a la citación y al banquillo de Rodrigo de Paul, Thomas Lemar y Mario Hermoso, no se prevén apenas variaciones en la alineación que convenció contra el Sevilla, si acaso nada más surgen las incógnitas de Álvaro Morata, titular, goleador el sábado y más probable, o Joao Félix, suplente en el último duelo, en el ataque; la continuidad de Matheus Cunha por la izquierda o la vuelta de Yannick Carrasco y la posible entrada de Ángel Correa para la banda derecha si Llorente se traslada otra vez al lateral, en el caso de que Molina no esté al cien por cien.

Son las dudas de una alineación que empezará con Jan Oblak en la portería; reafirmará a Stefan Savic y José María Giménez como los centrales del once tipo de Diego Simeone, junto a Reinildo Mandava como lateral izquierdo y Molina, si está en condiciones, a la derecha; y mantendrá a Axel Witsel, Koke Resurrección y Saúl Ñíguez probablemente en el centro del campo, al igual que a Marcos Llorente, salvo que alguno de ellos no se haya repuesto del todo del esfuerzo del pasado sábado en el triunfo contra el Sevilla.

Enfrente, el Brujas, líder en solitario del Grupo B de Liga de Campeones, llega tras una victoria ante el Malinas por 3-0 que mantiene a los flamencos en tercera posición del campeonato liguero, a cinco puntos del Amberes, líder.

El vigente campeón de la liga belga empezó sufriendo contra el duodécimo clasificado hasta que el español Ferrán Jutglà, de 23 años, revolucionó el partido poco antes del descanso.

El ex del Barcelona fue una vez más la sensación del encuentro, como ha venido ocurriendo en un inicio de temporada en el que Jutglà acumula 6 goles y 9 asistencias en liga, a los que suma otro tanto en "Champions" para abrir el marcador ante el Oporto (0-4) y coronarse como mejor jugador de ese partido.

El equipo belga que dirige Carl Hoefkens desde el banquillo y que lidera Hans Vanaken en el centro del campo, imbatido en Europa, sólo ha sufrido una derrota en los últimos cinco encuentros en liga, un contundente 3-0 contra el Standard de Lieja, única mácula en un inicio de curso sobresaliente.

- Alineaciones probables:

Brujas: Mignolet; Odoi, Sylla, Mechele, Sobol; Vanaken, Nwadike; Nielsen; Sowah, Ferrán Jutglà y Olsen.

Atlético de Madrid: Oblak; Molina o Llorente, Savic, Giménez, Reinildo; Koke, Witsel, Saúl; Llorente o Correa, Morata, Cunha o Carrasco.

Árbitro: István Kovács (Rumanía).

Estadio: Jan Breydel.

Hora: 21.00. 

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN