Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Miércoles 04/08/2021

De ciudad.es

Pasarelas azules

Málaga, además de su ombligo que es calle Larios, es la Costa. Y toda la costa solo son 160 km de playas, casas y pasarelas azules

Publicado: 21/02/2019 ·
15:13
· Actualizado: 21/02/2019 · 15:14
Autor

Ángel Pérez Mora

Escuela de Arquitectura de Málaga. Autor del proyecto de Rehabilitación del Palacio de la Aduana y Plan Especial de Baños del Carmen

De ciudad.es

"Pensar la ciudad es reflexionar sobre nosotros, sobre lo que somos. La ciudad es el mejor invento del hombre para el hombre"

VISITAR BLOG

A lo largo de la carretera de la costa, las vemos y parecen saludarnos a nuestro paso. Entre la indiferencia y el temor las miramos, pues a veces en ellas se esconden esos radares que multan por la espalda como las cámaras de la ciudad vigilada de MinorityReport. Estamos acostumbrados a verlas pasar por encima nuestro y casi siemprevacías. Cuando al parecer son imprescindibles para que media costa del sol pueda ir a la playa con sus bañadores y sus cosas.

Málaga, además de su ombligo que es calle Larios, es la Costa. Y toda la costa solo son 160 km de playas, casas y pasarelas azules. Miles de casas, unas horteras, otras maravillosas y la mayor parte sencillas donde viven ya un millón de personas. Y muchas casas, aun por hacer, para otro millón que quiere venir desde todas partes de Europa.

A veces, conduciendo, intento imaginar qué pasaría si al conducir por la antigua carretera CN-340 solo viésemos algo de cielo cada media hora. Y pienso que no estaría mal que toda la carretera que discurre entre Málaga y Manilva estuviese cubierta o soterrada como dicen ahora.

No hay más remedio que trazar una verdadera autopista a 20 o 30 kilómetros de la costa. ¿Qué hay altas montañas? Desde hace 60 años, la autopista mirador del sur de Francia, discurre a buena altura y salva la Costa Azul de los coches, camino de Italia. También podemos disfrutar del mar desde muy arriba, sin ir muy lejos; si decidimos seguir la costa, a través de las montañas de Granada, camino de Almería.

Eso que entre todos llamamos “la Costa” es ya nuestra Gran Ciudad y debe empezar a pensarse como tal. Lo que ahora une y divide poblaciones y urbanizaciones no es otra cosa que una carretera  que en el 92, pasó en un verano, de cuatro carriles con semáforos a autovía con mil entradas y salidas.La costa será ciudad de verdad cuando en lugar de su terrorífica autovía tenga una gran avenida sin pasarelas azules.

Todos los años, vendedores de vacaciones, venden a medio mundo playa a la que muchos solo podrán llegar desde una pasarela azul. Verano a verano, el noruego y el de Torrelodones, con sus colchones hinchables, tienen su primer encuentro con el mar un tanto triste,  bajo y el sol y sin los pies en la tierra, a 5 metros de alto, suspendidos sobre una ráfaga de coches.

Hombres libres de Europa nos frecuentan cada año. Muchos se van para volver y si pueden para trabajar dese aquí.  Cuando camino de Marbella, no podamos ver el sol desde los techos solares de nuestros monovolúmenes, la Ciudad-Costa estará más cerca. Cuando el suelo se trague la carretera, la tierra llegará de verdad hasta el mar y la Costa de Málaga alcanzará el cielo.

COMENTARIOS