El tiempo en: Andalucía
Martes 24/11/2020

Curioso Empedernido

El cajón de las bellas palabras

Necesitaba palabras para comunicarme, para escribir historias, construir poemas, fabricar relatos e inventar fabulas

Publicado: 19/11/2020 ·
13:53
· Actualizado: 19/11/2020 · 13:53
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Juan Antonio Palacios.
Autor

Juan Antonio Palacios

Juan Antonio Palacios es observador de la conducta humana, analista de la realidad y creador de personajes literarios

Curioso Empedernido

Curioso empedernido. Curioso de las tres pes, por psicología, la política y el periodismo, y alérgico a las fronteras y murallas

VISITAR BLOG

En esta mañana del otoño  de 2020, como cada amanecer de cualquier día del año, abría las puertas al día e iniciaba con el camino desde sus comienzos, sus tareas. Me sentaba frente a la pantalla del ordenador y abría el segundo cajón de su mesa de despacho a mano izquierda. En el primero estaban las ideas, en el segundo las palabras y en el tercero como combinar las unas y las otras.

Necesitaba palabras para comunicarme, para escribir historias, construir poemas, fabricar relatos e inventar fabulas, necesitaba vocablos para recrearlos y recrearme. Y  todos los días podía comprobar  que con pocas palabras podía decir mucho, y con una gran cantidad de términos no era capaz de expresar demasiado.

A veces las encontramos  en nuestros caminos, como las personas, sin hacer grandes esfuerzos, más grandes o pequeñas, amables o agresivas,  claras o cripticas, directas o enrevesadas,  musicales o perdidas, conectadas o solitarias, bellas o monstruosas.

Las utilizaba para defender o acusar, aunque a veces son ellas las que venían  en mi  busca y daban  conmigo, para que me perdiera  con ellas y supiese  utilizarlas para decir la verdad y descubrir las mentiras que me  contaban.

Palabras de consuelo y vocablos de ánimo, expresiones de alegría que me empujan y me inyectan fuerza. Hay algunas que me contagian poder y otras que me  dan debilidades, las que me  ofrecen compañía o me inundan de soledad en sus diferentes versiones.

Aquellas que me acogen y me dan la bienvenida a quienes llegan a mi lado y las que amablemente me expresan un sentimiento de despedida con un simple adiós. De repente algo inesperado me toca y me encanta y alejados de las rutinas cotidianas, experimento una extraordinaria libertad.


El coraje me otorga una gran fuerza interior a la hora de tomar decisiones o de expresar sentimientos por alguien, y me lleva a cuidar a esa persona que es una de las formas más nobles de amar, cuando esto existe, entre dos personas, hay complicidad porque se entienden a la vez que sienten un profundo cariño.

Tanto es así , que implica adivinar el pensamiento del otro e incluso vivir en sintonía con el mismo, que provoca una sensación de bienestar y un equilibrio que es esencial para una vida tranquila y plena , sabiendo dar la debida importancia a la razón y a la emoción.

Una de las más bellas palabras que he encontrado en mi cajón ha sido esperanza, porque me hace persistir y creer que algo puede suceder y es posible aunque haya signos de todo lo contrario. Si de aquí doy un salto y paso a la felicidad, habré exprimido no solo la belleza de las palabras celosamente guardadas en mi cajón, sino que le habré dado animación para ser capaz de producir cambios y transformaciones.

Saber ocupar mi lugar, desde la autenticidad es ser verdadero, con los demás y conmigo mismo, si lo hago  con honor, con arreglo a mis  valores y principios, mantendré la palabra dada y seré respetado.

Si además no cedo, y me mantengo implacable, inflexible y riguroso, no admitiendo fanatismos ni chantajes, aunque sustituya el significado habitual que le danos a las palabras por otra, no solo estaré construyendo una metáfora sino que veré que aunque las palabras puedan ser efímeras pueden dejarme una memoria permanente, que jamás debe envolverme  en el odio y el rechazo.
 

COMENTARIOS