Actualizado: 11:44 CET
Domingo, 12/07/2020

Campo de Gibraltar

CEC del Campo de Gibraltar recaba la opinión de alcaldes de la comarca

Los Barrios, Tarifa, Tesorillo y Castellar participan en este seminario, que trata las consecuencias de la crisis del Covid-19 y las medidas aplicadas

  • Alcaldes, con el presidente de la delegación comarcal de la CEC.

La delegación comarcal de la Confederación de Empresarios del Campo de Gibraltar (CEC) ha celebrado, en la mañana de este jueves, un desayuno virtual a través de la plataforma Zoom en el que se han analizado las medidas que los distintos ayuntamientos están tomando en relación con la crisis del Covid-19.

Para ello, han contado con la participación de los alcaldes de los municipios de Los Barrios (Miguel Alconchel); Tarifa (Francisco Ruiz); Castellar (Adrián Vaca) y Tesorillo (Jesús Fernández), quienes han participado en formato de videochat moderados por Francisco Arroyal, presidente del Consejo Territorial de la CEC en el Campo de Gibraltar:

Los primeros ediles han desgranado cada una de las medidas adoptadas en relación con la crisis, y han analizado, cada uno desde su punto de vista, las posibles consecuencias de la lucha contra la pandemia en el plano económico, empresarial y social.

Entre las conclusiones comunes están la consciencia de capacidad limitada de los ayuntamientos para responder a las necesidades derivadas de la crisis, por lo que es necesaria la implicación y ayuda de administraciones supramunicipales. Tanto el alcalde de Los Barrios como el representante de la CEC comentaban las trabas que supone la paralización, durante dos meses, de la plataforma de contratación pública estatal, que, según Alconchel, “ha cerrado las puertas a dos meses preciosos para ordenar estos papeles, más teniendo en cuenta que las ofertas se presentan de manera telemática”. Igualmente, varios coinciden en que en sus contactos con empresarios en estos días se está barajando la opción de ampliar el espacio dedicado a las terrazas, dado que el sector de la restauración es uno de los más afectados.

Diversas medidas fiscales, centradas en buena parte en el aplazamiento y faciliades de pagos, en el caso de ocupación de vía pública, IBI y otros, y exenciones para tasas determinadas, caso de mercadillos y actividades, en general, que han supuesto paralización de servicios públicos durante el estado de alarma, se han puesto sobre la mesa.

El regidor tarifeño, Francisco Ruiz, mencionó los esfuerzos desde el municipio por desestacionalizar el turismo, que permitió que en febrero disminuyese el paro, aunque luego se produjese la subida de marzo por el Covid-19 y remarcó la necesidad de seguir en contacto con los empresarios. Además, detalló los diferentes destinos del fondo de contingencia de 1,7 millones de euros llegados desde el Gobierno: ayudas directas e pymes y afectados, medidas contra la exclusión social, propuestas extra en favor de la reactivación económica y afrontar gastos en materia de limpieza, desinfección y prevención.


El primer edil de Castellar, Adrián Vaca, destacó las aportaciones de material de protección de 3.300 mascarilas al margen de las 6.000 de Diputación y de las llegadas desde la Junta, las ayudas de emergencia social y revisión del presupuesto con una partida específica de 30.000 euros más otras medidas específicas contra los efectos de la pandemia y el hecho de tener un único caso, ya superado, de coronavirus. De igual modo, destacó las medidas adoptadas desde Arcgisa para aliviar las consecuencias a los pequeños empresarios y para reforzar la prestación y ayuda al ciudadano y la modificación del calendario tributario a través de Diputación. Además, remarcó el pago de 200.000 euros a proveedores y la reactivación de obras pendientes.

Jesús Fernández, desde Tesorillo, agradece a todos los pequeños comercios, “los de toda la vida”, trabajando para que todos los ciudadanos puedan contar con los productos básicos, y tuvo un especial recuerdo para el sector agrícola y su colaboración en las medidas de desinfección. De igual modo, remarcó las dificultades que la actual crisis está generando a la hora de seguir desarrollando la administración local, teniendo en cuenta que la segregación de Jimena se produjo el 2 de octubre de 2018. Remarcó también la protección del personal de ayuda a domicilio, el contacto con entidades como el banco de alimentos, Cruz Roja, La Caixa, etc. Y la liberación de 25.000 euros desde Festejos para subvenciones a pymes y autónomos.

Desde Los Barrios, Miguel Alconchel insistió en la falta de margen desde los ayuntamientos y en la situación de la economía municipal, arrastrada desde la bancarrota de años atrás, que evita la aplicación de bonificaciones fiscales. No obstante, habló del margen de ayuda desde el punto de vista de las tasas y medidas como el acuerdo formativo con el campus universitario, dado a conocer días atrás, y la posibilidad de dar liquidez a los empresarios ocaes y comarcales a través de tener al día el pago a proveedores. Criticó, en su caso, las carencias del sector productivo, “los viejos problemas” que ya existían cuando la crisis de 200 y que no se han solucionado, así como el déficit de infraestructuras de la comarca y las trabas administrativas a la inversión empresarial por la falta de agilización de los procedimientos.

Tras las intervenciones iniciales de los alcaldes, se abrió un turno de preguntas en el que los asistentes virtuales al seminario, incluidos periodistas, pudieron plantear las cuestiones que consideraron oportunas y conocer la opinión de los ponentes, exponiéndose, además, asuntos de índole más local en cada uno de los municipios.

El próxima cita auspiciada por la CEC tendrá lugar previsiblemente el 7 de mayo y en ella participarían los alcaldes de los cuatro municipios restantes, José Ignacio Landaluce (Algeciras), Juan Franco (La Línea), Juan Carlos Ruiz Boix (San Roque) y Fran Gómez (Jimena).
 

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Acerinox considera una "barbaridad" la propuesta del comité de empresa
chevron_right
Siguen trasladando a personas al CIE pese al Estado de Alarma