Actualizado: 20:58 CET
Jueves, 09/04/2020

Campo de Gibraltar

Verdemar se opone a la ampliación del vertedero en Los Barrios

El colectivo ecologista considera que no se cuantifican los daños ambientales ni se asegura la reutilización de residuos

  • El vertedero.

Verdemar Ecologistas en Acción ha presentado alegaciones, en el periodo de exposición pública de cara a la obtención de la Autorización Ambiental Integrada (AAI) del nuevo vaso de vertido del vertedero de residuos sólidos urbanos en el paraje Hoyo de Mesa, en Los Barrios.

El objetivo de la ampliación del vaso de vertido de restos no valorizables, explica Verdemar, es “enterrar un millón de rechazos de residuos sólidos urbanos al año, la mitad de las basuras que se generan en el Campo de Gibraltar y en Gibraltar”.

Desde el colectivo conservacionista entienden que “optar por la Alternativa 0 sería lo lógico, pero actualmente no sería viable”. Según recuerdan, en 2017 la planta de residuos sólidos urbanos recibió 2.386.200 kilos de basuras, 8,91 kilos por habitante al año. Después de ver los últimos datos, explican, “estos valores crecerán si no se pone freno y cambiamos la eficiencia del uso de los recursos y asegurándonos de que los residuos se valoren como recursos puedan contribuir a reducir la dependencia de materias primas y facilitar la transición a una gestión más sostenible de las materias y a un modelo de economía circular”.

En la Alternativa 1, señalan, en la parcela 22 del polígono 8, Hoyo de Mesa, “van desmontar cientos de acebuches y alcornoques que deben protegerse. La tónica en esa y otras instalaciones aledañas a lo largo de los años, ha sido desmontar este paraje con la pérdida de miles de pies de alcornoques”.

En la Alternativa 2, por su parte, “se ha modificado el ámbito de la actuación para adaptarse a la resolución de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico con número de referencia DPPH/AMV/JMPA y expediente A-62/19 (1228), la cual se incluye como anexo”, que aporta planos en los que se incluye la delimitación. “En esta alternativa se va a llevar a cabo una protección arqueológica pero también se van desmontar cientos de acebuches y alcornoques que deben protegerse”.

“En el proyecto se habla de los hábitat de interés comunitarios que hay donde se pretende instalar el nuevo vaso del rechazos de residuos sólidos urbanos, pero no se cuantifica las pérdidas de pies de acebuches, alcornoques, quejigos y otros del Monte Mediterráneo”, indica Verdemar, que apunta que “el proyecto de actuación incide de lleno en los arroyos de las Cuevas del Hospital y El Cueadero”.


Por todo ello, el colectivo ecologista ha solicitado a la Junta de Andalucía, “hasta tanto no resuelvan estos problemas ambientales en los hábitats de Interés Comunitario, se resuelva el impacto en los arroyos, no se cuantifiquen los rechazos en origen por municipio y no se mejore la eficiencia del uso de los recursos, asegurándose de que los residuos se valoren como recursos y  puede contribuir a reducir la dependencia de las importaciones de materias primas y facilitar la transición a una gestión más sostenible de las materias y a un modelo de economía circular, no se conceda la modificación sustancial de la AAI expediente del nuevo vaso de vertido del vertedero de residuos sólidos urbanos en el paraje de Hoyo de la Mesa, en Los Barrios”.

Los ecologistas aseveran que ni en el Campo de Gibraltar ni en Gibraltar se cumple con la directiva 2018/851 del Parlamento Europeo y del Consejo de 30 de mayo de 2018, por la que se modifica la directiva 2008/98/CE sobre los residuos.

“La gestión de residuos en la Unión debe mejorarse y transformarse en una gestión sostenible de las materias con miras a proteger, preservar y mejorar la calidad del medio ambiente, así como a proteger la salud humana, garantizar la utilización prudente, eficiente y racional de los recursos naturales, promover los principios de la economía circular, mejorar el uso de la energía renovable, aumentar la eficiencia energética, reducir la dependencia de la Unión de los recursos importados, crear nuevas oportunidades económicas y contribuir a la competitividad a largo plazo”, señalan.

“A fin de que la economía sea verdaderamente circular, es necesario tomar medidas adicionales sobre producción y consumo sostenibles, centrándose en el ciclo de vida completo de los productos, de un modo que permita preservar los recursos y cerrar el círculo”, añade el colectivo ecologista.

Verdemar entiende que “un uso más eficiente de los recursos aportaría además unos ahorros netos sustanciales a las empresas de la Unión, las autoridades públicas y los consumidores, a la vez que se reducirían las emisiones totales anuales de gases de efecto invernadero”.

“Mejorar la eficiencia del uso de los recursos y asegurarse de que los residuos se valoren como recursos puede contribuir a reducir la dependencia de la Unión de las importaciones de materias primas y facilitar la transición a una gestión más sostenible de las materias y a un modelo de economía circular”, alegan.

Esa transición, sostienen, “debe contribuir a los objetivos de crecimiento inteligente, sostenible e integrador establecidos en la Estrategia Europa 2020 y crear oportunidades de importancia para las economías locales y los interesados, a la vez que se potencian las sinergias entre la economía circular y las políticas en materia de energía, clima, agricultura, industria e investigación, y se aportan beneficios al medio ambiente en términos de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y a la economía”.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
Detenidos madre e hijo en La Línea por cultivar y vender droga
chevron_right
Una señal de tráfico en pleno carril bici en Algeciras