Actualizado: 22:32 CET
Lunes, 18/11/2019

Campo de Gibraltar

Un menor agrede a un vigilante en un centro de Algeciras

Anvisepri denuncia el suceso en La Marchenilla, donde aseguran que también fue agredido un educador y otros dos vigilantes tuvieron que intervenir

  • El brazo donde el vigilante recibió el mordisco.

La Asociación Nacional de Vigilantes de seguridad privada (Anvisepri) ha denunciado una agresión a un vigilante de seguridad y a un educador del Centro de Internamiento de Menores Infractores La Marchenilla, en Algeciras, por parte de un menor.

Según señala Anvisprevi, el suceso tuvo lugar el pasado domingo, día 13, cuando un joven que responde a las iniciales G.D.A. se puso violento “en extremo” y atacó a uno de los educadores del centro, por lo que se dio aviso a la seguridad del mismo.

Desde el colectivo de vigilantes explican que el interno atacó por sorpresa a uno de los vigilantes, “inmovilizándolo en el suelo y aplicándole una técnica de asfixia de la que el vigilante no podía zafarse”.

“Fue necesaria la reacción expeditiva de los otros dos compañeros para quitar a este interno de encima del vigilante, que ya tenía claros signos de asfixia y pérdida de conocimiento”, indican.

“Aun así, pudo golpear a otro en la mandíbula y propinar un bocado en el antebrazo al tercero”, añade la descripción de los hechos de Anvisprevi.

Finalmente, describe la asociación, pudieron “aplicar el protocolo para estos casos y finalizar con la intervención”, que desde el colectivo considera un "intento de homicidio".


Sobre estos hechos, Anvisprevi dispone de “partes médicos y denuncias formuladas” en la Comisaría de Policía Nacional de Algeciras.

La asociación insiste en sus críticas al centro, donde una nueva empresa se ha hecho cargo recientemente de la seguridad del mismo de la que denuncian que “lo único que ha hecho hasta la fecha es seguir la estela de la anterior, dejando a los vigilantes, sus trabajadores, desprotegidos”, además de criticar la gestión del centro.

Añaden que la pasada semana dos vigilantes “tuvieron que coger bajas psicológicas porque tienen miedos, temores. Porque son amenazados continuamente y ven que la respuesta de la Dirección es premiar a esos internos, que con esta actitud se crecen y llegan a amenazar de muerte a estos profesionales”.

Sostienen que en dos ocasiones se han dirigido a la Junta de Andalucía, tanto en Sevilla como en la Subdelegación del Campo de Gibraltar e incluso se llevó a cabo una concentración pacífica en el centro.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
La '8ª Muestra del Cine Super 8 y 16 mm' llega a San Roque
chevron_right
Boix pide política sociales y laborales para luchar contra la droga