Actualizado: 18:28 CET
Jueves, 09/04/2020

Provincia de Cádiz

Descubre la ruta de los monumentos amenazados en la provincia de Cádiz

Hispania Nostra registra 15 elementos del patrimonio histórico de Cádiz en su lista roja por riesgo de destrucción

  • La Ermita de Guía, en Jerez, es uno de los ocho elementos del patrimonio nacional en la lista negra por las edificaciones alrededor que alteran su valor.
  • La Ermita de Guía, en Jerez, está en la lista negra porque la edificación alrededor alteró su valor de manera irreversible
  • Pese al esfuerzo inversor en los últimos 35 años, la mayor parte del patrimonio que necesita atención urgente es público

Cádiz cuenta con 15 elementos de su patrimonio histórico sometidos a riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores y uno, la Ermita de Guía, entre los ocho en el conjunto del territorio nacional que han desaparecido o, como es el caso de la construcción ubicada en Jerez, han alterado sus valores esenciales de manera irreversible. Todos ellos están incluidos en las listas roja y negra, respectivamente, que elabora la Asociación Hispania Nostra.

El responsable del equipo de especialistas que valora las denuncias que trasladan ciudadanos y colectivos y hacer el seguimiento, Víctor Antona, reconoce que no es de las provincias que presentan una mayor incidencia, pero remarca que dos tercios del patrimonio amenazado, una decena de elementos, es de titularidad pública.

Entre este se encuentra la Capilla de San José, de Algeciras; el Fuerte de Santa Bárbara y el Mercado de la Concepción, en La Línea; y la Iglesia de Santiago o de Jesús, en Tarifa. La Bahía de Cádiz concentra otros cuatro: el yacimiento arqueológico de la Casa del Obispo, en la capital; la Hacienda San José o Coto Tejera, en Puerto Real; las casas-cuevas de El Puerto; y los Polvorines de Punta Cantera, en San Fernando.

Completan el listado la laguna de La Janda, humedal amenazado por la transformación y ocupación por usos agrícolas descontrolados, y el arte rupestre sureño, presente especialmente en el Campo de Gibraltar y en vías de desaparición por el vandalismo y la erosión.

Antona admite que la administración es lenta, pero hay situaciones como este último caso que requieren de una actuación inmediata. Hispania Nostra, aclara, requiere sistemáticamente una respuesta a los responsables. Lo habitual es que no obtengan respuesta o, si la obtienen, sea para dar largas. No obstante, valora el esfuerzo hecho en los últimos años porque, dada la riqueza patrimonial gaditana, su mantenimiento es complicado.

Apunta como instrumento eficaz el denominado 1,5% cultural, obligación de destinar en los contratos de obras públicas del Ministerio de Fomento una partida de al menos ese porcentaje (antes de 2013, el mínimo era el 1%) a trabajos de conservación o enriquecimiento del Patrimonio Histórico Español o al fomento de la creatividad artística, con preferencia en la propia obra o en su inmediato entorno. No tienen esta obligación las obras cuyo presupuesto no exceda de los 601.012,10 euros, las obras que afecten a la seguridad y defensa del Estado, o a la seguridad de los servicios públicos.


Con estos fondos, distintos gobiernos han llevado a cabo nueve actuaciones en la provincia, por valor de trece millones, en 15 años. Entre las acciones ejecutadas, destaca la rehabilitación de La Chanca, edificio de mediados del siglo XVI en el que se ubicó el despiece y salazón del atún, cofinanciada por la Empresa Pública del Suelo de Andalucía, y una inversión de siete millones; o los trabajos para el arreglo y la puesta en valor de la muralla de la Fuente Salada y el Castillo de Medina, así como el yacimiento arqueológico de la localidad, con tres millones.

La Junta de Andalucía, por su parte, ha destinado 43,6 millones desde mediados de los ochenta para catorce trabajos en Cádiz, en el marco del programa de intervenciones en el patrimonio urbano de interés arquitectónico, como la reforma de los teatros Villamarta, en Jerez; Falla, en Cádiz; y Florida, en Algeciras; o la antigua Comandancia Militar de la La Línea.

Hasta Diputación ha invertido en recuperación patrimonial, gracias al anterior marco de fondos europeos, con 8,4 millones que permitieron, entre otras cosas, las aperturas al público del yacimiento fenicio en el Teatro de Títeres de Cádiz o el Castillo de San Romualdo, de San Fernando.

En el caso de bienes privados o en manos de la Iglesia, Antona admite que hay más dificultad para recuperarlos o, advierte, la restauración es lamentable, como la del Palacio de Casa Arizón, en Sanlúcar, que pasó de la lista roja a la lista verde, con la Escuela de Artes y Oficios, esta de titularidad pública, en Algeciras. No obstante, al margen de la propiedad, apela a la educación para promover la concienciación. Porque, concluye, sólo se protege y conserva lo que se conoce y se valora.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiAndaluc�a Informaci�nPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Los críticos denuncian trabas al candidato alternativo de Vox
chevron_right
El Marquesado se mueve para no perder su colegio