Actualizado: 21:26 CET
Lunes, 16/12/2019
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Cádiz

Un paseo histórico por el Pópulo

Este emblemático barrio de la ciudad de Cádiz está considerado el más antiguo de Europa Occidental

  • Barrio del Pópulo
  • El poblado fenicio fue el primero en asentarse, pero hay controversia sobre la fecha
  • Durante el Imperio Romano vivió una época de esplendor
  • Uno de sus edificios más importantes es el Teatro Romano que data del Siglo I A.C

Pasear por las estrechas calles del Barrio del Pópulo es una auténtica delicia. Caminar sin saber que vas a encontrarte en la próxima esquina, pisar por donde lo hicieron fenicios, cartaginenses, romanos, musulmanes y cristianos es posible en el Barrio del Pópulo, el que a día de hoy está considerado el Barrio más antiguo de la ciudad, y por lo tanto, de Europa Occidental.

Es conocido por sus tres arcos, el De la Rosa, Los Blancos y El Pópulo, aunque también por el Teatro Romano, que a día de hoy puede visitarse de manera gratuita. Ha sufrido muchos cambios a lo largo de su historia, adaptándose a las necesidades de la ciudadanía. Hubo un tiempo en el que fue distinto a como lo conocemos hoy en día, aunque para conocer toda su historia tenemos que retrotraernos a otra época, antes del nacimiento de Jesucristo.

 El poblado fenicio fue el primero en asentarse en la tacita de plata, procedían de la ciudad de Tiro, en el sur del actual Líbano, pero hay controversia sobre el momento en el que llegaron, ya que el historiador romano Veleyo Patérculo afirma que la fundación de la ciudad se produjo 80 años después de la caída de de Troya, es decir, en el año 1.104 A.C, aunque a nivel arqueológico se han encontrado hallazgos no tan antiguos que pertenecen al siglo VIII A.C, por lo que algunos investigadores creen que entre estos dos periodos, se produjo un proceso de pre colonización por parte de los fenicios en  la zona Cádiz y el sur peninsular.

El graduado en historia y con un máster en arqueología Sergio Gómez habla para Viva Cádiz sobre la historia de este emblemático barrio, afirmando que los fenicios “llegan al sur de la península atraídos por sus riquezas materiales, especialmente los metales” ya que “los fenicios se caracterizaban por ser buenos comerciantes y navegantes, que en el caso de la costa Andaluza intercambiaban sus productos manufacturados y artesanales por materias primas con las diferentes poblaciones indígenas” por lo que “Cádiz, al estar rodeado por el mar era un magnífico enclave estratégico para ellos”.

De la época fenicia y púnica (cartaginense), en la zona que corresponde al actual Barrio del Pópulo “se han encontrado principalmente hallazgos de carácter funerario, por lo que esta zona que estaría a las afueras del enclave propiamente urbano, sería un espacio de necrópolis, así como de producción con edificios como pesquerías o factorías de salazones.”, mientras que en la zona de la Torre Tavira, sería donde se establecería el núcleo urbano, destacando el yacimiento arqueológico de Gadir situado debajo del reconstruido y conocido Teatro de la Tía Norica, actualmente visitable de forma gratuita.

Aunque, sin lugar a dudas “el momento de esplendor del Pópulo comienza con la época Romana”. Con la victoria de los romanos en la Segunda Guerra Púnica ante los cartaginenses, “Cádiz juega muy bien sus cartas y consigue una rendición favorable ante Roma” de esta forma “Roma consigue el acceso al atlántico”

Cádiz se convirtió en una ciudad federada de Roma, lo que “le permitió mantener, usando palabras actuales, su política interna y no tener que pagar impuestos a Roma”, siendo “las relaciones entre ambas ciudades muy beneficiosas”.

Destaca la figura de Lucio Cornelio Balbo, natural de la Cádiz romana, que fue el primer senador romano no nacido en la Península Itálica.  Su sobrino, Lucio Cornelio Balbo “El Menor” desarrolló todo lo que se conoce como la Neápolis (ciudad nueva) y construyó toda una nueva zona de la ciudad junto con el Teatro Romano en el Siglo I A.C y que aún puede visitarse. “Es el Teatro Romano construido de piedra más antiguo de la Península Ibérica y el segundo en tamaño, además, “se calcula que tenía un aforo para unas 10.000 personas.

Es levantado “como un símbolo de poder y esplendor no solo del Cádiz romano, sino de la familia Balbo y su legado en el futuro”. “En el se representaban comedias y tragedias, aunque también otros géneros de una duración más cortas como el mimo y la pantomima”

¿Y quién pagaba las actuaciones? “En este sentido era el magistrado de turno, perteneciente a una de las grandes familias de la ciudad, el que pagaba, como herramienta política para demostrar su poder ante el pueblo y las otras familias, además de para progresar en su carrera política.

Hay partes del teatro que fueron construidas con mármol de Carrara, procedente de Italia, y “curiosamente en una de las losas se ha encontrado lo que parece un grafiti que está como cincelado en el que se puede leer en latín: Balbo ladrón”.

Con la caída del Imperio Romano y la entrada de la Edad Media, Cádiz pierde importancia porque pierde su papel comercial y deja de exportar muchos productos a Roma y el resto del imperio, como era el caso del aceite o el garum (garo), la famosa salsa de pescado. Además, “hay muchos edificios romanos que dejan de tener una función, como el teatro, entonces eran usados como canteras para nuevas construcciones”.

Una de esas construcciones que se han perdido es el Castillo de la Villa o Castillo Viejo de Cádiz, que se encontraba en el sitio más alto de la ciudad, en una de las esquinas del Populo, y que toda esa zona está rebajada hoy en día por las obras de nivelación que se iniciaron en la calle de San Juan de Dios. Fue en torno a esta fortificación y en lo que actualmente conocemos como el Barrio del Pópulo, donde se encontraba el núcleo de la Cádiz medieval.

Ciertamente de época medieval, lo más destacable es la Iglesia de Santa Cruz o Catedral Vieja, que es el templo con mayor historia en la ciudad y cuenta la tradición que fue levantado sobre el solar de una antigua mezquita musulmana, siendo construido a instancias de Alfonso X el Sabio y se erigió como catedral en 1263. No muy lejos, se ubica La Posada del Mesón, una de las más características entre las conservadas en la ciudad y que se fecha algo posterior en el S. XVII, y encontrándose actualmente en la Calle Mesón, nº 6.

Aunque, si por algo es conocido el Barrio del Pópulo es por sus tres arcos. El Arco del Pópulo, está situado en la Calle Pelota. Data del S.XIII y en su origen era conocido como Puerta del Mar o Puerta de la Villa. El segundo de estos arcos, el Arco de la Rosa, tiene su origen en el siglo XIII, y esta puerta del recinto amurallado del medieval debe su nombre a la desaparecida capilla de la Virgen de la Rosa que se levantaba junto a ella, donde velaban los reos antes de ser ajusticiados.

El último de ellos, el Arco de los Blancos, antiguamente conocido como Puerta de Tierra, ya que era el lugar por el que se accedía a tierra firme desde Cádiz, y fue construido en el S.XIII, llevando el nombre de los comerciantes Blanco, quienes mandaron construir en el S. XVII la Capilla de la Virgen de los Remedios.

Entrando ya en épocas posteriores a la Edad Media destacan también algunas edificaciones como es la Casa del Almirante, levantada por el almirante Diego de Barrios, cuya construcción data en torno a los últimos años del S. XVII. Su fachada está rematada con dos torres miradores en los ángulos, consideradas éstas como las más antiguas conservadas de la arquitectura civil de la ciudad.

De esta época también datan edificios importantes como es La Capilla de Nuestra Señora del Pópulo, construida sobre el viejo arco del Pópulo en 1621 y con acceso desde su interior y el propio Ayuntamiento de Cádiz, antiguas Casas Consistoriales, reformadas por Torcuato Benjumeda en 1799.

Sin embargo, hay una gran cantidad de edificios y documentos importantes que se perdieron en el año 1596, cuando las tropas anglo holandesas saquearon la ciudad por completo debido a la guerra anglo española y la guerra de Flandes. Tras una rápida victoria sobre las tropas españolas, los ingleses se dedicaron al saqueo. Templos, casas y personas fueron atacadas por los anglosajones, y el día 14 de julio, nueve después de su llegada, quemaron la ciudad por completo y se marcharon.

“Este hecho supone el inicio de lo que conocemos hoy en día como el Cádiz de época moderna con los baluartes y las murallas, y fortificaciones para evitar posibles ataques en el futuro, un ejemplo de ello es el Castillo de Santa Catalina, cuya construcción comenzó a finales del S.XVI”.

Fue en el S.XVIII, cuando Cádiz se convierte en Puerto de Indias en detrimento de Sevilla, cuando la ciudad vive un renacimiento comercial y se vuelve a consolidar como un puerto importante. “En esta época Cádiz se empieza a desarrollar con la estructura que la conocemos hoy en día, con el estilo arquitectónico que tiene y toda la ciudad se ve afectada por la gran cantidad de comerciantes de toda Europa que llegan a la Cádiz”

Los cambios políticos que sufrió el país durante el Siglo XIX y XX también afectaron a la ciudad, y por supuesto al Pópulo. En 1940 abrió el célebre Café Teatro Pay Pay, que en la actualidad sigue abierto, y es un punto célebre de reunión para los gaditanos tras su reapertura en el año 2001. A finales del siglo pasado, el fuerte activismo llevado a cabo por los vecinos del barrio conllevó que muchas viviendas fueran rehabilitadas por parte del Ayuntamiento y se intentó cambiar su imagen.

Hoy en día, es uno de los barrios más visitados por los turistas, y también por los propios gaditanos, que se pierden entre sus estrechas calles. Vive su enésima juventud, presentando una variedad arquitectónica muy rica, y sabiéndose adaptar a las necesidades actuales de la sociedad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�n
Publicidad Ai
chevron_left
Subvención de medio millón para infraestructuras pesqueras de la APBC
chevron_right
El PP critica la situación de los sintecho