Actualizado: 17:09 CET
Martes, 18/09/2018

Cádiz

Puerto América, la eterna oportunidad

Desde la creación de un Centro de Alto Rendimiento hasta la reiterada propuesta de configurar en la zona un complejo hotelero que nunca salió a flote

  • Puerto América.

Desde hace años Puerto América se ha considerado un suelo de oportunidad, tal y como aparecía dibujado en el Plan General de Ordenación Urbana de la ciudad. Su cercanía a la Bahía y su ubicación junto al  Casco Histórico de la ciudad lo convierten en un espacio idílico para cualquier inversión o idea empresarial con las miras puestas en el desarrollo de la zona.  Puerto América es un enclave privilegiado para actividades deportivas, de ocio y hostelería. Un lugar que no puede pasar desapercibido para los ciudadanos. 

La semana pasada la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz  informaba de la solicitud recibida para la concesión administrativa para construir y explotar un edificio destinado a actividades hoteleras, comerciales, de restauración y servicios asociados en la zona portuaria de Puerto América, en Cádiz capital. El trámite de competencia del proyecto se ha iniciado con la publicación en el Boletín del Estado del anuncio. Con este primer paso, se abre un plazo de un mes para que puedan presentarse otras solicitudes que tengan el mismo o distinto objeto y que reúnan los requisitos previstos en el artículo 84 de dicho Real Decreto. Esta iniciativa empresarial ha sido muy bien acogida, especialmente por el grupo popular que lamentaba que el desprecio del PSOE a la ciudad, posibilitando “un tiempo perdido” por cuestiones que consideran de estrategia política. 

Si se repasa la hemeroteca, los usos del ‘Ciudad del Mar’ y Puerto América dan escalofrío. 

El 16 de enero de 1998, la Junta Local de Gobierno acordaba solicitar a la Autoridad Portuaria, el establecimiento de un hotel-residencia en la parcela del puerto y concretaba que el establecimiento se ubicaría en el edificio ya construido, denominado como ‘Ciudad del Mar’.  Dos años más tarde, el 11 de  febrero de 2000, en las actas municipales aparece una propuesta de Alcaldía en Junta de Gobierno Local sobre inicio para solicitar al Consejo de Ministros la autorización para instalación hotelera en el edificio Ciudad del Mar.

Tres años después, y estando de presidente Rafael Barra, en octubre de 2003,  Puertos del Estado comunica a la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz, en relación con el uso hotelero del edificio ‘Ciudad del Mar’, que para su autorización por el Consejo de Ministros era necesarios que se llevara a cabo la aprobación definitiva del Plan Especial de Utilización de Espacios Portuarios y la aprobación definitiva del Plan Especial de Ordenación del Puerto.

A esta petición del Estado, el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Cádiz le daba respuesta en mayo de 2005, insistiéndose de nuevo en pedirle al Consejo de Ministros que se le dé uso hotelero al ‘Ciudad del Mar’.  

El año 2005 se convertía en el año crítico para esta zona de la ciudad. Ya que después de que la APBC desestimara el uso hotelero, se dejaba en el aire el futuro de las instalaciones en Puerto América y más tarde se anunciaba la posibilidad de dotar al edificio de oficinas. Un hecho que indignó al equipo de Gobierno de aquella época.  

Con el paso del tiempo, se volvió a reiterar el uso hotelero para el edificio, pero no sirvió para nada. El 22 de junio de 2010 se firmaba  un protocolo por parte de la entonces consejera de Obras Públicas, Rosa Aguilar, el presidente de la APBC, Rafael Barra, y la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez. En ese protocolo se daba un plazo de seis meses para trabajar en varios frentes.   Por un lado, el Consistorio renunciaba a la concesión administrativa que tenía hasta 2015  por parte de la Autoridad Portuaria. Se iba a trabajar en la constitución de un consorcio o sociedad mercantil entre las tres instituciones desde donde se iban a definir los usos y la explotación de la futura ‘Ciudad del Mar’.

  Además, también se iban a iniciar los pasos para acometer la rehabilitación del edificio.  Tras los cambios en la consejería, el Ayuntamiento en 2011 remite el texto base para el  acuerdo que posibilitase la configuración de un consorcio que agilizase la puesta en uso y la definición de Puerto América. En septiembre de ese mismo año se lleva a Pleno la solicitud a la Junta de Andalucía la constitución del ente que debía gestionar la transformación de Puerto América.

Y a partir de ahí apenas si hubo movimiento relacionado con Puerto América que podría haberse convertido en una auténtica oportunidad de desarrollo con motivo de las Regatas que años atrás se celebraban en la ciudad e incluso con la celebración de la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, que se convocaba en 2012.  

Si las miras se giran más hacia el pasado, en 1994 se constituyó una sociedad mixta para Puerto América con la participación de la Empresa Pública de Puertos de Andalucía, la Autoridad Portuaria y el Ayuntamiento para desarrollar y explotar el complejo náutico; una sociedad que en 1997 disolvió unilateralmente la propia EPPA, a través de la figura de su vicepresidente José Clavero.   Asimismo, en 1992,  se presentó la creación de un Centro de Alto Rendimiento (CAR) en Puerto América para cuyo fin se firmó un convenio en 1994.  Dos años después, desde el Ayuntamiento se  presentaba un informe técnico para ubicar allí un CAR y la respuesta recibida por la Junta estaba que en su diseño de infraestructuras en Andalucía no entraba un CAR en Cádiz.   Desde 1992 hasta ahora han sido numerosas las intenciones del Ayuntamiento de Cádiz encaminadas a poner en valor no sólo el edificio ‘Ciudad del Mar’ sino también su entorno. Habrá que esperar a ver los resultados. 

Un proyecto gratificante

El proyecto de la Ciudad del Mar es de 1991 y la obra se ejecutó entre dicho año y 1994, promovido por la Consejería de Obras Públicas de la Junta y el Ayuntamiento de Cádiz. El diseño del equipamiento, que se destinó a usos para Mundo Vela 92, correspondió  a los arquitectos José Antonio Carbajal Navarro y Rafael Otero González. Se denominaba como edificio cultural y de servicios náuticos ‘Ciudad del Mar’.   Según el estudio de arquitectura que elaboró el proyecto, se trataba de una dársena deportiva y edificaciones de apoyo asentadas sobre terrenos ganados al mar en el interior del puerto de Cádiz, próximos a su bocana y apoyados en el dique de San Felipe.

De las tres fases previstas en el  Proyecto de Edificación, área administrativa y de relación, residencia para deportistas de vela y locales de ocio, la primera, que reúne los vestíbulos, espacios de exposición, el salón de actos y el restaurante y sus terrazas, cumplió la función de Sede para la celebración de las Regatas Mundo Vela 92. De ahí que, el disponer de espacios y plataformas cubiertas y al aire libre, desde los que observar la evolución de las naves en la Bahía se convirtiera en objetivo primordial del proyecto, y en cierto modo determinante de su imagen externa a modo de embarcación varada. Para los arquitectos, “fue una experiencia gratificante ver emerger el edificio desde los cimientos como si se tratara de una maqueta más de las realizadas durante la etapa de proyecto, con sus estancias acabadas, sin depender de las tan habituales fábricas de ladrillo o enfoscados”.

El Ciudad del Mar quedó en eso, en un proyecto con una finalidad muy clara en sus inicios pero al que nadie, tras Mundo Vela fue capaz de darle un uso. Sus instalaciones solamente han podido ser utilizadas durante Mundo Vela y la regata Colón-92. Desde entonces, su aspecto siempre ha sido ruinoso y sin tener utilidad alguna para una ciudad que está caracterizada por la falta de espacio. Ahora, habrá que ver si las intenciones empresariales para la zona van tomando forma y se van convirtiendo en una realidad que posibilitaría que el turismo náutico se viera muy favorecido y que a la ciudad le surgieran oportunidades a través de zonas como Puerto América.

COMENTARIOS

Publicidad AiAndaluca InformacinAndaluca InformacinAndaluc�a Informaci�n Andaluc�a Informaci�n