Publicidad Ai
Publicidad Ai

Cádiz

Alumnos del Amor de Dios derriban los muros de la escuela con un proyecto medioambiental

El centro educativo ha sido seleccionado por los Cascos Verdes para llevar a cabo un proyecto de restauración dunar en la playa de Cortadura

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�nPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • El Alumnado del Colegio Amor de Dios en la playa de Cortadura -

Más de cincuenta alumnos de 4º de ESO del colegio Amor de Dios de la capital gaditana se “vuelcan” con el medio ambiente y ya trabajan como agentes principales en la recuperación del ecosistema dunar de la playa de Cortadura, en la zona de El Chato.

Este centro educativo ha logrado ser uno de los diez seleccionados en Andalucía por los Cascos Verdes -un proyecto inspirado en los Cascos Azules de Naciones Unidas que busca abrir un espacio ciudadano para trabajar por la sostenibilidad en los espacios cercanos- para llevar a cabo su microproyecto de restauración natural.

Detrás de esta iniciativa están las docentes Carmen Corada, también coordinadora del proyecto de innovación de aprendizaje de la Junta de Andalucía CIMA, y María Barbadillo, coordinadora de Medio Ambiente, ambas han sido propulsoras de este trabajo y encargadas de “derribar los muros de las escuelas y actuar en el entorno más cercano”.

La iniciativa que forma parte de la asignatura optativa de creación propia de Proyecto Integrado Medioambietal, ha sido financiado por la entidad con 10.000 euros, se vertebra en tres actuaciones fundamentales; la limpieza de playas, la eliminación de especies invasoras y la replantación con vegetación autóctona para la estabilización del sistema dunar.

“Tenemos poco tiempo de ejecución, de aquí a marzo, porque es cuando el chorlitejo patinegro, especie autóctona en peligro de extinción, comienza a anidar, pero los plazos nos cuadran bien con el proyecto”, explica Corada. En relación con esta ave, los alumnos del centro también realizarán cartelería y una campaña de concienciación para que se tenga en cuenta esta especie.

Tanto el alumnado como las docentes están “deseando ir ya a la playa”. Aunque para poder comenzar con la actuación tienen aún que llegarles los permisos de Costas, ellos ya han empezado con la inspección visual. “Hemos tamizado arena, detectado microplásticos, identificado las especies autóctonas para cuando llegue el día de ejecutar las actividades de más peso, pero no estamos solos, a primera jornada la realizamos junto a Ecoherencia”, manifiesta Corada.

La Universidad de Cádiz, y entidades como Agaden-Ecologistas en Acción y Natura Sin Basura también servirán de agentes externos para contribuir con este proyecto de cooperación y servicio ciudadano. Ambas profesoras sostienen que desde el principio tuvieron claro cuál sería su propuesta a presentar, “la convocatoria exigía una actuación en un entorno natural, y las otras playas son urbanas, además, en verano, tuvimos la posibilidad de ir allí y comprobar cómo había una zona virgen en la que no había señalización sobre el chorlitejo patinegro y que estaba muy degradada y había que actuar”.

Desde el punto de vista medioambiental, para el alumnado, esto supone “una actividad muy interesante porque conocen su entorno de una manera recreativa, y por otra parte, también es importante porque van a ver que realizan una obra que perdura en el tiempo, son protagonistas de esta acción, de un bien a la comunidad”, finaliza Barbadillo.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN