Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Sábado 25/06/2022  

Cádiz

Clamor en Puerto Real contra el proyecto de la APBC en los suelos de Delphi

Los vecinos temen que el tráfico y almacenamiento de graneles, que sufren desde hace 30 años en la barriada del Río San Pedro, perjudique al resto del municipio

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiAndaluc�a Informaci�n
  • Los terrenos de Delphi están en el centro de la polémica.

Los vecinos de Puerto Real están que fuman en pipa después de que el Boletín Oficial del Estado publicara esta semana la orden ministerial que declara la utilidad pública de los suelos de Delphi y autoriza la ampliación de los usos portuarios, adscribiendo a Puertos del Estado los terrenos, que la Autoridad Portuaria Bahía de Cádiz (APBC) prevé destinar al tráfico y almacenamiento de graneles dado que el espacio destinado en el muelle de La Cabezuela se agotará en un plazo máximo de cinco años, contando desde 2019.

“Es un despropósito”, lamenta Jesús Alonso Pérez, vicedecano Colegio Ingenieros Navales Andalucía, y augura que “va a crear un problema de salud de bigotes” en el conjunto de la localidad, el mismo, concretamente, que sufren los 10.000 habitantes de la barriada del Río San Pedro, el 20% del censo, desde hace más de treinta años, porque la finca está a escasos tres kilómetros del casco histórico.

Felipe Marín, representante de la plataforma vecinal de la zona más castigada por los efectos contaminantes de la actividad, remarca que, ya en 1999, la barriada aparecía en el mapa como la que registraba unos índices más elevados de polución a cuenta de la proximidad con La Cabezuela. Las viviendas de la calle Proa se hallan a 100 metros de la parcela, apuntaba el portavoz de la organización, José Antonio Mancilla, a VIVA CÁDIZ el pasado viernes 1 de abril.

“La ciudad de Cádiz quiso quitarse de encima un problema a mediados de los ochenta y se acabó trasladando a Puerto Real”, recuerda, por su parte, Paco Pérez Aguilar, marino mercante, investigador histórico y escritor. Efectivamente, la hemeroteca a buena cuenta de la preocupación en la capital por el transporte de mercancías peligrosas cruzando la localidad después de ser desembarcados en el puerto. Se da la circunstancia de que IU, por medio de la concejala gaditana María José Santiago, insistía en que se cumpliera el acuerdo plenario por el que se iba a solicitar a la Autoridad Portuaria que las descargas de materiales peligrosos y radioactivos se efectuasen en el muelle de La Cabezuela, algo a lo que, inicialmente, se opuso su compañero de filas y, a la sazón, alcalde de Puerto Real, José Antonio Barroso. “La Junta de Andalucía mandaba topógrafos a la zona y Barroso, a los guardias municipales”, apunta Pérez Aguilar. Sin embargo, el primer edil cedió finalmente a las pretensiones del Ayuntamiento de Cádiz y del Gobierno autonómico, acordando con la Administración regional como compensación la construcción del paseo marítimo, que se hizo efectiva, 2.000 millones de las antiguas pesetas para la rehabilitación del casco histórico “que nunca llegaron”, subraya, y dos condiciones que tampoco se han cumplido. La primera, era que el almacenamiento se hiciera en un silo subterráneo. “Solo conozco dos, en San Francisco y Rotterdam. Puerto Real no iba a contar con uno...”, agrega. De hecho, actualmente se hace sobre muelle y la instalación de pantallas no impide que los vientos trasladen fosfatos, cebada o trigo duro a la población, con los consiguientes perjuicios en la salud.

El otro requisito que puso sobre la mesa el entonces primer edil era que no se transportara ni cemento ni carbón. Solo hace dos años, de acuerdo a las denuncias de Equo, La Cabezuela recibía desde la Central Térmica de Los Barrios al muelle de la Cabezuela hasta 200.000 toneladas de carbón.

 La historia se repite. La APBC quiere ampliar el espacio destinado a graneles y la alcaldesa actual, Elena Amaya, se ha opuesto, pidiendo incluso la movilización ciudadana, a sus intenciones, tras asociarse con el Cádiz CF, que ha adquirido recientemente los terrenos, para levantar una ciudad tecnológica del deporte. Pero la regidora ha apoyado en dos ocasiones el proyecto de Teófila Martínez. Teófila Martínez descarta El Puerto y solo queda, como esperanza, que prospere la demanda presentada por la Sociedad Puertorrealeña de Amigos del País en febrero para frenar el plan. Felipe Marín asegura que escuchar a los políticos es como escuchar tópicos futbolísticos. “Pasan los gobernantes, se crean mesas por la industria, pero seguimos siendo el culo de España”, clama. “¿Cuántos empleos va a crear la iniciativa de la APBC? ¿Una veintena?”, se pregunta. Mientras tanto, advierte, los vecinos se marcha a buscarse la vida fuera de la ciudad, como ha puesto de manifiesto la Coordinadora de Trabajadores del Metal (CTM) en una reciente campaña de denuncia. “Barroso prometió 30.000 empleos cuando se puso la primera piedra de Las Aletas”, añade. Sin embargo, hoy, y pese a que Puerto Real lo tiene todo para crecer, hay más de 6.000 parados estacionales, con Navantia sin carga de trabajo y Airbus, en El Puerto.

TE RECOMENDAMOS