Barbate

De la esperanza a la indignación en un mismo caladero

A los pescadores de Cádiz les ha durado poco, ni dos días, la ilusión con la que acaban de estrenar el acuerdo de pesca entre la UE y Marruecos. Su alegría se ha transformado hoy en indignación, rabia y decepción cuando barcos marroquíes les han expulsado de malos modos del caladero

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Pesquero barbateño -

A los pescadores de Cádiz les ha durado poco, ni dos días, la ilusión con la que acaban de estrenar el acuerdo de pesca entre la UE y Marruecos. Su alegría se ha transformado hoy en indignación, rabia y decepción cuando barcos marroquíes les han expulsado de malos modos del caladero.

Los primeros incidentes se han producido sobre las tres de la madrugada cuando en las aguas marroquíes estaban dos palangreros de Algeciras, el "Marbella" y el "Nuevo Fontanilla".

"Estábamos allí en línea para empezar a calar y dos barcos grandes se pusieron por la proa, nos movimos a otra zona pero cuando empezamos a calar las artes se reviraron y se pusieron uno por un lado y otros por otro, hemos perdido casi todos los palangres", ha explicado a Efe Carlos González, uno de los marineros de la tripulación del "Marbella", a su llegada al puerto de Barbate (Cádiz).

Sobre las seis de la mañana los incidentes han continuado con otros cuatro palangreros de Barbate y Cádiz que han acudido al caladero y se han encontrado allí con una docena de barcos marroquíes.

"Nos han amenazado con un palo, diciéndonos que nos iban a cortar las boyas", dice Luis Beltrán, patrón del "Raquel y Sheila", que ha regresado a puerto sobre las dos de la tarde, tras toda una noche de faena, con cien kilos de pez espada que venderán por unos 200 euros, un dinero que debe servir para pagar a los seis tripulantes, más gastos como el gasóleo que han empleado para navegar 18 millas ida y otras 18 de vuelta, un total de seis horas de viaje.

Y no es que apenas hayan pescado, es que, las maniobras de los barcos marroquíes han echado a perder en suma de todos los barcos cerca de 50 palangres, que les cuestan "centenares de euros".

"Mañana no voy. Hasta que no se aclare lo que pasa ahí no voy, porque ahí lo que va a pasar es una desgracia cualquier madrugá", ha añadido el patrón del "Raquel y Sheila".

Unos aseguran que con los anteriores convenios los pescadores españoles y los marroquíes han trabajado "muy bien", repartiéndose posiciones por radio y dejando entre barcos una distancia de unos 150 metros, y otros apuntan a que entonces también se registraron rifirrafes.

El enfado es general y palpable en el puerto de Barbate, al que van todos a descargar sus capturas. Pero las reacciones son distintas.

El "Nuevo Fontanilla", por ejemplo, ha decidido salir esta tarde, porque los marroquíes sólo faenan por la noche y esperan estar solos, mientras que otros, como el patrón del "Muñi" asegura que no va más al caldero marroquí.

"Yo no quiero licencia ni ná, que se lo queden todo, yo no voy más. Nos han mandado a freír espárragos, a donde no hay ná de ná de pesca. En vez de a su caladero nos han mandado a su cagadero", decía enfadado.

Los pescadores, que llevan casi tres años aguardando para poder regresar a pescar a Marruecos, han denunciado los hechos en Marruecos y en España.

El Gobierno español ha contactado con las autoridades de Marruecos "al más alto nivel" y les han confirmado que "van a adoptar las medidas necesarias para que el acuerdo discurra con total normalidad" y se ha comunicado el incidente a la delegación de la Unión Europea en Rabat, según fuentes del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

El Gobierno de Marruecos está al corriente de los incidentes sucedidos y ha asegurado que tratará de "calmar los ánimos" de sus pescadores.

Marruecos recibe de la UE y de los armadores 40 millones de euros anuales por permitir faenar a 126 barcos europeos en sus aguas, de los que 98 son españoles y 44 andaluces, según el nuevo acuerdo que tiene una validez de cuatro años.

Por el momento sólo la mitad de esta flota española ha pagado y tiene la licencia. El resto está pendiente de pagar las licencias y de ultimar los trámites, unos pasos que ahora, tras estos incidentes, se pensarán más, según fuentes del sector.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN