Actualizado: 13:38 CET
Lunes, 01/06/2020

Arcos

Isaac Silva, un histórico que continúa en el Arcos

Su profesión de cuidador del campo le permite estar en estrecho contacto con el club de sus amores

  • Todos esperan el momento de volver a ver fútbol de Tercera en el terreno de juego que mima Isaac Silva.

Isaac Silva Medina es un futbolista arcense que tuvo su gran momento de gloria durante la temporada 2005-06 y anteriores, cuando el Arcos C.F. alcanzó uno de sus hitos más importantes de su historia al jugar la ‘liguilla’ a Segunda B, una campaña espléndida en la que los blancos hicieron el mejor fútbol que se les recuerda. En esa plantilla destacó por su inspiración y velocidad Isaac, que ahora simultanea las tareas de mantenimiento del césped del Antonio Barbadillo con las funciones de asesor técnico de la plantilla arcense a las órdenes del nuevo entrenador Fran Garrido.

Isaac está al tanto de las rutinas que realizan los jugadores de la plantilla en su confinamiento. “Al principio de la pandemia se podía correr fuera de casa y se controlaba mediante aplicaciones, pero con el confinamiento es más complicado medir las distancias y ahora depende de los medios que tenga cada jugador en casa -bicicleta, cinta de correr, etc.-, para poder ejercitarse durante un periodo de tiempo más o menos extenso, que podría repartirse en unos 20 minutos de movilidad mezclada con ejercicios de fuerza, estiramientos, etc., adaptándose al confinamiento y a las características del domicilio”, detalla Isaac, un perfecto conocedor de los entresijos del trabajo físico. “Los jugadores están locos por volver a salir, al menos para correr -aunque no se pueda jugar al fútbol-, y hacer ejercicios más dinámicos y de mayor movilidad. Están concentrados en regresar a la competición, pero no creo que sea antes de verano -junio, julio y agosto- y a puerta cerrada”, pronostica el raudo extremo arcense.

La plantilla arcense está centrada en no perder el objetivo de la permanencia en Tercera, para lo cual estará Fran Garrido en el banquillo en el primer partido que se dispute. “Cuando se juegue ese encuentro se decidirá si continúa como entrenador o no”, comenta Isaac, que detalla la comunicación que existe entre la directiva y la plantilla arcense, “a la que anima todo lo que puede, dentro de la extrañeza que nos provoca esta situación tan anómala”, añade el ‘groundsman’ del Barbadillo, que se lamenta de que Fran Garrido no haya tenido tiempo para explicar sus conocimientos a los jugadores ya que entre el cese de Alberto Vázquez y la irrupción de la pandemia no hubo tiempo para nada más. “Estoy seguro de que tendrá oportunidad de plasmar su idea de fútbol y de demostrar sus conocimientos porque, según dice Luis Rubiales, presidente de la Federación Española de Fútbol, el objetivo es terminar la competición en los meses de junio, julio y agosto, pero no sé qué pasará. Al final no decide la federación sino el Gobierno o el discurrir de la pandemia”, comenta esperanzado Isaac, pero con cierta dosis de escepticismo. La intención del club es la de dar un voto de confianza al nuevo ‘míster’ del Arcos y ofrecerle la ocasión de dirigir al equipo cuando regrese la liga –si es que vuelve-, y, a partir de ahí, tomar las decisiones más convenientes para la entidad.

Otro de los aspectos que lleva por delante Isaac Silva es el cuidado del césped del Barbadillo, al que continúa prestando toda su atención ya que tiene un permiso especial para cuidarlo para que no se estropee ni enferme por falta de mantenimiento. “Han hecho una excepción conmigo porque, al fin y al cabo, el césped es un ser vivo y cuesta mucho dinero su implantación y cultivo, además del tiempo que acarrea porque cuando vuelva la competición el campo tiene que estar medianamente bien, y si se deja ahora, luego costará más caro y más tiempo el poder recuperarlo”, explica con todo lujo de detalles Isaac.

En el capítulo de excepcionalidad de ciertos trabajos durante el estado de alarma, hubo algunas dudas sobre si se podía ir o no a cuidar del terreno de juego, pero la Federación Española de Césped Deportivo, donde entran los campos de fútbol y de golf de toda España, llegó a un acuerdo para que se pudiese llevar a cabo un mantenimiento mínimo, eso sí, provistos los operarios de las medidas oportunas de protección en un sector laboral que no tiene tanto riesgo de contagio con otras personas puesto que las tareas suelen hacerse en grandes extensiones de terreno y en espacios abiertos, por lo que cuenta con el visto bueno de la administración. “Yo voy al campo lo justo y con la protección correspondiente, pero el césped es un ser vivo y hay que estar pendiente de él en todo momento por diversos motivos como el económico, al tener un coste elevado, o el deportivo, para que cuando se vuelva a la competición se pueda jugar y no haya que recuperarlo de nuevo. Ahora mismo el campo se encuentra muy bien porque no se toca, pero al ser un cultivo le pueden entrar enfermedades o se puede secar, se pise o no. Hay que seguir con un mantenimiento básico –regarlo, cortarlo, tratarlo, etc.-, para que no se estropee. Por ejemplo, mañana es muy posible que lo tenga que tratar porque le ha salido un hongo, algo muy normal, pero hay que estar encima para evitar que se propague”, abunda en sus explicaciones Isaac, que también hace algún deporte en casa durante el periodo de internamiento domiciliario como la bicicleta estática y las flexiones, pero poco más, un exfutbolista que se preocupa de muchos factores relacionados con el día a día de su club preferido, el Arcos C.F.

Isaac está en contacto con los jugadores semanalmente ya que Fran Garrido, el nuevo entrenador, les pasa a los directivos y componentes de la sección técnica del club el plan de trabajo de cada semana, interesándose no solo por su estado físico sino también por el mental o el psicológico. “Todos ellos se están portando perfectamente y estamos muy contentos, pero hay que seguir esperando a ver qué pasa”, concluye este gran seguidor del conjunto arcense, que continúa al lado de su club a pesar de los años transcurridos desde que dejó de correr la banda derecha del Barbadillo a velocidad supersónica hasta hoy, sembrando el pánico entre los defensores rivales y enloqueciendo a los aficionados arcenses, que tiempo hace ya que no disfrutan de algo tan extraordinario.

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Paola Fernández, Joaquín Rodríguez y el kayak, de alto rendimiento
chevron_right
“Hay que pedir responsabilidad al Gobierno pero también prestarse”