Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Martes 28/09/2021

Mundo

Pedro Castillo reta a opositores al conformar un gabinete de ala dura en Perú

Al nombrar un gabinete de ministros presidido por el legislador Guido Bellido, considerado parte del ala dura del partido gobernante Perú Libre

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad Ai
  • Pedro Castillo.

El presidente de Perú, Pedro Castillo, retó este jueves a sus opositores políticos y sorprendió a gran parte de sus compatriotas, al nombrar un gabinete de ministros presidido por el legislador Guido Bellido, considerado parte del ala dura del partido gobernante Perú Libre, de tendencia marxista.

Tan solo un día después de haber asumido la jefatura del Estado para el período 2021-2026 con un mensaje de reivindicación, pero también conciliador, Castillo designó a Bellido como su jefe de gabinete y, luego, tomó el juramento a sus ministros en medio de una gran polémica por su notorio perfil político izquierdista.

La oposición política, encabezada por el fujimorismo, respondió de inmediato que eso confirma sus acusaciones de que Castillo intentará implantar un gobierno "comunista" en Perú.

Entre los personajes más reconocidos en asumir los cargos estuvo la vicepresidenta Dina Boluarte, quien juró como ministra de Desarrollo e Inclusión Social, el sociólogo Héctor Béjar, ministro de Relaciones Exteriores, y el médico Hernando Zeballos, ministro de Salud.

Sin embargo, durante la ceremonia no se anunció a los ministros de Economía ni de Justicia y Derechos Humanos, para que los que, según medios locales, se había considerado al economista Pedro Francke y al abogado Julio Arbizu, pero supuestamente declinaron la designación por discrepancias con el nombramiento de Bellido.

Además, en este gabinete se terminó con la cuota paritaria que se había instaurado en los últimos años, al incluir tan solo a dos mujeres ya que, además de Boluarte, la socióloga Anahí Durand asumió la cartera de la Mujer y Poblaciones Vulnerables.

UNA CRISIS CASI INMEDIATA

Horas antes, la designación de Bellido motivó el rechazo de la mayoría de bancadas parlamentarias, incluidas agrupaciones izquierdistas y liberales, que consideraron que no generará ni la confianza ni los consensos que requiere Perú en medio de la crisis sanitaria, económica y social que afronta por la pandemia.

Este nombramiento ha provocado que Castillo afronte una crisis de gobierno tan solo un día después de haber asumido la jefatura del Estado, al tener que retrasar en casi tres horas la toma de juramento de los ministros en medio de una ola de especulaciones y críticas en su país.

La situación llevó incluso al Partido Morado, que integra el expresidente peruano Francisco Sagasti, a exigir que el Congreso "no dé la confianza al gabinete", por considerar que el primer ministro es "una persona que no cree en la democracia, los derechos humanos y la lucha contra la corrupción y el terrorismo".

Bellido, un ingeniero electrónico de 41 años, integra el círculo más cercano a Vladimir Cerrón, el fundador de Perú Libre, que cumple una condena de cuatro años de prisión suspendida (sin ingresar a la cárcel) por delitos de corrupción cuando fue gobernador de la región central de Junín.

El nuevo primer ministro también afronta una investigación preliminar de la Fiscalía por presunta apología al terrorismo, tras difundirse un video en el que le costaba definir como "terroristas" a los miembros del grupo subversivo Sendero Luminoso, un episodio que incendió de indignación las redes sociales.

UN RECHAZO CASI GENERALIZADO

El primer ministro, que por ley tiene 30 días para presentarse ante el Congreso para solicitar el voto de confianza a su gestión, tendrá sin embargo una difícil tarea por delante, ya que su nombramiento fue rechazado por casi todas las bancadas parlamentarias peruanas.

La posición más dura la expresó el Partido Morado, que exigió que el Congreso "no dé la confianza al gabinete", a pesar de que había aceptado el triunfo electoral de Castillo e incluso lo había respaldado ante las denuncias infundadas de "fraude" impulsadas por su rival en las elecciones presidenciales, Keiko Fujimori.

La situación también fue cuestionada por representantes de la izquierda moderada, como la legisladora Ruth Luque, quien afirmó que lo ideal "hubiera sido una persona que genere la confianza y los consensos" y dijo que toma este nombramiento con "discrepancia".

El legislador Alejandro Cavero, del partido derechista Avanza País, consideró que la designación de Bellido "polariza" a su país, mientras que el portavoz de la bancada del partido Alianza para el Progreso, Eduardo Salhuana, la definió como un error político que evidencia la influencia de Cerrón sobre Castillo.

El parlamentario Jorge Montoya, del partido de ultra derecha Renovación Popular, sostuvo que Bellido no cumple con "los requisitos que debe reunir la persona que debe asumir ese puesto", que "los temas a discusión están a dos planos, ideológico y técnico" y que "en el ideológico no va, definitivamente".

La designación del nuevo gabinete solo fue respaldada, de momento, por la agrupación izquierdista Nuevo Perú, que lidera Verónika Mendoza, y ratificó su participación "institucional" en el nuevo gabinete, con la presencia de Durand.

COMENTARIOS