Actualizado: 20:56 CET
Martes, 22/09/2020

Córdoba

Un pastor halla una estela de guerrero de la Edad del Bronce

En una finca de Belalcázar y la ha entregado a la Junta de Andalucía, que la estudiará y la incorporará a su inventario

  • Estela de guerrero.

Un pastor ha encontrado una estela de guerrero de entre la fase final de la Edad del Bronce y la Edad del Hierro, entre los siglos VII y VIII antes de nuestra era, en una finca de Belalcázar (Córdoba) y la ha entregado a la Junta de Andalucía, que la estudiará y la incorporará a su inventario.

La secretaria general de Patrimonio Cultural de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico, Macarena O'Neill, ha destacado este martes la acción del pastor "porque cada vez somos más conscientes de la importancia que tiene nuestro patrimonio y de la importancia que tiene conservarlo y ponerlo a disposición de otras generaciones".

O'Neill ha dicho a los periodistas en el laboratorio del Museo Arqueológico de Córdoba, donde está depositada la pieza, que la estela representa a un guerrero con su armadura y su lanza y que es de piedra cincelada, probablemente con un cincel de bronce,


Este tipo de pieza "se da mucho en el suroeste de la península", ha explicado. De hecho, esta se incluiría en el denominado grupo 'Valle del Guadiana-Zújar', al que pertenecen también otra estela de Belalcázar, encontrada el pasado año, y seis procedentes del cercano municipio de El Viso.

Con esta, en la instalación museística cordobesa hay cinco, dos más de este tipo, halladas en El Viso y Belalcázar, la conocida como la de Alcurrucén, encontrada en Pedro Abad, al Sur del Guadalquivir, en vez de al Norte, como las dos primeras, y la de Ategua, según señaló la directora del Museo Arqueológico de Córdoba, María Dolores Baena.

La de Ategua, una de las piezas principales del museo cordobés, "viene más de Oriente y esta (la encontrada la pasada semana en Belalcázar) viene más por el Norte de Europa, son dos estelas diferentes", ha precisado la secretaria general de Patrimonio Cultural.

El arqueólogo provincial, Alejandro Ibáñez, ha dicho que la de Ategua, que recibe este nombre por haberse encontrado en este yacimiento, también situado al Sur del río Guadalquivir y que abarca desde la Edad del Bronce hasta la Edad Media, "está más relacionada con ritos funerarios, ya que aparece una danza funeraria y una pira de incineración".

En cambio, las del tipo como la de Belalcázar, aunque en principio "se pensaba que podían ser lápidas funerarias, las últimas investigaciones se orientan a que delimitaban territorios o rutas comerciales y representaban el estatus de los guerreros y su importancia en la zona", ha afirmado Macarena O'Neill. Una característica común es que aparecen sin contexto arqueológico.

La directora del Museo Arqueológico de Córdoba ha señalado que la pieza será limpiada y se investigará, para lo que serán esenciales los líquenes que porta para identificar el terreno en el que ha estado.

La estela, de 38 por 25 centímetros, fue hallada casualmente la pasada semana en la finca 'El Trapero', tras lo que el pastor se lo comunicó a un arqueólogo que había realizado precisamente su trabajo de fin de grado en la Universidad de Extremadura sobre este tipo de piezas.

Ambos pusieron el hallazgo en conocimiento de la Policía Local de Belalcázar, que a su vez dio conocimiento a la Delegación de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico, cuyos técnicos la recogieron el pasado viernes. 

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
Así funciona el punto 'auto-covid' del Área Sanitaria Norte
chevron_right
Apoyo sin fisuras del empresariado de Huelva, Sevilla y Cádiz al CEUS