Actualizado: 09:31 CET
Sábado, 23/03/2019

Andalucía

Turismo de interior en Andalucía, una alternativa muy apetecible

Andalucía cuenta con Parques Naturales y Nacionales, Reservas de la Biosfera, parajes y campiñas espectaculares, mares de olivos y tesoros culturales

Cazorla.

1

Grazalema.

2

Láujar.

3

Priego.

4

Bubión-

5
  • Diversión a través de actividades complementarias integradas en la naturaleza y en el entorno rural con actividades culturales
  • Los Hoteles Villas de Andalucía y sus entornos aportan un alojamiento muy especial, naturaleza, actividades de turismo activo y pueblos con encanto
  • La oferta gastronómica es ya un motivo por sí solo para disfrutar del turismo de interior

Andalucía siempre ha podido hacer gala de las mejores playas y de un clima excepcional con el mayor número de horas de sol al año de toda Europa. Pero en Andalucía hay mucho más y de una grandeza insuperable: Parques Naturales y Nacionales, Reservas de la Biosfera, parajes y campiñas espectaculares, mares de olivos y tesoros culturales.

El turismo de interior en Andalucía es una alternativa muy apetecible, ya que une la posibilidad de diversión a través de actividades complementarias integradas en la naturaleza y en el entorno rural  con la satisfacción de disfrutar de otros ambientes culturales, mediante el contacto directo con los lugares y sus gentes.

Miles de viajeros buscan cada año en nuestra comunidad el contacto directo con la naturaleza, desconectar o vivir grandes experiencias desarrollando actividades deportivas y de ocio. El destino es un referente en espacios naturales de gran belleza, donde el tipismo y la singularidad de sus pueblos milenarios y de su cultura supone un atractivo irresistible.

 

HOTELES VILLAS DE ANDALUCÍA

Los Hoteles Villas de Andalucía y los entornos donde están ubicadas conforman una única simbiosis donde se mezclan los mejores ingredientes para que los visitantes accedan a una experiencia integral: un alojamiento muy especial, la naturaleza en todo su esplendor, actividades de turismo activo y pueblos llenos de encanto.

La riqueza cultural y las marcadas tradiciones de Andalucía son fuente de atracción para los cientos de miles de viajeros que llegan hasta cualquiera de sus rincones cada año, en cualquier época y desde cualquier origen. Villas de Andalucía conjugan esa tradición imponente que marca la personalidad andaluza con los recursos y una especial atención al viajero, modernas comodidades cuidando los detalles.

En sus edificaciones se ve reflejada toda la tradición del legado andalusí, ya sea en su arquitectura, jardines, miradores, paseos, patios y terrazas de los complejos que componen Las Villas de Andalucía. Cortijos y pueblos típicos andaluces,  configurados como alojamientos, apartamentos o habitaciones.

Los visitantes descubrirán elementos característicos de la arquitectura morisca, celosamente conservados por los andaluces a través de los siglos: tejados planos (terraos) coronados por infinidad de típicas chimeneas, pizarra, mampostería de piedra y fachadas encaladas. Y por supuesto, una decoración interior cálida, luminosa y detallista, combinando elementos rústicos como la cerámica y el barro cocido en las zonas comunes con maderas nobles, pinturas decorativas y mobiliario clásico en los dormitorios.

El confort es una prioridad en estos alojamientos, de modo que todo ha sido pensado y diseñado para que ser huésped en los Hoteles Villas de Andalucía sea equivalente a instalarse en un ambiente confortable y funcional, en el que lo tradicional y rústico de su concepto no conlleven ni la más mínima limitación para quien viaja con los estándares del siglo XXI.

GASTRONOMÍA

El gusto por la excelencia gastronómica y la cultura de la restauración encuentra plena respuesta en Hoteles Villas de Andalucía, donde la riqueza de la región en productos naturales es la base sobre la que las cocinas de los restaurantes edifican una larguísima variedad de especialidades.

Los paladares más exigentes encontrarán satisfacción en las cartas elaboradas por profesionales, siendo la oferta gastronómica será por sí misma un motivo de visita. Jamón, gazpacho, ajoblanco, migas, salmorejo, pipirrana, flamenquín cordobés, rabo de toro, carnes de caza, trucha, sopa alpujarreña, postres tradicionales, aceite de oliva o vinos de la zona son solamente algunas de las exquisiteces de renombre mundial que aguardan a los comensales.

ACTIVIDADES

Buena parte del concepto que se asocia con el turismo rural de calidad radica en lograr bienestar para el cuerpo y para la mente. El contacto permanente con la naturaleza canaliza parcialmente esta sensación de relajación, pero hay algo muy importante que igualmente contribuye a ello: la calidad en el servicio y en las instalaciones.

Así, Hoteles Villas de Andalucía ofrecen multitud de posibilidades para gozar del tiempo libre, con espacios deportivos o instalaciones para la salud. De igual modo, también cuentan con salones especialmente equipados para reuniones, jornadas de trabajo o celebraciones.

Además, los enclaves privilegiados donde se encuentran Hoteles Villas de Andalucía son puntos estratégicos desde los que desarrollar multitud de opciones de ocio. Senderismo, excursiones a caballo, recorridos en bicicleta, caza, pesca, piragüismo y otras actividades serán algunas de las tentaciones para los viajeros.

Hoteles Villas de Andalucía también son un excelente punto desde el que realizar excusiones para disfrutar del conjunto de la oferta turística de Andalucía, desde los kilómetros y kilómetros de playa, la oferta cultural de las grandes ciudades o todo tipo de productos y segmentos para complementar la estancia en el destino.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
El pocero ratifica a la juez que lo tapó con una piedra y tierra
chevron_right
Tradición histórica y naturaleza, en los Hoteles Villas de Andalucía

¿Cansando de leer noticias?

Andalucía Información pone a disposición de sus lectores un servicio gratuito de lectura dictada. Entra en cualquier noticia y pincha sobre el botón rojo que hay debajo de la foto.