Actualizado: 16:07 CET
Miercoles, 23/05/2018

Sevilla

La Revuelta denuncia una "operación especulativa" en el pasaje Mallol

La asociación vecinal alerta ante una nueva promoción inmobiliaria en el corralón de artesanos y reclama que no se le otorgue la licencia de obras

  • La promoción del Pasaje Mallol

La Asociación Vecinal del Casco Norte de Sevilla, La Revuelta, entregará este jueves un escrito en la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla alertando de que la promoción inmobiliaria anunciada para la calle Pasaje Mallol 11-13-15, en el barrio de San Julián, "vulnera seriamente las determinaciones establecidas por las normas de carácter urbanístico y patrimonial".

Según ha informado la asociación, esta vulneración se producir porque esta parcela del Pasaje Mallol aparece en las normas urbanísticas como "espacio productivo”, como uso primordial, mientras que la promoción que se pretende ejecutar "se aleja bastante de dicho uso, siendo meras viviendas, a la vista de la información facilitada por las propias entidades promotoras, que además se jactan de tenerlo ya todo vendido".

La Revuelta recuerda que el Plan Especial de Protección del sector 3, Santa Paula-Santa Lucía, del Conjunto Histórico de Sevilla, aprobado en el año 2000, señala el uso de dicho espacio como “Pequeña industria artesanal”, y los edificios que lo componen como de “Edificación singular”, con una protección patrimonial “Parcial, Grado 1”, o nivel “C”, y establece unas normas específicas en sus Ordenanzas (artículo 14), donde se impone que “deberán ser locales artesanales o de pequeña industria no contaminante”, “pudiendo destinar a uso residencial el inmueble destinado a “casa tapón”; es decir, el edificio situado entre el corralón y la calle.

Por su parte, según prosigue la entidad vecinal, el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) de Sevilla, vigente desde el año 2006, señala esas parcelas como “Actividades productivas” y sus Normas Urbanísticas les dedican un artículo específico, el 12.2.26, bajo la denominación de “Corrales Industriales”, para los que se establece la posibilidad de construir una planta baja, con un máximo de 6 metros de altura y uso artesanal, artístico o de servicios avanzados; y una planta primera, con posibilidad de vivienda ligada a los usos de planta baja.

Según La Revuelta, "el PGOU abre la puerta a que el uso residencial no se pueda dar sólo en la “edificio tapón” sino también en el interior del corralón, sobre los talleres". Aún así, el uso productivo ha de ser el principal. Como se apuntaba la Circular Aclaratoria 2/2007 del Servicio de Licencias Urbanísticas de la Gerencia de Urbanismo, “de la lectura global del Plan se desprende que la intención del mismo es que en los corrales industriales convivan de forma armónica ambos usos, artesanal y vivienda, primando siempre el primero de éstos”, argumenta la asociación en su denuncia

La trasera de este corralón es paredaña con el convento de Santa Isabel, aunque forma parte del entorno de protección del monumento, que está al otro lado de la calle Pasaje Mallol, el convento de Santa Paula, reclaca la entidad, que considera que, por tal motivo, "el proyecto habría de pasar, en última instancia, por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía".

Su aprobación por Cultura, según considera La Revuelta, debería superar primero "la seria traba que habría de interponer Urbanismo y la Comisión Local de Patrimonio a la vista del planeamiento urbanístico y patrimonial vigentes. Es decir, que el proyecto, tal y como se ha presentado y publicita, no debería ni llegar “derivado” a Cultura: el propio ayuntamiento habría de cuestionarlo en profundidad", extremo que espera la asociación que sea así.

La Revuelta defiende que Urbanismo se oponga a tal iniciativa "porque es un patrimonio singular y característico de esta zona del casco histórico, quedando ya muy pocos de estos espacios, que albergan una gran cantidad y diversidad de oficios y actividades productivas".

Además, considera que la ciudadanía, a través de la Plataforma de Artesanos del Casco Antiguo (PACA), "ya trabajó duro hace una docena de años para conseguir que el vigente PGOU, que en la fase final de su redacción amenazaba con eliminar dicha calificación, siguiera considerando estos espacios como de uso productivo".

"No vamos a permitir que intereses espurios y dejaciones de funciones burlen ni la normativa ni todo el trabajo barrial que en su día consiguió que ésta finalmente se estableciera", concluye la entidad vecinal en su comunicado.

COMENTARIOS

Andaluca InformacinPublicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�nPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai