Actualizado: 22:22 CET
Martes, 23/07/2019

Gente, lugares y tradiciones

El legado de Imperio en Torremolinos

Fernando Luis Aisa guarda en su propia casa el gran legado de Imperio Argentina

  • Fernando Luis Aisa

L  a casa de Fernando Luis Aisa, en Torremolinos, está desbordada de recuerdos de Imperio Argentina. Objetos que pertenecieron a la insigne dama los guarda y mima Fernando con especial cariño. Su casa es un genuino santuario que alberga el legado de la inolvidable diva. Innumerables son los ejemplares que componen este valioso legado.


Fernando, gran admirador de Imperio Argentina y que llegó a ser su secretario, compró el legado a los herederos de aquélla. Parte de la inmensa colección de este singular tesoro es el primer premio Goya que llegó a Málaga y que fue ganado por Imperio.


Muebles, joyas, fotografías, trofeos y una extensa multitud de objetos que constituyen un verdadero tesoro detenido en el tiempo forman el legado de Imperio Argentina que Fernando Luis custodia en su propia casa.


Aisa trata de conseguir un local digno para exponer este histórico legado único en su género y abrirlo como museo al público. Hasta ahora no ha conseguido el apoyo de la Administración. Singular es un dibujo del poeta Rafael Alberti, a ella dedicado. También una invitación festiva del propio Hitler, quien escribe en sus memorias que vio cinco veces la película ‘Nobleza baturra’, protagonizada por Imperio. De esta precisa película figura entre los recuerdos, ahora propiedad de Fernando, el templete de madera con la imagen de la Virgen. De las mantillas de Imperio, una la ha donado Fernando a la Hermandad de María Santísima del Rocío, conocida como la Novia de Málaga.


En 2014 el Legado recibió el Premio Feniké de la Cultura. El propio Fernando Luis, promotor del Legado, recogió el Premio. Imperio Argentina queda por siempre en Torremolinos gracias a este maravilloso Legado cultural.


Como colofón de estas líneas, se reproduce el soneto de J. A. San Martín dedicado a Imperio Argentina, poema del libro ‘Torremolinos en verso’:



‘Malena era su nombre, melodía / que suena en las guitarras de la historia, / poema que ya es cántico de gloria / y, solo con tres notas, sinfonía. / Alegre, por la vida repartía / sonrisas. ¿Qué mejor dedicatoria, / que tan honda se escribe en la memoria / y que al alma le inspira poesía? / ¡Cuánto mimo, Malena, en tus cantares! / ¡Qué soltura, qué encanto, qué salero! / ¡Qué triunfal ovación por tierra y mares! / Aclamábate reina el mundo entero, / con tributo de diosa en los altares. / Hoy te rinde homenaje aún más sincero’.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
Portugal halla cerca de Galicia un navío naufragado en el siglo XVI
chevron_right
No te pierdas los titulares más importantes del día en este vídeo