Andalucía

C’s redoblará su presión a partir de febrero sobre el PSOE por el Impuesto de Sucesiones

La formación de Marín convertirá la rebaja del gravamen en prioridad cuando recupere el Parlamento recupere su actividad. La consejera Montero, partidaria de retrasarlo a 2017, lo condiciona a los ingresos en las arcas de la Junta.

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • El grupo de trabajo C's-PSOE -

Ciudadanos retomará en un par de semanas su presión sobre el PSOE para que abra la puerta, de forma definitiva, a su pretensión de que el Impuesto de Sucesiones y Donaciones se reduzca durante 2016. La formación que dirige Juan Marín no piensa cejar en el empeño y convertirá ese nuevo peldaño de la reforma fiscal en una de sus prioridades a partir de febrero, cuando el Parlamento retome su actividad y vuelva a reunirse el grupo de trabajo que conformó con el PSOE.

Fuentes de C’s confirmaron ayer a este medio que los responsables del área de economía del partido están ultimando el documento en el que concretan la propuesta que se comprometieron en noviembre a elevar al Gobierno de la Junta. El documento deberá ser lo suficientemente convincente como para salvar las reticencias de María Jesús Montero. La consejera de Hacienda llegó a dar por sentado en el propio Parlamento que no habría reforma hasta 2017, pero posteriormente aceptó la posibilidad de adelantarla a este año aunque incidiendo siempre en que dependerá de la evolución en la recaudación de las arcas de la Junta.

Ciudadanos insiste, como ya hizo antes de que la campaña electoral neutralizase los movimientos políticos de calado, en que no hay más margen de maniobra que 2016. Será una línea roja, como ya ocurrió con la reducción del tramo autonómico del IRPF, arrancada al PSOE en una negociación exprés para salvar el Presupuesto.

En juego está una reforma que C’s considera “prioritaria” porque le permitiría apuntarse de nuevo la medalla de haber “trabajado por las clases medias y bajas de Andalucía”, un objetivo en el que insiste una y otra vez Marín con el argumento de que en la comunidad se pagan los impuestos más altos de España por percibir una herencia, hasta el punto de que se rechazan por no poder hacer frente al tributo.

El documento en el que trabaja Ciudadanos analiza supuestos y sopesa todas las posibilidades: desde la supresión total del impuesto, o su bonificación gradual, hasta la eliminación según tramos para suavizar la penalización que recae sobre  quien excede el listón ahora libre de carga (175.000 euros). Los detalles se convertirán, presumiblemente, en uno de los grandes focos de discusión en la reanudación del curso político.

Al margen del futuro Gobierno

El debate sobre la urgencia o no de rebajar el impuesto se vio salpicado por el 20D. Casi todos los candidatos, en especial Albert Rivera, lo incluían en sus programas, así que se optó por esperar hasta conocer si la eliminación sería nacional en función de quien ocupara la Moncloa. Con ese enigma enredado, C’s opta por avanzar en paralelo en Andalucía.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN