Publicidad Ai
Publicidad Ai

Sevilla

Denunciarán ante la Fiscalía el caso de la sala Custom

Un accionista denunciará a la Junta y a los principales promotores por presunta prevaricación, falsedad y tráfico de influencias

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai

Uno de los accionistas de la Sala Custom ha anunciado que presentará ante la Fiscalía una denuncia por los presuntos delitos de prevaricación, falsedad documental y tráfico de influencias contra la Junta de Andalucía y los principales promotores del establecimiento, por las irregularidades en el aumento del aforo del local.

Los hechos se remontan a enero de 2012, cuando los promotores del local, Riff Producciones, solicitaron a la Delegación de Gobierno de la Junta en Sevilla la ampliación del aforo de la sala Custom de 706 a 878 personas, ampliación que le fue concedida el 19 de enero de 2012, basándose en los planos de unas obras de reforma que se iban a realizar y que, sin embargo, no contaron con autorización de la Gerencia de Urbanismo, según un informe del Defensor del Pueblo Andaluz que provocó que la Junta de Andalucía revocase la ampliación del aforo al inicial.

Según la denuncia pública que ayer realizó Facua, tras la intervención del Defensor, que recomendaba a la Delegación una visita de inspección a la sala, la Junta dio marcha atrás y notificó a la sala en un nuevo informe que revocaba la ampliación y se volvía a la cifra inicial de 706 personas.

Facua ha solicitado a la Junta que haga público el proceso que se siguió para autorizar dicho aumento, si consultó con la Gerencia de Urbanismo sobre la solicitud, si se inspeccionaron las obras o cuál otro procedimiento que se utilizó para la toma de estas decisiones.

Tras conocerse este escrito, el denunciante del caso, Jesús Tagua, socio minoritario de la sala, ha confirmado a Viva Sevilla que presentará una denuncia ante la Fiscalía hispalense contra la Junta de Andalucía y Riff Producciones ante lo que considera son presuntos delitos de prevaricación, falsedad documental y tráfico de influencias.

Según su relato, lleva tres años solicitando información a la Delegación sobre el proceso seguido para ampliar el aforo, cuando la normativa establece que el aforo se fija por una persona cada metro cuadrado y la sala tiene 650 en total, por lo que serían necesarios 1.200 metros para alcanzar los 900.

Tras recurrir al Defensor del Pueblo Andaluz y conseguir que la Delegación de la Junta revocase su decisión de ampliar la ampliación del aforo, Taguas ha comunicado su intención de llevar el caso a los tribunales.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN