Publicidad Ai
Publicidad Ai

Andalucía

Las gaviotas trasladan cientos de kilos de plástico de los vertederos a reservas naturales

Se ha centrado en las gaviotas sombrías (Larus fuscus), una de las aves acuáticas más abundantes en invierno en Andalucía

Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Las gaviotas también están presentes en el Desafío Doñana -

Las gaviotas trasladan cientos de kilos de plástico de los vertederos a reservas naturales, según un estudio realizado por un equipo científico liderado por la Estación Biológica de Doñana (EBD-CSIC), del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

El estudio, que se publica en la revista 'Waste Management', se ha centrado en las gaviotas sombrías (Larus fuscus), una de las aves acuáticas más abundantes en invierno en Andalucía, y se enmarca en el proyecto de investigación GuanoPlastic, financiado por la Junta.

Para la investigación, se hizo un seguimiento de 45 gaviotas durante siete años mediante dispositivos GPS que les fueron colocados en sus lugares de cría en el Reino Unido, los Países Bajos y Bélgica, según ha informado el CSIC en una nota de prensa.

Los patrones de movimiento se combinaron con recuentos de aves en la laguna de Fuente de Piedra, en Málaga, y estudios dietéticos que analizaban el contenido de las egagrópilas -bolas formadas por restos de alimentos no digeridos- regurgitadas, para estimar la cantidad y los tipos de plástico depositados por grupos de hasta veinte mil gaviotas individuales que invernaban en el lago.

Las aves acuáticas, como las gaviotas, pueden desempeñar un papel importante en el movimiento de contaminantes, ya que los plásticos y otros desechos, como vidrio y textiles, pueden ser ingeridos en vertederos abiertos y luego expulsados en los lugares donde descansan, sobre todo en forma de gránulos regurgitados.

Problemas ecológicos más amplios

El CSIC ha precisado que la ingestión de plásticos es perjudicial para la salud de las aves y puede ser mortal, pero esta biovectorización, es decir, el movimiento por animales, también puede causar problemas ecológicos más amplios por bioacumulación de plásticos en los ecosistemas naturales.

Los estudios relacionados con el plástico en las aves se han centrado en los entornos marinos y se ha subestimado el papel de las aves acuáticas en lagos y otras masas de agua continentales, que ha empezado a recibir más atención en los últimos años, según Víctor Martín, investigador del CSIC que en el momento del estudio trabajaba en la EBD-CSIC y actualmente es científico en el Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC).

El número de gaviotas sombrías, especialmente abundante en la reserva natural de Fuente de Piedra, ha aumentado desde que se crearon vertederos en muchas partes de Andalucía, donde estas especies se alimentan de forma habitual y donde ingieren plásticos y otros deshechos mezclados con residuos orgánicos.

Los datos recogidos por GPS muestran que pueden volar hasta 80 kilómetros de distancia, hasta Córdoba, la distancia que separa la reserva natural de algunos de los vertederos visitados.

Plástico, vidrio y textiles

Según los datos adquiridos, el 86 % de las egagrópilas regurgitadas en la laguna contenían plásticos, y el 94 %, otros desechos como vidrio y textiles.

El equipo de investigación incluyó técnicas de laboratorio como la clasificación de plásticos mediante espectroscopia infrarroja con transformada de Fourier (FTIR) para desarrollar un modelo matemático de biovectorización.

Según los cálculos, cada invierno se ha depositado una media de 400 kilos de plástico en el lago, con un pico de 800 kg en el invierno de 2019-2020, compuesto por unos 16 millones de partículas de plástico.

El peso de los residuos no plásticos depositados en el lago es aún mayor, con el polietileno (54 %), el polipropileno (11,5 %) y el poliestireno (11,5 %) como los principales polímeros plásticos de los residuos.

“El nuestro es el primer estudio detallado de esta biovectorización de residuos por gaviotas desde vertederos abiertos a lagos en cualquier parte del mundo”, ha explicado Andy Green, profesor de investigación del CSIC en la Estación Biológica de Doñana.

Según ha detallado Green, "esta es, con diferencia, la mayor fuente de plásticos que entra en la laguna de Fuente de Piedra" y, una vez allí, es "probable" que los plásticos se queden, "ya que no hay desagüe, al ser endorreica, y acaben descomponiéndose en microplásticos que afectan a otra fauna, incluidos los flamencos". 

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN